Ayuda para Tía Matilde

tia Matilde 5Los niños del barrio le decían Tía Matilde.

Todos la querían por su sonrisa de sol y sus ojos buenísimos. Susana, Carlos, Rita, Esteban, Maritza, Pedrito, y todos los demás niños pasaban más tiempo donde Tía Matilde que en sus casas. Apenas llegaban de la escuela, se cambiaban de ropa, y ¡a correr donde la Tía!

LA PUERTA CERRADA

Tía Matilde tenía una pequeña pastelería y hacía los dulces más ricos de toda la ciudad. Hasta de otras ciudades venían para comprar sus ricos pasteles, y los niños juntaban sus propinas para comprar dulces en la pastelería.

Una tarde cuando los niños llegaron a la pastelería la puerta estaba cerrada.

–Tal vez Tía Matilde ha ido a su casa a traer alguna receta –dijo Pedrito.

–No lo creo –dijo Susana–. Ella sabe de memoria todas las recetas.

–¡Ah, pero allá viene! –gritaron los otros niños.

–Niños –dijo la Tía al llegar–. Hoy tuve que tomar una siesta. Estoy muy cansada, tan cansada que creo que tengo que cerrar la pastelería.

–¡No! ¡No! –gritaron los niños, angustiados–. ¿Qué haremos sin sus ricos pasteles?

tia Matilde 3

LOS NIÑOS AYUDARON

–Pensábamos que usted no se cansaba –dijo Maritza–. Creo que nosotros podríamos ayudarle.

–¡Sí! ¡Sí! –dijeron todos con entusiasmo.

–En la escuela dominical cantamos un coro que me gusta mucho –dijo Carlos–. «Y si todos trabajamos unidos…» Ésta es nuestra oportunidad de trabajar juntos.

–Yo voy a barrer –dijo Esteban.

–Yo voy a lavar las ollas –dijo Rita.

–Perdónenos por no haberle ayudado antes –dijo Susana.

Todos inmediatamente se pusieron a trabajar; todos menos Carlos, que se fue a su casa.

EL CARTEL DE CARLOS

Media hora más tarde Carlos volvió con un cartel en la mano. Todos lo leyeron juntos:

tia Matilde 6

–Descanse usted, Tía –dijo Carlos–. El lunes nosotros lo tendremos todo bien limpio y usted podrá trabajar con nuevas fuerzas.

–Gracias, niños. Ésta ha sido la mejor sorpresa de mi vida. Nunca pensé tener vecinitos tan amables. Creo que iré con ustedes a la escuela dominical. Muchas veces me han invitado y no he ido. Ahora que ustedes me ayudarán podré ir.

LA TÍA FUE A LA IGLESIA

Ese domingo los niños llegaron muy alegres a sus clases. Y traían de la mano a su «visita». La tía más querida del barrio al fin había ido con ellos a la iglesia. Todo porque los niños pusieron en práctica lo que habían aprendido:

«Y si todos trabajamos unidos… ¡qué gozo será!»

tia Matilde coLa pastelería siguió con sus puertas abiertas. De uno y otro lado venía gente para comprar los ricos pasteles; todo como antes.

NO TODO COMO ANTES

Pero todo no era como antes. Porque ahora la Tía Matilde estaba más alegre y más descansada. Ya no trabajaba tan duro, porque todas las tardes unos niños muy amables iban a ayudarla. Y todos los domingos ese grupo de niños generosos iba con la tía a su querida escuela dominical.

SÉ GENEROSO

Tú también puedes ayudar. Piensa en alguna persona a quien últimamente has visto cansada. Ofrécele tu ayuda y verás cómo se va a alegrar.

Es más; tú también te sentirás feliz, porque estarás haciendo lo que el Señor Jesús quiere que hagas: ¡AYUDAR!

Prov 11_25

Para imprimir:  Ayuda para Tia Matilde color    Ayuda para Tia Matilde

Para colorear: Tia Matilde   Póster: Prov 11_25   Actividad bíblica:  Generosidad

La muñeca de cumpleaños

regalo de niña 3Feliz, feliz cumpleaños, deseamos para ti… Al fin había llegado el día de su cumpleaños y Camila estaba en cama, cerrando los ojos bien fuerte. Todos debían creer que todavía dormía.

Según la costumbre en el país donde vivía Camila, muy lejos de donde vivimos tú y yo, su mamá le ofreció el desayuno en la cama y toda la familia le cantó su «feliz cumpleaños». Pero en el idioma de Camila, el sueco, era: Vi gratulerar.

Camila pudo engañar a sus hermanos, pero no a su mamá. Ella se dio cuenta de que su hija no dormía, pues nadie cierra los ojos tan fuerte al dormir como los tenía Camila.

Cada miembro de la familia le había comprado un regalo: un par de zapatos nuevos, una cuerda para saltar, un cuaderno, lápices de color, y… no, ¡no podía ser!

regalo de niña co2Camila recibió una muñeca casi idéntica a la que tenía su amiga Bety.

Si no hubiera sido por la bandeja con el desayuno que estaba sobre la cama, Camila hubiera saltado a los brazos de su papá para agradecerle por la muñeca.

¡Qué lindo podrían jugar ella y Bety con unas muñecas casi igualitas!

UN TERREMOTO

Algunas semanas más tarde ocurrió algo horrible. No fue donde vivía Camila, pero lejos, lejos… en otro país. Hubo un gran terremoto, y murieron miles de niños, jóvenes y adultos. Muchísima gente quedó sin hogar.

Las personas no tenían donde dormir ni qué comer, y allí hacía muchísimo frío.

ROPA Y COBIJAS

–Vamos a reunir ropa y cobijas para mandar al país del terremoto –dijo la mamá de Camila un día.

–Yo tengo unos vestidos que me quedan chicos –dijo Camila–, podemos mandarlos.

–Yo tengo unas camisas…

–Yo tengo un pantalón…

–Yo tengo dos blusas y una falda…

Toda la familia trató de ver qué podría mandar.

TAMBIÉN JUGUETES

–La maestra de la escuela me preguntó si tenemos juguetes para mandar a los niños –informó el papá.

Camila se entusiasmó bastante y puso todos sus juguetes en un montón sobre el piso. Escogió algunos con los que nunca jugaba para mandar a los niños que habían sufrido el terremoto.

regalo de niña 6LA MUÑECA NUEVA

De repente, quedó sentada muy quieta y callada. Allí estaba su muñeca nueva, la que le habían regalado en su cumpleaños y a la que quería mucho.

Miró a su muñeca con un cariño especial y sintió que le empezó a latir el corazón. Una voz en su interior le decía que debía regalar su mejor muñeca.

«No puedo, no puedo», dijo la niña varias veces; pero al pensar en los niños que habían perdido todo en el terremoto, supo que sí podía.

En ese momento, Camila decidió dar el mejor de sus juguetes: su muñeca nueva.

DAR LO MEJOR

Cuando se lo dijo a su mamá, ella le dio un fuerte abrazo. Con una mirada complacida dijo a su hija:

–Es bueno dar lo mejor que uno tiene. Aun en la niñez.

Camila sonrió y dio a su mamá un abrazo aún más fuerte del que había recibido. Nunca antes se había sentido tan feliz.

No sabemos qué niña recibió la muñeca de Camila; eso no viene al caso. Lo importante es que Camila aprendió a dar lo mejor para la felicidad de otros.

EL REGALO DE DIOS

Dios nos ha dado el mejor y más grande regalo: Jesucristo, su Hijo único. Cualquier regalo que nosotros demos no es nada en comparación.

Por medio de Jesucristo recibimos vida eterna. ¿Has aceptado su regalo?

Recibe a Jesús en tu corazón. Pídele que perdone tus pecados y venga a vivir en tu vida. ¡No hay nada mejor!

Rom 6_23

Para imprimir: La muneca de cumpleaños    La muneca de cumpleaños color

Para colorear: La dadiva de Camila  Poster: Rom 6_23   Actividad: Dar lo mejor 

 

La ofrenda de Tito

En el pueblo donde vivía Tito había gran gozo. Después de varios años de sequía habían tenido una buena cosecha. Chicos y grandes estaban muy contentos.

Dios había escuchado sus oraciones y les había enviado lluvia. «Dedicaremos un día para dar gracias a Dios por la buena cosecha», dijo el pastor de la iglesia evangélica del pueblo.

¿QUÉ DARÍA TITO?

Todos estaban de acuerdo. Cada uno traería una ofrenda a Dios. Tito amaba al Señor y quería dar su ofrenda; pero era huérfano y no tenía nada que dar. Se sintió un poco triste.

Llegó el día en que darían la ofrenda de agradecimiento. Todos estaban contentos y alababan al Señor. Algunos cantaban, otros recitaban lindas poesías.

UNA INMENSA CANASTA

Cuatro hermanos de la iglesia sostenían una canasta grande en la que cada uno ponía su ofrenda. Algunos daban dinero, otros daban frutas y verduras: plátanos, naranjas, papayas, zanahorias.

Tito miraba la canasta y se preguntaba: «¿Qué puedo dar?» Lo único que tenía era su camisa y sus pantalones.

La canasta se iba acercando más y el corazón de Tito latía con rapidez. ¡Todos daban algo!

TITO SE DIO A SÍ MISMO

Cuando la canasta llegó adonde estaba Tito, tuvo una genial. ¡Zaz! Dio un salto, y se metió en la canasta. Era la única solución para él.

«Yo me doy a mí mismo –dijo Tito, con una sonrisa de oreje a oreja–. No tengo otra cosa que dar.»

Los hermanos que llevaban la canasta la bajaron al piso y se secaron unas lágrimas que sea asomaron en sus ojos.

¡El muchacho que no tenía nada lo había dado todo!

niño en la canasta co

OTRO TITO

En la Biblia leemos de un siervo de Dios llamado Tito, que era colaborador del apóstol Pablo. Una vez Pablo le dio un encargo muy especial. Tito debía llevar una ofrenda a los hermanos necesitados en Jerusalén.

Los primeros en dar la ofrenda fueron los hermanos de las iglesias en Macedonia. Ellos eran pobres; pero eso no les impidió dar ofrendas. ¿Sabías que ellos rogaron a Pablo que les diera el privilegio de colaborar con ofrendas? Sí, es un privilegio ofrendar para la obra de Dios y para los que padecen necesidad.

Los hermanos de las iglesias en Macedonia se dieron primeramente al Señor. Aunque eran muy pobres, desbordaron en alegría, y abundaron en rica generosidad. Pablo dice que dieron más de lo que podían.

Lo primero que tenemos que hacer es entregarnos al Señor. El Tito de nuestra historia no sabía qué dar en la ofrenda, y se dio a sí mismo.

¿Quieres tú darte a ti mismo al Señor?

Poster Tito

Para imprimir: 294 La ofrenda de Tito color

Para colorear: 294 La ofrenda

 

La bondad de Rut

Rut despertó temprano. Sin hacer ruido, se levantó de la cama y fue a conversar con su muñeca favorita. «Antioneta, quisiera llevarte a la iglesia, pero creo que es mejor que te quedes en casa. Es el aniversario de nuestra iglesia y nos van a dar sorpresas. A ver si te traigo alguna cosa.»

En ese momento, entró al cuarto el papá de Rut.

–Ah, veo que mi pequeña se ha despertado –dijo cariñosamente, dándole un fuerte abrazo.

–Buenos días, papá –respondió Rut–. Me levanté temprano porque tengo que ir a la iglesia a ensayar con el coro, antes de la escuela dominical.

–¡Qué bien, hija! Creo será un lindo día. Ahora, vístete.

Y así lo hizo Rut. Dejó a su muñeca en una silla y se vistió con su ropa de domingo.

LIBERTAD DE ADORAR A DIOS

En el desayuno, su papá leyó un capítulo de la Biblia y luego todos oraron juntos; siempre lo hacían así. Ese día les tocó leer el Salmo 122.

Rut memorizó la primera parte: Yo me alegro cuando me dicen: «Vamos a la casa del Señor».

Salmo 122_1

El papá les hizo recordar que en muchos países los que aman a Jesucristo no pueden reunirse libremente para adorar a Dios; no hay escuelas dominicales, y muchos papás están presos en la cárcel por creer en Jesús.

–Hijos, nunca dejen de agradecer que en nuestro país podemos adorar a Dios libremente –dijo el papá antes de que se levantaran de la mesa.

Rut no lo olvidaría. A ella le encantaba ir a la escuela dominical y tenía una maestra muy buena.

ES LINDO COMPARTIR

El programa de aniversario fue muy bonito. La clase de Rut ganó un premio y cada niña recibió una bolsa de caramelos. Ahora sí, tengo algo para Antonieta, pensó Rut.

dibujo perlita 1

Junto a Rut se había sentado Tito, un niño que por primera vez asistía a la iglesia. Rut se interesó en él para que no se sintiera solo. Le parecía que Tito estaba triste.

–Te regalo mis caramelos –dijo, alcanzándole la bolsa, y agregó–: Espero que te guste nuestra iglesia.

–Gracias –dijo Tito–. ¿Por qué me regalas tus caramelos?

–Es lindo compartir –le respondió Rut–. Papá dice que uno se siente más feliz al dar que al recibir. Eso está en la Biblia. Todos los días leemos la Biblia en casa.

–Mi papá nunca lee la Biblia. Sólo nos pega y nos grita.

ALEGRÍA PARA UN NIÑO TRISTE

–Mi papá también era así –dijo Rut–, pero desde que entregó su corazón Cristo, ha cambiado. Ahora es el papá más bueno del mundo.

–Yo quisiera que mi papá cambie. ¿Qué puedo hacer?

–Chsst, después te lo digo. No debemos conversar durante la reunión. Eso no le gusta a mi maestra.

Y siguió el hermoso programa de aniversario. Los niños presentaron cantos y poesías y el pastor de la iglesia relató una hermosa historia de la Biblia.

Todos se sintieron felices al volver a sus casas; pero más feliz que todos estaba Rut. Ella había alegrado a un niño triste y le había contado acerca de Jesucristo.

Al llegar a casa Rut fue a recoger a su muñeca de la silla, y le dijo: «Antonieta, pensaba traerte unos caramelos, pero se los di a un niño que por primera vez vino a la iglesia. No te importa, ¿verdad que sí?»

Claro que no le importaba; era sólo una muñeca.

EL DÍA MÁS FELIZ PARA TITO

Tito fue silbando alegremente a su casa. Le contó a su mamá acerca de la niña bondadosa que le había obsequiado sus caramelos.

–Mamita –dijo Tito–, ya sé cómo papá puede cambiar. Me lo contó esa niña. Jesús cambió al papá de ella. Él ya no les pega ni les grita. Yo quisiera tener un papá así.

¿Sabes qué? Tito siguió asistiendo a la iglesia. Con el tiempo su mamá y su papá lo acompañaron. El día en que ellos entregaron su corazón a Cristo fue el más feliz para Tito.

Ahora Tito tiene un papá y una mamá cambiados por el poder de Dios. ¡Todo comenzó cuando una niña bondadosa compartió sus caramelos con un niño triste!

Para imprimir la historia: 292 La bondad de Rut color

Para colorear: 291 Rut y Tito