Los dos deseos de María Elena

María Elena tenía un gran deseo. En realidad, tenía dos deseos. Uno le parecía muy difícil que se cumpliera. Pero a veces lo más difícil se cumple. ¡Lee y verás!

huerfana-y-biblia-co3María Elena era huérfana y vivía en un orfanato. Su gran deseo era que alguien la adoptara. Ella quería tener una familia, como sus compañeras en la escuela. Pero le parecía imposible. Pensaba que no había nadie que quisiera adoptarla.

Su otro deseo era de tener una Biblia propia. Un día que había salido del orfanato a hacer un mandado, vio a un grupo de gente en la plaza. Había un hombre que hablaba y ella quiso escuchar lo que decía.

MARÍA ELENA RECIBE A CRISTO

María Elena nunca antes había oído el mensaje de salvación. El hombre hablaba de Jesús y su amor por nosotros. Ella quedó muy interesada en escuchar cada palabra. Cuando el hombre hizo la invitación para los que quisieran entregar su vida a Jesús y recibirlo como su Salvador, María Elena fue la primera en responder.

Una gran alegría llenó el corazón de María Elena cuando entregó su vida a Jesucristo. Ella era huérfana, pero ahora tenía un Padre en el cielo que la amaba. Fue saltando por la calle para cumplir el mandado. En la mano llevaba un librito que le había regalado el hombre que le habló de Jesús. Evangelio según San Juan decía en la portada. El hombre le había dicho que lo leyera todos los días.

EL DESEO DE TENER UNA BIBLIA PROPIA

Al poco tiempo llegó al orfanato el hombre que María Elena había visto en la plaza. Él vendía biblias y libros cristianos. Ella le dijo que todos los días leía el librito que le había regalado, y que sentía paz y gozo en su corazón.

Entre las biblias que el hombre les mostró a las niñas había una que le gustó mucho a María Elena. Desde ese día ella no pensaba en otra cosa que obtener una de esas biblias. Pero, ¿de dónde sacaría dinero para comprarla?

María Elena empezó a hacer trabajos para ahorrar dinero y así comprar la Biblia. En las noches, antes de dormir, oraba a su Padre celestial y le contaba sus dos deseos: quería ser adoptada en una familia y quería tener una Biblia propia.

LA PAREJA QUE QUERÍA ADOPTAR

Un día, una de las otras niñas del orfanato vino corriendo a contarle a María Elena la última noticia, de que había llegado una pareja que quería adoptar una niña.

–¡Ojalá me escojan a mí! –exclamó la niña, y se fue para avisar a las otras niñas.

¡Cómo quisiera que alguien me adopte! pensó María Elena. Pero como estaba ocupada trabajando en plan de ahorro para comprar una Biblia, no se alistó para ir a ver a los visitantes. Pensaba que no la escogerían.

Todas las niñas se cambiaron de ropa, se peinaron, y se alistaron lo mejor posible para impresionar a la pareja que quería adoptar una niña. Todas… menos María Elena.

Después de entrevistar a las niñas, la directora y los visitantes fueron a la oficina. María Elena estaba barriendo afuera de la puerta y escuchó que los visitantes preguntaron si no había otras niñas además de las que habían visto.

–Sí, hay otra niña que ustedes no vieron. Es una niña buena pero no piensa en otra cosa que la Biblia. Creo que ustedes no quisieran adoptarla –respondió la directora.

Los ojos de María Elena se llenaron de lágrimas porque ella tenía muchos deseos de que alguien la adoptara. Le dolió mucho oír lo que dijo la directora.

Luego María Elena oyó la respuesta de la señora visitante:

–A pesar de lo que usted dice, señora directora, quisiéramos ver a esa niña. Quizá ella sea la niña que buscamos.

SE CUMPLIERON SUS DESEOS

De veras, así resultó. La directora llamó a María Elena. Los visitantes, que eran el señor Maldonado y su esposa, después de conversar con la niña decidieron adoptarla. ¡Qué alegría para ella!

Se cumplió el deseo que a María Elena le había parecido imposible. Lo mejor de todo era que los señores Maldonado amaban al Señor Jesús de todo corazón.

huerfana-y-biblia-coA los pocos días, María Elena se subió al automóvil de los Maldonado. En una maleta llevaba su ropa y en la mano tenía un hermoso regalo que le habían dado sus nuevos padres: ¡una Biblia exactamente como la que había deseado tener!

Se cumplieron sus dos grandes deseos. En las páginas de la nueva Biblia de María Elena, en el Salmo 37, había un versículo que la señora Maldonado había subrayado. La niña recién adoptada abrió su Biblia y lo leyó:

«Deléitate en el SEÑOR, y él te concederá los deseos de tu corazón.»

De nuevo los ojos de María Elena se llenaron de lágrimas; pero eran lágrimas de gozo. ¡Se habían cumplido sus deseos!

Dios conoce también los deseos de tu corazón. ¡Confía en Él!

Para imprimir la historias y las hojas de actividad, haz clic en MIS PERLITAS

 

salmo-34_7

Anuncios

De Ecuador a Suecia: aventuras de un perro callejero

Perro A01 F

El perro callejero llevaba una vida triste y solitaria. Era noble, de buen corazón; pero nadie lo sabía. Su mamá lo había abandonado cuando era pequeño y nadie se había preocupado en darle un hogar. Ni siquiera tenía nombre. Estaba solo y olvidado, abandonado a su suerte.

Nadie había descubierto el corazón de héroe que latía dentro del cuerpo sucio y herido del perro callejero abandonado. Pero un día todo cambió.

Te voy a contar cómo este perro callejero recibió un nombre tan noble y heroico como su buen corazón. No solo un nombre, sino también un hogar y una familia. Más que eso, un pasaporte a nueva patria.

EL MUNDIAL DE AVENTURA

En noviembre del 2014 se realizó en Ecuador el Mundial de Aventura, una maratón de atletismo. Cincuenta equipos de competidores de distintos países se reunieron para caminar, correr, escalar, montar bicicleta de montaña y practicar kayak.

Ecuador queda en el noroeste de Sudamérica. Ubícalo en un mapamundi. Luego busca Suecia, en el norte de Europa. Con una regla traza una línea recta entre ambos países. Es una distancia de 10.551 km [6.562 millas]. Viajar en barco demora un mes. En avión demora 12 horas.

recorrido perro9 F

Suecia participó con un equipo de cuatro atletas, dirigidos por Mikael. Comenzaron con cuatro, ¡pero terminaron con cinco! En la caminata de 40 kilómetros por la selva se les coló el perro callejero sin nombre, sucio y herido.

LA ALBÓNDIGA QUE SELLÓ LA AMISTAD

Hay una leyenda de tiempos antiguos acerca de un rey noble y ejemplar que sacó a su reino de la pobreza y la tiranía. Su nombre era Arthur. El perro callejero se ganó el nombre de ese rey por seguir con lealtad y devoción a los atletas del equipo sueco.

Perro A02 F

Todo comenzó con una albóndiga. Mikael y su equipo se habían detenido para descansar y comer. Entonces se les acercó un perro sucio, maloliente, y lleno de heridas. El perro se veía tan raquítico y hambriento que Mikael le dio una albóndiga, una bola de carne. ¡Qué rico! El perro callejero nunca había probado algo tan delicioso. Inmediatamente decidió que Mikael sería su amigo, y desde ese momento, no se separó de él.

Los atletas siguieron su recorrido, y Arthur fue con ellos. Si alguna vez has estado en la selva sabes que no es fácil abrirse camino entre la espesura de los árboles. Allí llueve mucho y el terreno es barroso. A veces los atletas caminaban en barro hasta las rodillas. ¡Y con ellos estaba Arthur!

Perro A03 F

Cuando les tocó hacer un recorrido de 59 km en kayak, los organizadores dijeron que era prohibido llevar allí a un perro. Mikael dejó a Arthur en la orilla del río; pero el perro de corazón noble no iba a separarse de su nuevo amigo.

Al ver al equipo que se fue en el kayak, Arthur se echó a nadar hasta alcanzarlos. Mikael tuvo que improvisar diferentes técnicas de remo para que Arthur los acompañara. Ni por nada el perro callejero quiso abandonarlos.

146 HORAS DE CARRERA

Después de una semana, de 146 horas de carrera, Arthur y sus nuevos amigos llegaron a la meta. El perro callejero no solo ganó la carrera sino también un amigo y una familia. Mikael decidió adoptarlo y llevarlo a Suecia como su mascota.

Perro A04 F

UN PASAPORTE A SUECIA

Mikael tuvo que hacer muchos trámites para conseguir un pasaporte a Suecia para su nuevo amigo. Cuando a Arthur lo metieron en una jaula y lo pusieron en un depósito, juntamente con cientos de maletas, seguramente pensaba: ¿Qué mal he hecho? ¿Por qué mi nuevo amigo me ha abandonado? Pero no era abandono. Así viajan en avión los perros.

cuarentena 2 F

Después del largo viaje de Ecuador a Suecia, Arthur tuvo que pasar varios meses en cuarentena. ¿Qué es eso? Es aislamiento de la vida común. Había que comprobar que Arthur no tuviera alguna enfermedad que pudiera contagiar a la gente en Suecia. Pero, ¿cómo se le explica eso a un perro?

Al fin llegó el día en que Arthur, el perro callejero del Ecuador, se encontró con su familia en Suecia. El perro que antes vagaba solo y triste, ahora tiene una linda familia. Ya ha aprendido el sueco. «¡Vov, vov!» ladran los perros suecos. «¡Vov, vov!» dice Arthur. Mikael lo quiere tanto que ha escrito un libro acerca de él. ¡El perro Arthur es famoso!

Perro A06 F

UN VERDADERO AMIGO

Las aventuras de Arthur me hacen pensar en nosotros, tú y yo. La Biblia nos enseña a ser buenos amigos.

En todo tiempo ama el amigo, significa ser fiel y leal en las buenas y en las malas. El rey Salomón, que escribió esto, dijo también que el verdadero amigo es más leal que un hermano. Dios te ama y puede ayudarte a ser un buen amigo.

¡Sé fiel y leal, como el perro Arthur!

Poster Prov 1717

Para conseguir todo el material pertinente a esta historia, haz clic aquí.

La niña adoptada dos veces

niña columpio co 2A Marisol le encanta columpiarse. Al elevarse alto, más alto, se olvida de sus penas. En el columpio se siente libre; como si pudiera volar.

Es un día de hermoso. El sol brilla sobre un cielo despejado y los pajaritos trinan sus alegres melodías. Pero Marisol no ve la belleza; está triste y enojada. Está rebelde.

Sus hermanas la llamaban para que juegue con ellas; pero Marisol no quiere jugar.

Últimamente, ella no quiere participar en nada. Y nada le importa. No hace sus tareas en la escuela y tampoco en la casa. La palabra más popular de su vocabulario es: ¡NO!

Marisol vive en un hogar feliz. Sus padres y sus hermanas la quieren. Tiene ropa bonita; tiene juguetes; tiene una cama con una almohada suave; y nunca necesita pasar hambre.

¿Cuál es el problema de Marisol? Hace un tiempo se enteró de que sus padres en realidad no son sus padres y que sus hermanas no son sus hermanas. Esto es lo que la tiene muy enojada. ¡Marisol es adoptada!

LA ADOPCIÓN

¿Qué significa ser adoptado? Cuando alguien te adopta, te recibe en la familia como si fueras un hijo o una hija «de a verdad». Recibes el apellido de tu nuevo papá, tienes los mismos privilegios y responsabilidades que los hijos nacidos en la familia, y tienes derecho a la misma herencia.

Marisol sabe todo esto; pero igual está triste y enojada. Está rebelde. ¿Por qué sus padres la abandonaron? ¿Por qué ella ahora tiene otros padres? ¿Dónde están sus verdaderos padres? Todo esto se le ha hecho un enredo.

UNA NIÑA ESCOGIDA

Cuando Marisol se quejó de se adoptada, su papá le dijo:

–Hijita, yo soy tu papá. Tu mamá y yo te escogimos entre muchos otros niños para que seas nuestra hija. Te amamos.

Eso de haber sido «escogida» es lo que más le molesta. Le parece que es como cuando su mamá va al mercado y escoge entre los melones el que le parece mejor.

–Yo no quiero ser escogida –dice Marisol entre sollozos–. Quiero ser una hija «de a verdad». Quiero vivir con mi familia.

Eso es imposible, porque nadie sabe quiénes son los padres de Marisol. A ella la abandonaron a la puerta de un orfanato y allí es donde fue «escogida».

LA FAMILIA DE DIOS

Un día el papá de Marisol le explicó acerca del amor de Dios, de cómo nos ha escogido para que seamos sus hijos. Todos los que somos de su familia hemos sido adoptados.

Le contó lo que el apóstol Pablo escribió en una carta a los hermanos en Éfeso acerca de la adopción. Antes de que Dios creara el mundo nos «escogió», y decidió que por medio de Jesucristo nos adoptaría como hijos suyos.

LA COSTUMBRE EN ÉFESO

Los hermanos en Éfeso fácilmente comprendieron lo que Pablo les escribió. En Éfeso muchos eran adoptados.

Cuando nacía un niño (o una niña) los padres lo miraban para ver si se quedarían con él. Si no querían criar a su hijo, lo llevaban a un lugar designado fuera de la ciudad y lo dejaban allí; entonces cualquiera podía adoptarlo.

Había leyes para proteger a esos niños. Si alguien adoptaba a un bebé, era para siempre; no podía arrepentirse. Pase lo que pase, un niño adoptado siempre era parte de la familia que lo había adoptado.

Quizás algunos de los que recibieron la carta de Pablo habían sido adoptados, porque sus padres los abandonaron. Ellos entendieron perfectamente el amor de Dios. Si Dios los había adoptado, ¡verdaderamente pertenecían a su familia!

niña columpio caraADOPTADA POR DIOS

¿Será que mamá y papá me quieren «de a verdad»? se preguntaba Marisol. Ella no quería portarse mal; no quería ser rebelde; no quería ser descuidada en la escuela. Pero estaba confundida. ¿Podía aceptar a su familia adoptiva?

Cuando Marisol comprendió que Dios la amaba y quería adoptarla como su hija por medio de Jesucristo, ella «escogió» recibir a Jesús como su Salvador. Marisol ahora puede decirle ¡Abba! ¡Padre! a Dios; esto es como decirle «Papá».

Marisol sigue columpiándose. Alto, más alto; alto, más alto. Todavía es difícil para ella aceptar que es adoptada; aunque sabe que sus padres y sus hermanas adoptivos la aman.

Lo que sí sabe de todo corazón es que Dios la había escogido como su hija. En realidad, ¡ha sido adoptada dos veces!

Efesios 1_4 5

Para imprimir la historia: 

298 La nina adoptada dos veces   298 La nina adoptada dos veces color

Para colorear: 298 Marisol

Actividad: 298 Adopcion Actividad