Iqbal, el niño mártir

NIÑO MARTIR CO ¿Qué es un mártir? Un mártir es alguien que sufre persecución y muerte por defender una causa. En la Biblia tenemos la historia de Esteban, el primer mártir cristiano. Él murió por defender la causa del evangelio de Jesucristo. Lee su historia en el libro de Hechos, capítulos 6 y 7.

Iqbal es un niño mártir de nuestros días. Él murió porque defendía la causa de los niños obreros. Hay 218 millones de niños obreros en el mundo. Parece increíble, ¿verdad? Iqbal llegó a ser uno de esos niños, y defendió su causa. Han pasado 20 años desde su muerte.

UN NIÑO DE PAQUISTÁN

Iqbal nació en Muridke, un pueblo rural a las afueras de Lahore, en Paquistán. ¿Has oído hablar de Paquistán, uno de los muchos países de Asia? Búscalo en un mapa. Está al norte de la India y al sur de Afganistán.

A Iqbal le pasó como a muchos niños alrededor del mundo. Poco tiempo después que nació, su padre abandonó a la familia. Su madre trabajaba haciendo limpieza en casas; pero lo que ganaba no era suficiente para mantener a la familia.

ENCADENADO A UN TELAR

Cuando Iqbal tenía cuatro años de edad, su madre lo vendió. Eso les pasaba a muchos niños en su país. Un hermano mayor de Iqbal se iba a casar y la familia necesitaba dinero. La madre tomó un préstamo del dueño de una fábrica y a Iqbal te tocó pagar el préstamo.

Iqbal era un niñito y debería haber estado jugando en su casa con sus hermanos, recibiendo el amor y el cuidado de su madre. Pero el pobre Iqbal tenía que trabajar de 12 a 14 horas al día. Lo encadenaban a un telar para que trabajara en hacer alfombras. Lo trataban muy mal y le daban muy poca comida.

La deuda de la familia fue creciendo, porque tomaron más dinero prestado, y nuestro amiguito Iqbal tuvo que seguir trabajando. Imagínate cómo sería pasar toda tu niñez encadenado a un telar, en una fábrica donde hacía sumo calor y donde no se respiraba aire puro.

LOS DERECHOS DEL NIÑO

¿Sabías que los niños tienen derechos? Sí, los niños tienen derechos. Uno de esos derechos es que un niño sea protegido contra cualquier forma de explotación que perjudique su salud y su educación. Pero muchas veces no se respeta los derechos del niño.

Iqbal estaba siendo explotado por el dueño de la fábrica y no podía hacer nada para defenderse. Hasta que un día . . .

IQBAL FUE PROTEGIDO

Hay organizaciones que defienden los derechos del niño. Un día, cuando Iqbal tenía diez años de edad, pasó algo maravilloso. Alguien interesado en defender a los niños obreros ayudó a Iqbal a escapar de la fábrica. Este niño, que había trabajado como esclavo desde pequeño, fue protegido en una escuela.

Allí Iqbal aprendió a leer y a escribir. También aprendió acerca de las leyes que protegen a los niños. En Paquistán tenían esas leyes pero no se cumplían.

Otros niños siguieron el ejemplo de Iqbal y se escaparon de las fábricas donde tenían que trabajar 12 horas al día y donde no les daban suficiente comida.

Iqbal se dedicó a trabajar arduamente para defender la causa de los niños que eran esclavizados y explotados. Pronto los empresarios empezaron a amenazar a Iqbal y su familia. Pero Iqbal no se intimidó.

Cuando tenía doce años de edad viajó a Suecia y a los Estados Unidos para hablar en favor de esta causa.

EL PRECIO DE IQBAL

El 16 de abril de 1995, Iqbal iba montando en bicicleta cuando le dispararon desde un vehículo que pasó a su lado. Las heridas fueron tan graves que le causaron la muerte. Los vecinos que vieron lo que pasó, afirmaron que Iqbal había sido abaleado por alguien contratado por las empresas que él estaba denunciando debido a la explotación. Fue así que Iqbal llegó a ser mártir.

¿Cuántos miles de dólares crees que le pagaron a la madre de Iqbal por su hijo? Debían haberle pagado un millón, ¿no te parece? ¡Un niño vale mucho más que eso! Pero Iqbal fue vendido por 16 dólares para que trabajara en una fábrica de alfombras. Averigua cuánto vale un dólar en tu país y multiplícalo por 16. ¿Cuánto fue el precio de venta en la moneda de tu país?

MÁRTIRES CRISTIANOS

Esteban de la Biblia murió por defender el evangelio. Hoy también hay hombres y mujeres que mueren por la misma causa. También hay niños mártires. Juntamente con sus padres son abaleados, porque tal como Esteban, prefieren morir que negar el nombre de Jesucristo.

Esteban orando

Jesús dijo que somos dichosos al ser perseguidos por causa de la justicia.

Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece.

Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias.

Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a ustedes. Mateo 5:10-12 NVI

Quizá tú has sido perseguido por causa del evangelio. Iqbal luchó contra la explotación de los niños. Esa fue una causa noble.

Pero la causa más noble es la de la justicia de Jesús. Gózate si sufres por el nombre de Jesús y su evangelio.

¿Estás dispuesto a defender el nombre de Jesús y la causa del evangelio, aunque te cueste la muerte?

Para imprimir la historia: 265 Iqbal el nino martir color

 

Anuncios