El paseo en bicicleta

Te voy a contar hoy acerca de mis padres y cómo se conocieron. ¿Has montado bicileta?  En su primera cita ellos montaron bicicleta.

Cuando mis padres eran jóvenes no había celulares; pero sí había teléfonos. Al hacer una llamada por teléfono, esa llamada pasaba por manos de una telefonista, que marcaba el número y conectaba a las personas para que conversen. Mi mamá era telefonista.

UNA SONRISA CAUTIVADORA

En la compañía donde ella trabajaba, había un joven electricista. Él estaba encargado de las conexiones de teléfonos. A veces entraba en la oficina donde estaba una bella joven llamada Brita. Ella lo miraba de reojo y lo admiraba por su sonrisa cautivadora.

«Ese muchacho sería un buen esposo para ti –le dijo una de sus compañeras–, porque ustedes son religiosos.» Ella dijo eso porque ambos jóvenes eran cristianos.

Un día, ese joven con sonrisa cautivadora, invitó a Brita a salir a pasear. Como vivían en Suecia, y no en la selva donde pudieran haber paseado en canoa, decidieron montar bicicleta. Salieron a montar al campo, afuera de la ciudad.

k018

EL LLAMADO DE DIOS

Ese paseo en bicicleta fijó el rumbo de sus vidas y fue el comienzo de más de cincuenta años de labor misionera. Poco tiempo después de que se conocieron, mi padre fue bautizado.

En 1920, el año que nació mi padre, el pastor de la iglesia donde él se bautizó, miró un mapa de Sudamérica y oró a Dios por misioneros que vayan a Chile y Perú.

Dios escuchó la oración de ese pastor. Mi padre fue misionero en Chile y en Perú. Sin saberlo, mis abuelos escogieron el nombre perfecto para él: PER. Per que fue misionero muchos años en Perú. Allí lo conocen como «hermano Pedro».

Desde pequeña, Brita sabía que Dios la había escogido para que sea misionera; pero ella no quería obedecer el llamado de Dios. Después del bautismo de Per, Brita le preguntó si él no había pensado en ser pastor. Le dijo que no.

–Pero Dios me ha llamado para que sea misionero –dijo Per.

Entonces Brita comprendió que no podía escapar de la voluntad de Dios y dijo que «sí» al llamado de ser misionera.

FIELES AL LLAMADO DE DIOS

A veces era difícil para mis padres cubrir los gastos de la familia. Cuando hospedaron a un ingeniero sueco y su esposa, para ganar unos centavitos extra, el ingeniero le ofreció trabajo en México, en una compañía de teléfonos sueca.

–Puedes trabajar en la semana instalando teléfonos y el domingo predicas en tu iglesia –le dijo el ingeniero.

Mi madre trató de convencerlo de que era algo bueno; pero con voz firme, mi padre contestó:
–Yo no vendo mi llamado por dinero.

Me siento orgullosa de que mi padre no se dejó tentar por un buen sueldo, sino que siguió fiel en su obra misionera.

¿CON QUIÉN TE CASARÁS?

Ahora que eres niño seguramente no andas pensando en la persona con quien te vas a casar. Si eres varón es posible que alguna vez hayas dicho que te casarás con tu mamá, o si eres niña has soñado con casarte con tu papá.

Escoger la persona con quien te casarás es una de las decisiones más importantes de tu vida. ¿Sabes qué? Desde ahora, empieza a orar a Dios que te dé la pareja que sea mejor para ti. Pide que Dios guíe tus pasos para que tengas una familia feliz cuando seas grande.

SÉ UN BUEN CIUDADANO

Si no tienes papá, y sientes un gran vacío en tu corazón, recuerda que Dios es tu Padre. Aprende a buscar ayuda y consuelo en Él. Si no tienes mamá, Dios puede consolarte y llenar tu vacío. Sea como sea, refúgiate en Dios.

Siempre deja que Dios guíe tu vida. Él tiene un plan especial para cada persona. En cualquier lugar adonde Dios te lleve, sé un fiel mensajero de su amor.

Desde ahora, decide que serás un buen ciudadano, y un padre o una madre que ante todo busca hacer la voluntad de Dios. Te aseguro que no hay nada mejor.

01-salmo-40_8

Para todos os compenentes de esta historia, visita MIS PERLITAS

 

La Biblia que sobrevivió

El libro más amado y leído del mundo es la Biblia. ¿Sabías que fue escrito durante 1.600 años? ¿Cómo es eso? te preguntas. ¡Nadie puede vivir tanto tiempo! Es cierto; pero durante todos esos años Dios usó 40 escritores para darnos la Biblia. El Espíritu de Dios les inspiró lo que debían escribir.

LOS QUE ESCRIBIERON LA BIBLIA

Algunos escritores fueron ricos, otros pobres; unos fueron educados, otros incultos. Entre los que escribieron hubo un misionero, Pablo; un pescador, Pedro; un gobernador, Daniel; un cobrador de impuestos, Mateo.

escritor-juan-cr

Otro escritor fue Lucas, un médico; el hombre más sabio, Salomón, escribió tres de los libros; uno de los escritores fue un caudillo, Josué. Un sacerdote, Ezra; un músico y poeta, David; un pastor de ovejas, Amós; un libertador, Moisés… todos escribieron la Biblia.

UNA BIBLIA TRADUCIDA AL INGLÉS

Para que tú y yo podamos tener la Biblia tuvo que ser traducida, porque no entendemos el idioma original. Imagínate que ha sido traducida a más de 2.500 idiomas. Sin embargo, aún hay muchos que no tienen la Biblia en su idioma; pero hombres y mujeres alrededor del mundo siguen traduciendo la Biblia. Dios quiere que todos tengan su Palabra.

Te voy a contar lo que pasó con una de las Biblias traducidas al inglés. Yo la compré en una librería y se la regalé a Thomas, el papá de mis nietos. Digámosle Tomás.

Un sábado, toda la familia fue a visitar una iglesia que queda a 80 kilómetros (55 millas) de su casa. Tomás viaja esa distancia todos los días, porque trabaja en esa ciudad.

Hablemos ahora de la Biblia que le regalé. Cuando Tomás llevó de paseo a mi hija Carina y mis nietos David, Lana, Brianna y Sara al culto, llevó también su Biblia. Si tienes Biblia, ¿la llevas contigo cuando vas a la iglesia? La Biblia es un tesoro muy precioso que debe acompañarnos siempre.

biblia-en-camioneta

LA BIBLIA EN EL TECHO

Después del culto, todos se subieron a la camioneta que los llevaría a casa. Cuando Tomás iba a acomodar a sus hijos en los asientos, puso la Biblia encima de la camioneta, en el techo… ¡y se olvidó que la puso allí!

Era un día de lluvia. Los niños y su mamá rápidamente se sentaron en la camioneta. Tomás era el que manejaba y se sentó al volante. Todos iban felices, cantando los coros que habían aprendido en la iglesia que visitaron.

Encima de la camioneta, ¿qué iba? ¡La Biblia! ¿Piensas que una Biblia puede viajar encima de un auto, que va por una autopista a más 100 kilómetros (65 millas) por hora? Cualquier libro volaría del techo; pero no la Biblia de Tomás.

Después de más de una hora de viaje llegaron a casa. La mamá y los niños entraron corriendo para no mojarse. El papá Tomás buscó su Biblia. ¿Dónde he puesto mi Biblia? se preguntó, y miró debajo del asiento, por si acaso se había caído. ¡Pero no encontró su Biblia!

La Biblia es un gran tesoro. Si alguna vez has perdido tu Biblia sabes que te sientes desesperado por encontrarla. Tomás pensó que la había dejado en la iglesia que visitaron. Su Biblia tenía tapa de cuero y en la portada estaba grabado su nombre: Thomas Cole. ¡Era muy especial!

Muy triste Tomás entró a la casa para preguntar a Carina y los niños si habían visto su Biblia. ¡Nadie la había visto!

la-camioneta-x

Tú sabes donde estaba la Biblia, ¿verdad? Alguien la había estado cuidando todo el tiempo. Esa Biblia sobrevivió un viaje de más una hora en la autopista, con lluvia y viento. Cantidad de autos habían pasado por su lado… Creo que Dios mandó un ángel para que cuidara la Biblia de Tomás.

DIOS CUIDA DE SU PALABRA

Más tarde, cuando Tomás salió para buscar nuevamente su Biblia, ¡cuál no sería su sorpresa cuando vio algo en el techo! Tú ya sabes lo que es; pero él no lo sabía, y casi no pudo creerlo. ¡Encima de la camioneta, en el techo, estaba su Biblia! Mojada y arrugada, ¡pero a salvo!

La Biblia que le regalé a mi yerno Tomás había sobrevivido el viaje en lluvia y tormenta. Asimismo la preciosa Palabra de Dios ha sobrevivido las tormentas de los tiempos.

biblia-que-sobrevivio

Esta es la Biblia que viajó en el techo de una camioneta

A través de las edades Dios ha cuidado de su Palabra. Jesús dijo que el cielo y la tierra pasarán, pero su palabra jamás pasará. Aunque muchos han tratado de destruir la Biblia y su mensaje, sigue tan fuerte y viva como siempre.

¡Cuida tu Biblia como el tesoro más preciso y amado!

Te quiere siempre, Tía Margarita

mateo-24_35

Haz clic para la historia: La Perlita 341-la-biblia-que-sobrevivio

Historia en color: 341-la-biblia-que-sobrevivio-color

Hoja para colorear: 341-la-biblia-hoja

Póster: 341-poster-mateo-24_35

Láminas: biblia-que-sobrevivio-laminas

Actividad: 341-tesoro-precioso-actividad

 

 

 

El mejor recuerdo de las 12 escuelas

Estudié en 12 escuelas, durante 10 años, en 4 países, y en 4 idiomas. Todo comenzó bien. Mis primeros estudios los hice en una escuela alemana. Vivíamos en Chile, donde mis padres eran misioneros. Después fuimos un año a Suecia. Todo siguió bien; pero…

Cuando viajamos a Canadá tuve una de las peores vergüenzas de mi vida. Pasamos medio año en Toronto, camino al Perú.

NIÑA GRANDE EN PRIMER GRADO

En Canadá se habla inglés; nadie en nuestra familia hablaba ese idioma. Yo debería haber ingresado al cuarto grado; pero como no sabía inglés me pusieron en el primer grado, junto con mi hermanita Ingrid.

Los niños se burlaban de mí por ser una niña tan grande y estar solo en primer grado. Conforme fui aprendiendo el idioma me hicieron avanzar, y antes de seguir nuestro viaje al Perú ya estaba en cuarto grado.

School_Canada

En la escuela en Canadá
Soy la niña a la izquierda en la última fila

CUANDO NOS PERDIMOS INGRID Y YO

¿Cuál ha sido el momento de más angustia en mis años de la escuela? Creo que fue el primer día de clases en Canadá cuando Ingrid y yo nos perdimos. Papá nos llevó a la escuela en la mañana y nos mostró el camino. Él confiaba en que podríamos volver a casa sin problemas.

Al salir de la escuela a la hora del almuerzo nos despidieron por otra puerta. Ingrid y yo no nos dimos cuenta de eso y seguimos las instrucciones que Papá nos había dado; pero no llegamos a casa.

Ingrid, que tenía 6 años de edad, empezó a llorar. Yo, como la hermana mayor, de 9 años de edad, sentí mi responsabilidad y me puse valiente, aunque en mi corazón temblaba. Oramos al Señor Jesús pidiendo que nos ayude a encontrar el camino.

Entonces tuvimos la idea de volver a la escuela. Volvimos por las calles en que habíamos pasado. Al llegar comprendimos que teníamos que ir en otra dirección. Felizmente nos encontramos con Papá, que nos buscaba desesperado.

¿Quién crees que recibió un reprimenda? Nuestra mamá le dio un buen jalón de orejas… ¿a quién? Ese es el enigma de la historia. Te dejo pensando para que lo resuelvas.

UNA LECCIÓN IMPORTANTE

Un tiempo estudié en Arequipa, en una escuela mixta. Mi mejor amiga era Susana. Por algún motivo nos peleamos y las niñas de la clase formamos dos bandos: las que apoyaban a Susana y las que me apoyaban a mí. La situación afectó el ambiente en la clase y nuestra profesora quiso obligarnos a amistar; pero un abrazo obligado es tan seco y frío como una roca. Hubo otra maestra que reunió a las niñas y nos habló con amor acerca del compañerismo y el perdón. Allí aprendí una lección importante acerca del valor de la amistad.

EL MEJOR RECUERDO

El mejor recuerdo me ha acompañado toda mi vida. Es un cuadrito no más grande que una libreta de notas; pero tiene un mensaje que abarca todo el universo. ¡Ya verás!

K013 2

El recuerdo es del lugar más extraño donde estudié: Tournavista, en la selva. Como se ve en el dibujo, las casas tenían paredes inclinadas hacia adentro. Eso impedía que la lluvia mojara las cosas, porque las ventanas eran de malla.

La escuela era un internado con unos 50 niños hijos de misioneros. Nuestros padres trabajaban en distintos lugares predicando el evangelio; muchos de ellos entre tribus indígenas de la selva.

Aunque estuve en esa escuela para estudiar, también fui maestra. Enseñaba español a los niños que solo hablaban el inglés. Como recompensa me dieron el cuadrito, pequeño en tamaño, pero grande en mensaje.

CONFÍA EN DIOS… cuando tengas dudas…
cuando tengas poca fuerza. Confía en Dios cuando
simplemente confiar en Él te parezca
lo más difícil de todo.

No hay cosa mejor que confiar en Dios. Tengo muchos recuerdos de las escuelas donde he estudiado. El mejor de ellos es el cuadrito que gané por enseñar español. Toda la vida me ha recordado que puedo confiar en Dios.

¿Qué recuerdos te llevarás por la vida? Es mi deseo que en todo lo que te pase confíes en Dios.

Salmo 34_8

Para tener todos losmateriales que acompañan a esta historia, visita Mis Perlitas:
Un recuerdo para toda la vida

CONFIA EN DIOS

337 Confia en Dios

337 Confia en Dios 2