Los dos deseos de María Elena

María Elena tenía un gran deseo. En realidad, tenía dos deseos. Uno le parecía muy difícil que se cumpliera. Pero a veces lo más difícil se cumple. ¡Lee y verás!

huerfana-y-biblia-co3María Elena era huérfana y vivía en un orfanato. Su gran deseo era que alguien la adoptara. Ella quería tener una familia, como sus compañeras en la escuela. Pero le parecía imposible. Pensaba que no había nadie que quisiera adoptarla.

Su otro deseo era de tener una Biblia propia. Un día que había salido del orfanato a hacer un mandado, vio a un grupo de gente en la plaza. Había un hombre que hablaba y ella quiso escuchar lo que decía.

MARÍA ELENA RECIBE A CRISTO

María Elena nunca antes había oído el mensaje de salvación. El hombre hablaba de Jesús y su amor por nosotros. Ella quedó muy interesada en escuchar cada palabra. Cuando el hombre hizo la invitación para los que quisieran entregar su vida a Jesús y recibirlo como su Salvador, María Elena fue la primera en responder.

Una gran alegría llenó el corazón de María Elena cuando entregó su vida a Jesucristo. Ella era huérfana, pero ahora tenía un Padre en el cielo que la amaba. Fue saltando por la calle para cumplir el mandado. En la mano llevaba un librito que le había regalado el hombre que le habló de Jesús. Evangelio según San Juan decía en la portada. El hombre le había dicho que lo leyera todos los días.

EL DESEO DE TENER UNA BIBLIA PROPIA

Al poco tiempo llegó al orfanato el hombre que María Elena había visto en la plaza. Él vendía biblias y libros cristianos. Ella le dijo que todos los días leía el librito que le había regalado, y que sentía paz y gozo en su corazón.

Entre las biblias que el hombre les mostró a las niñas había una que le gustó mucho a María Elena. Desde ese día ella no pensaba en otra cosa que obtener una de esas biblias. Pero, ¿de dónde sacaría dinero para comprarla?

María Elena empezó a hacer trabajos para ahorrar dinero y así comprar la Biblia. En las noches, antes de dormir, oraba a su Padre celestial y le contaba sus dos deseos: quería ser adoptada en una familia y quería tener una Biblia propia.

LA PAREJA QUE QUERÍA ADOPTAR

Un día, una de las otras niñas del orfanato vino corriendo a contarle a María Elena la última noticia, de que había llegado una pareja que quería adoptar una niña.

–¡Ojalá me escojan a mí! –exclamó la niña, y se fue para avisar a las otras niñas.

¡Cómo quisiera que alguien me adopte! pensó María Elena. Pero como estaba ocupada trabajando en plan de ahorro para comprar una Biblia, no se alistó para ir a ver a los visitantes. Pensaba que no la escogerían.

Todas las niñas se cambiaron de ropa, se peinaron, y se alistaron lo mejor posible para impresionar a la pareja que quería adoptar una niña. Todas… menos María Elena.

Después de entrevistar a las niñas, la directora y los visitantes fueron a la oficina. María Elena estaba barriendo afuera de la puerta y escuchó que los visitantes preguntaron si no había otras niñas además de las que habían visto.

–Sí, hay otra niña que ustedes no vieron. Es una niña buena pero no piensa en otra cosa que la Biblia. Creo que ustedes no quisieran adoptarla –respondió la directora.

Los ojos de María Elena se llenaron de lágrimas porque ella tenía muchos deseos de que alguien la adoptara. Le dolió mucho oír lo que dijo la directora.

Luego María Elena oyó la respuesta de la señora visitante:

–A pesar de lo que usted dice, señora directora, quisiéramos ver a esa niña. Quizá ella sea la niña que buscamos.

SE CUMPLIERON SUS DESEOS

De veras, así resultó. La directora llamó a María Elena. Los visitantes, que eran el señor Maldonado y su esposa, después de conversar con la niña decidieron adoptarla. ¡Qué alegría para ella!

Se cumplió el deseo que a María Elena le había parecido imposible. Lo mejor de todo era que los señores Maldonado amaban al Señor Jesús de todo corazón.

huerfana-y-biblia-coA los pocos días, María Elena se subió al automóvil de los Maldonado. En una maleta llevaba su ropa y en la mano tenía un hermoso regalo que le habían dado sus nuevos padres: ¡una Biblia exactamente como la que había deseado tener!

Se cumplieron sus dos grandes deseos. En las páginas de la nueva Biblia de María Elena, en el Salmo 37, había un versículo que la señora Maldonado había subrayado. La niña recién adoptada abrió su Biblia y lo leyó:

«Deléitate en el SEÑOR, y él te concederá los deseos de tu corazón.»

De nuevo los ojos de María Elena se llenaron de lágrimas; pero eran lágrimas de gozo. ¡Se habían cumplido sus deseos!

Dios conoce también los deseos de tu corazón. ¡Confía en Él!

Para imprimir la historias y las hojas de actividad, haz clic en MIS PERLITAS

 

salmo-34_7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s