El día más feliz

Alberto, el muchacho conocido como Sal, estaba muy contento. El premio que había ganado en la fiesta de Pepita era su tesoro. Su amigo Félix, conocido como Pimienta, sentía un poco de envidia. Él hubiera querido ganar ese premio: una Biblia.

–La próxima vez te va a tocar a ti –le dijo su amigo Sal–. Te voy a ayudar para que te ganes una Biblia.

Mientras tanto, Sal decidió compartir su Biblia con Pimienta. Todas las tardes se sentaban juntos a leer.

A veces en la casa de Sal, otras veces donde Pimienta. Algunas veces se reunían con Pepita. Cada vez aprendían algo nuevo de la Palabra de Dios.

Los sábados iban a casa de doña Beatriz para la reunión del Club Tesoros. Todos los niños del vecindario amaban a la buena vecina. Jugaban con el perrito Dino y con la gata Dina, aunque ella casi siempre se escondía de los niños.

Doña Beatriz había prometido que la próxima vez les iba a contar acerca del día más feliz.

–El día más feliz fue cuando yo recibí mi Biblia –dijo Sal.

–No –intervino Pepita–. Fue el día cuando yo recibí mi Biblia.

–Yo estoy esperando el día más feliz –dijo Pimienta.

¿Cuál será el día más feliz? se preguntaban los niños.

JESÚS Y LOS NIÑOS

Era un hermoso día. El sol brillaba en un cielo azul, calentando con sus suaves rayos a los niños que jugaban en las praderas. Algunas mamás lavaban ropa en el arroyo, otras acariciaban a sus pequeñines. De repente, alguien dio la noticia: «¡Viene Jesús! ¡Viene Jesús!»

¡Qué buena noticia! Todos corrieron para encontrarse con Él. Los grandecitos iban primero y los pequeños seguían con sus mamás. Nadie quería perder la oportunidad de estar con Jesús.

Jesús estaba rodeado de mucha gente y era difícil acercarse a Él. «Queremos ver a Jesús», decían los niños; pero los discípulos los reprendían.

–Jesús está muy ocupado. No tiene tiempo para ustedes.

¡No lo molesten! –decía un hombre con mirada seria.

–¿Qué es lo que oigo? –preguntó Jesús–. Pedro, ¿por qué dices que no tengo tiempo para los niños? Siempre tengo tiempo para estar con ellos. Diles que vengan a mí.

La gente que rodeaba a Jesús empezó a abrir paso para los niños y sus madres. ¡Qué felicidad! Jesús tomó a los más pequeños en sus brazos. Sobre los más grandes puso sus manos. Luego dio a todos su bendición.

UN NIÑO COMO EJEMPLO

–Para los niños que estuvieron con Jesús, ese día fue el más feliz de su vida –dijo doña Beatriz.

–Me hubiera encantado estar allí con Jesús –dijo Pepita.

–Tal vez Jesús te hubiera usado como ejemplo –dijo doña Beatriz–. Cuando los discípulos le preguntaron quién era el más importante en el reino de Dios, Jesús llamó a un niño.

–Las personas más importantes en el reino de Dios son humildes como un niño –dijo Jesús.

Para Jesús los niños son muy importantes. Una vez dijo que sería mejor hundir en lo profundo del mar a alguien que hace desanimar a un niño que cree en Él. Habría que atarle al cuello una piedra enorme y ahogarlo. ¡Tan importantes son los niños!

–¿Es verdad que Jesús ama tanto a los niños? –preguntó Pimienta, muy asombrado.

–Sí –dijo doña Beatriz–. Jesús dijo que no debemos despreciar a los niños, porque los ángeles del cielo los cuidan. Tú, mi amiguito Pimienta, eres muy importante para Jesús.

Luego la buena vecina señaló a los niños, uno por uno, para decirles lo importantes que son para Jesús, ¡y para ella!

LA OVEJA PERDIDA

Jesús dio el ejemplo de un pastor que tenía cien ovejas. Cuando vio que se le había perdido una, ¿qué crees que hizo?

Como era solo una, no le dio importancia. ¡NO! El pastor dejó las noventa y nueve en la montaña y fue a buscar la oveja perdida. Cuando la encontró, se alegró tanto que reunió a sus amigos y vecinos para que se gocen con él por la oveja perdida pero encontrada.

«Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos,
que se pierda uno de estos pequeños», dijo Jesús.

JESÚS TE AMA

Jesús te ama tanto que dejó las glorias del cielo para venir a la tierra y ser tu Salvador. Para Él eres lo más importante.

El día más feliz de tu vida es cuando aceptas el amor y el perdón de Jesús.

¿Lo has hecho?

En MIS PERLITAS hay material didáctico para esta historia.

Anuncios

El fiador de Tomás

Pero [Jesús] fue herido por nuestras rebeliones, fue golpeado por nuestras maldades; él sufrió en nuestro lugar, y gracias a sus heridas recibimos la paz y fuimos sanados. Isaías 53:5 NVI

fiadorEn una escuela, no muy lejos de donde tú vives, había un muchacho que se portaba muy mal. Muchas veces lo aconsejaron y lo castigaron; pero sin resultado. Por fin, este muchacho, llamado Tomás, fue expulsado de la escuela.

LA SÚPLICA DE LA MADRE

Al día siguiente la madre de Tomás fue a hablar con el profesor para pedirle que admitiera de nuevo a Tomás.

–No es posible –dijo el profesor–. Su mal ejemplo hace que los otros niños se porten mal. No puedo permitir que vuelva.

–Pero, señor, ¿qué será de él? –suplicó la madre de Tomás–. Si usted no vuelve a admitirlo irá de mal en peor, y no sé qué será de su vida. ¡Tenga compasión de esta pobre madre!

Ella siguió suplicando hasta que el profesor se conmovió.

UNA BUENA IDEA

El profesor sabía que si admitía de nuevo a Tomás habría muchos líos. Al fin le vino a la mente una buena idea.

–Si vuelvo a admitir a Tomás –dijo el profesor, dirigiéndose a los demás muchachos–, ¿hay alguno de ustedes que quisiera ser su fiador?

Reinó un profundo silencio, y sólo se oían los sollozos de la madre de Tomás.

fiador 2UN FIADOR PARA TOMÁS

De pronto se oyó una vocecita que dijo:

–Yo, profesor.

Se trataba de Manuel, un niño de diez años.

–¿Tú, Manuel? –preguntó el profesor. ¿Sabes lo que es ser fiador de tu compañero?

–Sí, profesor. Si él se porta mal yo seré castigado.

–¿Estás dispuesto a ser castigado en vez de Tomás?

–Sí, profesor –dijo Manuel, y miró pensativo al desobediente Tomás.

Manuel se preguntaba cuántas veces lo castigarían por las maldades de Tomás; pero estaba dispuesto. Él era un niño de muy buen corazón.

SENTADOS JUNTOS

–Bien, pues –dijo el profesor–, que Tomás se siente a tu lado.

La madre dio una mirada de mucho agradecimiento a Manuel y salió del salón. El muchacho incorregible se sentó al lado de su fiador.

Ese día no hubo castigo para Manuel; tampoco al día siguiente, ni al siguiente.

fiador 1UN GRAN CAMBIO

Desde el día en que Manuel aceptó ser su fiador, hubo un gran cambio en Tomás. Cada vez se portaba mejor. Para Tomás fue una cuestión de honor que su pequeño fiador no fuera castigado por culpa de él.

Lo que no habían podido hacer las amonestaciones y los castigos del profesor, ni las lágrimas de su madre, lo hizo el pequeño fiador.

GRANDES AMIGOS

Tomás y Manuel se hicieron grandes amigos. Tomás nunca olvidó la gran bondad de Manuel, que se había arriesgado por causa de él. Siguieron como amigos todos sus años en la escuela y Tomás nunca dio motivo a que Manuel fuera castigado.

TU PROPIO FIADOR

Tú tienes un fiador. Es el Señor Jesús. Así como Manuel estuvo dispuesto a tomar el castigo en vez de Tomás, Jesucristo fue castigado en tu lugar.

Jesús murió en la cruz para perdonar tus pecados. Él tomó el castigo por todos nosotros.

La Biblia dice que Jesús

  • fue herido por nuestras rebeliones,
  • fue golpeado por nuestras maldades,
  • sufrió en nuestro lugar, y
  • —gracias a sus heridas recibimos la paz.

JESÚS TE PERDONA

Cuando pides perdón a Dios, Él te perdona. ¿Sabes por qué? Porque Jesús fue castigado en tu lugar. ¿Le has dado gracias por ser tu fiador?

FIADOR: persona que voluntariamente se hace responsable del cumplimiento de las obligaciones de otra.

Para imprimir la historia: El fiador de Tomas color

 

La desobediencia de José

Jose coSamuel y José eran hermanos, hijos de un carpintero. Desde pequeños habían aprendido a usar martillo y clavos. José soñaba con ser carpintero como su padre.

José se sentía muy honrado porque llevaba el mismo nombre que un carpintero muy famoso. Ese carpintero fue escogido por Dios para ser el padre de Jesús. Esa fue la mayor honra que jamás se ha dado a un hombre. José tuvo el privilegio de criar en su hogar al Hijo de Dios.

José se imaginaba a Jesús ayudando a su padre en la carpintería. Jesús era el hijo mayor y, como tal, le tocaba aprender el oficio de su padre. Pero Jesús no era como otros niños. José era solamente su padre de crianza. Dios era el Padre de Jesús. Jesús nunca sería carpintero. Su misión al venir al mundo era ser nuestro Salvador. Jesús iba a ser maestro y predicador.

Jesús había clavado muchos clavos en la carpintería de Nazaret, la aldea donde él vivía. Como era un hijo obediente, ayudaba a José en la carpintería. Un día, alguien iba a clavar a Jesús en la cruz. ¿Crees que Jesús pensaba en eso cuando trabajaba en la carpintería? Desde niño Jesús sabía que su misión era salvar al mundo de sus pecados.

JESÚS, UN HIJO OBEDIENTE

Así como Jesús ayudaba a José en la carpintería, ayudaba también a su madre con algunos quehaceres. Según la costumbre, Jesús acompañaba a María al pozo para traer agua, y le ayudaba a hacer los panes. Jesús también cuidaba a sus hermanitos. Los hermanos de Jesús eran Jacobo, José, Simón y Judas. También tenía hermanas.

Jesus de nino

Jesús y sus hermanos asistían a la escuela, pero no sus hermanas. En ese tiempo solo los varones estudiaban; las niñas no podían ir a la escuela. La escuela estaba en la sinagoga, que era la «iglesia» de los judíos.

Los niños se sentaban en un semicírculo en el piso, con las piernas cruzadas, y escuchaban las enseñanzas del rabí (rabí significa maestro). Allí aprendían de memoria los libros que escribió Moisés: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. ¡Trabajo duro para los muchachos!

hermanos carpinteros coSOÑABA CON SER CARPINTERO

José había aprendido todo esto acerca de Jesús. Muchas veces pensaba en esto cuando martillaba con su hermano Samuel. Ellos eran muy diestros en ayudar a su padre. «Voy a ser muy buen carpintero cuando sea grande», decía José. Ese era su gran sueño.

Un día pasó algo muy triste. José desobedeció a su padre y se subió a jugar sobre un montón de maderas que estaban en el patio de la casa.

Samuel le advirtió que no jugara allí, porque su padre lo había prohibido. Era peligroso que se subiera a las maderas. Pero José no quiso oír a su hermano.

Las maderas estaban mal amontonadas, y cuando José saltó encima del montón, las maderas mal puestas se movieron, y el niño cayó de golpe al suelo.

Jose enyesado coEL SUEÑO ARRUINADO

Sus padres no estaban en casa y Samuel se desesperó al ver a su hermano tirado en el suelo, gritando de dolor. Felizmente tenían teléfono y pudo llamar al celular de su madre. Samuel también llamó al hospital y pidió que mandaran una ambulancia.

Esa caída arruinó los sueños de José. Al caer, se rompió el brazo derecho. Los médicos hicieron todo de su parte para curarlo; pero el brazo se había roto de tal modo que no volvió a su estado original. El brazo quedó muy débil y José nunca más pudo usar martillo y clavos.

Murió para siempre el sueño de José de ser carpintero. ¡Toda la vida sufrió por su desobediencia!

OBEDECE A TUS PADRES

Jesús es el Hijo de Dios. Él tenía mucho más fuerza y poder que José y María. Jesús pudo haberse rebelado contra ellos, como hacen muchos niños y jóvenes. Pero Jesús fue un hijo obediente. La Biblia dice que él se sujetó a sus padres. Lee esto en Lucas 2:51,52.

Aprende de Jesús y sé obediente a tus padres. Pero si te piden que hagas algo que va en contra de la Palabra de Dios, responde con respeto; pero no desobedezcas a Dios.

Lucas 2 52

Para imprimir la historia: 274 La desobediencia de Jose co

 

 

 

El niño que NO estaba perdido

Rogelio estaba emocionado. Había aprendido en su clase bíblica cómo era la vida cuando Jesús era niño. Ahora tenía algo emocionante que contar en la noche del hogar.

NOCHE DEL HOGAR

¿Noche del hogar? ¿Qué es eso? te preguntas. Es una costumbre que tenían en casa de Rogelio. Cada lunes por la noche se reunía toda la familia para hacer algo divertido.

Nadie tenía permiso de hacer otra cosa esa noche. Lo mejor de todo era que el papá estaba en casa. Él tenía muchas actividades fuera del hogar y Rogelio y sus hermanos casi no lo veían toda la semana. La noche de hogar era algo de lo más lindo para ellos.

A cada miembro de la familia se turnaba en dirigir el programa. Todos, menos Cecilia, porque era muy pequeña. Este lunes le tocaba a Rogelio. ¡Ahora sabía exactamente lo que iba a hacer! Se iba a vestir como un muchacho de los tiempos de Jesús y les iba a contar cómo era la vida en esos tiempos. ¡Qué divertido!

FIESTA DE DISFRACES

Llegó el lunes. Todos estaban reunidos en la sala, esperando impacientes que viniera Rogelio. De repente apareció alguien vestido un poco extraño. Estaba envuelto en una sábana, amarrada con un cordón en la cintura. Tenía una toalla en la cabeza, fijada por la frente, también con un cordón, y llevaba en la mano un palo grueso, como un cayado de pastor.

–¡Ja, ja, ja! –se rieron sus hermanos–. ¿Vamos a tener fiesta de disfraces?

Rogelio se hizo el desentendido y sin hacer caso de las risas comenzó el programa que había planeado. Solo su mamá estaba enterada de los planes de Rogelio, porque ella le había ayudado a preparar el refrigerio.

Jesus en Nazaret

UNA VISITA DE NAZARET

–¡Shalom! –saludó Rogelio–. Vengo de Nazaret. Les traigo saludos de María y del carpintero José. Todos en la familia están bien. Pero hace poco tuvieron un gran susto.

Shalom significa paz. Así saludaban en tiempos de Jesús.

–¿Un susto? –preguntó Angelita entre risitas–. ¿Qué susto?

–Se les perdió su hijo Jesús en Jerusalén. María y José lo buscaron tres días.

–¡Ya sé! –dijo Pepe, recordando algo que había escuchado hace poco–. ¡Se perdió en el templo!

Ahora le tocó a Rogelio explicarles lo que había aprendido acerca de una costumbre de esos tiempos.

JESÚS Y LA PASCUA

–Jesús fue con su familia a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Era un viaje largo. No había autos ni buses o trenes, como ahora. Viajaban a pie o en burros, y en caravanas, para protegerse de los ladrones que asaltaban a los viajeros.

01 Visita al Templo

Rogelio les explicó que dividían las caravanas entre hombres y mujeres, y que los muchachos mayores viajaban con los hombres. En el grupo de mujeres iban las niñas, los varones menores de trece años, y los animales.

Se dividían en grupos porque según los rabinos no se permitía a los hombres viajar en la misma caravana que las esposas de otros hombres. Cuando Jesús fue con sus padres a la fiesta de la Pascua, estuvo en el templo con los maestros de la ley. En el viaje de regreso, María pensaba que Jesús estaba con José y José pensaba que Jesús estaba con María.

Jesus en el TemploCuando descubrieron que no era así, ya habían viajado un día. Tuvieron que viajar otro día de regreso, y después buscarlo. Por fin encontraron a Jesús en el templo con los maestros.

NO ESTABA PERDIDO

Cuando María dijo a Jesús que lo habían estado buscando y que estaban preocupados, Jesús respondió:

–¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?

Jesús no estaba perdido. El templo, la casa de Dios, era el lugar lógico donde Él quería estar.

Como ves, María y José lo «perdieronۛ» por tener que viajar en dos caravanas, como era la costumbre de esos días. Pero Jesús, el Hijo de Dios, no estaba perdido.

Lee en Lucas 2:51 cómo se comportó Jesús cuando María y José lo encontraron en el templo. Así debiera portarse todo niño. Jesús fue obediente. ¿Serás tú también obediente?

Lucas 2 49

Para imprimir la historia: 260 El nino que no estaba perdido co

Para más material y actividades, visita misperlitas.wordpress.com

Salvado del peligro

Había una vez un rey que tenía miedo de un niño. Tanto miedo tenía que mandó matar a todos los niñitos en la ciudad de Belén. ¿Quién será? Lee la historia y verás…

Cuando Dios envió a su hijo a la tierra, nació como un bebé en el hogar de José y María. ¡Qué contentos estaban ellos de poder cuidar a Jesús, el Hijo de Dios! María bañaba al niño Jesús, le daba su comida, y lo acostaba en su cuna. José trabajaba con la sierra y el martillo en la carpintería.

EN EL PALACIO DEL REY

Un tiempo después de haber nacido el Hijo de Dios, sucedió algo en el palacio del rey Herodes. José y María no lo sabían, pero Dios sí.

–Ha nacido un nuevo rey –dijo Herodes, muy enojado–.
Si él cree que va a ser rey en mi lugar, no lo voy a permitir. ¡Yo soy el único rey!

Entonces el rey decidió matar a todos los niños menores de dos años para que muera ese rey.

LA VISITA DE UN ÁNGEL

Mientras José dormía, un ángel del Señor se le apareció en sueños, y dijo:

–Despierta, José. El rey Herodes quiere matar al niño
Jesús. Tienes que llevarlo a un lugar donde esté seguro.

José se levantó al momento y despertó a María.

–Levántate pronto, María –le dijo–. Tenemos que viajar.

María abrió los ojos muy sorprendida, y José le contó lo que el Señor le había dicho.

Rápidamente se vistieron y prepararon las cosas para el viaje. María juntó la ropa y otras cosas que tendría que llevar. Luego vistió al niño Jesús, que todavía dormía, y lo envolvió en una manta.

José reunió sus herramientas de carpintería y puso todo sobre el burrito que tenían. También ayudó a María a subir. Ella llevaba a Jesús en sus brazos.

HUIDA A MEDIANOCHE

José tomó las riendas del burro y lo guió por las desiertas calles del pueblo. Solamente la luna y las estrellas los vieron salir. Ni siquiera se despidieron de sus amigos.

José quería salvar al niño Jesús antes que sea tarde. Cuando salió el sol ya estaban lejos de su casa.

El viaje que tenían que hacer era muy largo. Iba a demorar muchos días, porque tenían que ir hasta Egipto. De vez en cuando descansaron bajo la sombra de algún árbol.

José y María seguían su camino, seguros de que Dios estaba cuidando al niño. No iba a permitir que el rey Herodes le hiciera daño.

UN HOGAR EN EGIPTO

Al fin llegaron a Egipto. Era una nueva tierra para ellos y no conocían a nadie. Allí tuvieron que preparar un nuevo hogar.

Seguramente José hizo una mesa, sillas, una cama, y otras cosas que se necesitaban en la casa. Estaban contentos al ver que Jesús estaba lejos del peligro.

Cuando el rey Herodes murió, el ángel del Señor volvió a hablar con José. Le dijo que ya podía regresar a su tierra. Nadie haría daño al niño. ¡Qué contento se puso José!

REGRESO A NAZARET

María también se alegró al oír la noticia. Al fin podían volver a Nazaret, donde habían vivido antes que naciera Jesús. Contentos prepararon el viaje de regreso.

Se despidieron de todos sus nuevos amigos y volvieron a su país. Dios les había ayudado a cuidar al niño Jesús, salvándolo del peligro.

DIOS CUIDA DE TI

Puedes confiar en que Dios cuida de ti. El Salmo 121 habla de la protección de Dios. El título del salmo es «Cántico de los peregrinos». Memoriza este salmo y recítalo a menudo para recordar que Dios te cuida.

¿Por qué no recitarlo antes de ir a la escuela? Cuando salgas de viaje, proclama con este salmo que Dios te cuida en el hogar y también en el camino.

salmo 121_5

Historia escrita por Verónica Toro

Para imprimir la historia:  256 Salvado del peligro color

LA PALABRA MÁS BELLA

Alberto y Fabiola estaban muy emocionados. La directora de su escuela había anunciado un concurso. El concurso consistía en escoger la palabra más bella. La directora había prometido un trofeo para el ganador.

EL CONCURSO

Llegó el día del concurso. Todos los que querían participar habían escrito en un papel la palabra que les parecía la más bella.

La directora puso una caja grande donde todos podían poner sus papeles. Junto a la caja puso el trofeo que sería el premio.

Cuando todos habían puesto sus papeles en la caja, la directora comenzó el concurso.

Uno por uno fue sacando los papeles escritos por los alumnos de la escuela. Cuando le parecía necesario llamaba al que había escrito cierta palabra.

LA PALABRA DINERO

En el primer papel que sacó la directora estaba escrita la palabra DINERO.

–¿De quién es este papel? –preguntó.

–Es mío –contestó uno de los niños de aspecto miserable.

–¿Por qué te parece que la palabra DINERO es la más bella del mundo? –le preguntó la directora.

–Porque con el dinero se puede comprar muchas cosas. Todo el mundo quiere tener dinero. Cuando hay dinero hay alegría.

–No estoy de acuerdo contigo –le respondió la directora–. En la Biblia dice que «el amor al dinero es la raíz de todos los males». No te puedo dar el premio.

LA PALABRA FAMA

La directora sacó otro papel de la caja. Con grandes letras estaba escrita la palabra FAMA.

–¿Quién escribió esta palabra? –preguntó la directora.

–Yo lo hice –respondió un muchacho simpático.

–¿Por qué crees que FAMA es la palabra más bella?

–Directora, usted sabe que  todos desean FAMA. En los estudios y en sus juegos los niños queremos fama. Al hacer planes para el futuro queremos ser famosos. Yo quiero ser famoso y estoy seguro de que mis padres quieren que sea famoso. Todos quieren ser famosos.

–No estoy de acuerdo contigo –le respondió la directora–. La FAMA produce mucho orgullo en el corazón. No te puedo dar el premio.

LA PALABRA AMOR

De nuevo la directora sacó un papel de la caja. Esta vez había una linda palabra escrita sobre el papel: AMOR.

–¿De quién es este papel?

–Es mío –contestó una niña.

–¿Por qué te parece que AMOR es la palabra más hermosa?

–Porque sin AMOR no se puede vivir. Los niños lo necesitamos de nuestros padres. Los jóvenes buscan AMOR; también los adultos y los ancianos. Pero lo más hermoso es que «Dios ES AMOR» –respondió la niña.

–Estoy muy de acuerdo –dijo la directora–, pero quiero pensarlo un poco antes de decidirme.

LA PALABRA JESÚS

El siguiente papel que la directora sacó de la caja era el de Fabiola. Ella había escrito la palabra JESÚS.

–¿Quién ha escrito esta palabra? –preguntó la directora en tono suave y dulce.

–Yo lo escribí –contestó Fabiola con timidez.

Su carita se puso roja de vergüenza al ver que todos la miraban.

–No tengas vergüenza, niña –dijo la directora–. Cuéntanos por qué te parece que JESÚS es la palabra más bella.

–No se lo podría decir –respondió Fabiola–. Solamente lo siento así.

–Tienes razón, niña querida, yo también lo siento así –dijo la directora–. Todo lo más lindo, lo más bello, y lo más hermoso está en Jesús. En todo el mundo se canta al mismo nombre. Es la palabra más bella en el cielo y en la tierra.

LA PALABRA MAS BELLA

UN TROFEO Y UNA CORONA

Fabiola sintió gran emoción. ¿Podría ser ella la ganadora? Eso no era lo importante, sino que ella había dicho ante todos que Jesús era lo más bello en su vida.

Luego la directora dijo:

–Ven a mi lado, niña amada. Has ganado el concurso y recibirás el trofeo.

Cuando Fabiola pasó al frente recibió no solo el trofeo sino también una corona.

Al colocar la corona sobre la cabeza de la niña, la directora dijo:

–Espero que un día Jesús ponga sobre tu cabeza la corona de la vida.

–Sí –respondió la niña tímidamente–. Jesús es mi Salvador.

EL NOMBRE SALVADOR

Cuando Alberto y Fabiola regresaron de la escuela ese día, Alberto llevaba en la mano el trofeo de su hermana. Él estaba muy contento de que Fabiola había ganado por dar testimonio de que Jesús era lo más valioso en su vida.

No hay otro nombre más importante, porque Jesús es el nombre salvador. ¿Es Jesús tu Salvador?

De hecho, en ningún otro hay salvación,
porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres
mediante el cual podamos ser salvos.  Hechos 4:12

Para imprimir: La palabra más bella

Hoja para colorear: El concurso

Hoja de actividad: Nombres de Jesús

175 Nombres de Jesus