Sanidad del general Naamán

En Siria vivía un poderoso general; era valiente y muy estimado por el rey. Pero tenía un grave problema porque era leproso. Una niña que él había traído de Israel en uno de sus viajes de conquista, al ver el sufrimiento de Naamán, le habló a la esposa de su amo acerca del profeta Eliseo.

El testimonio de la niña resultó en que Naamán viajó a Israel para buscar alivio de su sufrimiento. El rey de Siria mandó una carta al rey de Israel, en que le pedía que sanara a Naamán.

«Yo no puedo sanar a nadie –exclamó el rey–. Seguramente el rey de Siria está buscando una razón para hacer guerra contra nosotros».

La preocupación del rey llegó a oídos del profeta Eliseo, que mandó a decir al rey que mandara a Naamán a su casa; pero no salió a recibir al general sirio sino simplemente le mandó a decir que se zambullera siete veces en el río Jordán.

El general Naamán se puso furioso. «¡Cómo es posible que Eliseo me pida que me zambulla en el sucio río Jordán! –dijo éste–. En mi tierra hay ríos mucho más limpios».

Sus criados lo convencieron para que hiciera lo que mandó a decir Eliseo. Es posible que lo hiciera de mala gana, no lo sabemos. Una… dos… tres… cuatro… cinco… seis… veces se zambulló en el Jordán, ¡y no pasó nada!

Pero la séptima vez… ¡sucedió el milagro! ¡Naamán salió del agua completamente sano!

Naamán se libró de la lepra; pero muy pronto su lepra se le pega a otro individuo, como castigo por la codicia. Eliseo lanza la sentencia a Giezi: «La lepra de Naamán se te pegará a ti, y no solo a ti, sino también a tus hijos y a tus nietos». Por su engaño y mentira, él y su familia tuvieron que sufrir para siempre la enfermedad de la que se libró el general Naamán.

En 2 Reyes capítulo 5 hay estos dos escenarios: la milagrosa sanidad de Naamán y el triste castigo de Giezi, que afectó a su descendencia para siempre. Hay inspiración para actuar con fe y advertencia sobre las consecuencias del pecado.

¡Que Dios bendiga a cada maestro y alumno! Glorifiquemos al Señor en todo momento y en todo lo que hagamos. Dios tiene un plan para cada uno. Busquemos siempre cumplir su voluntad.

La Perlita 542

Historia:  La sanidad de un general

Historia en color: La sanidad de un general Color

Para colorear 2 por hoja:  Naamán   A4: Naamán A4

Para colorear 1 por hoja: Naamán Grande

Poster: Poster Salmo 103:2,3

Tarjetas bíblicas:  TB Salmo 103:2,3   A4: TB Salmo 103:2,3 A4

Láminas:  COLOR         GR: GRISES           B/N: B/NEGRO

Multimedia PPT: La sanidad de un general PDF: La sanidad de un general

Instrucciones: Instrucciones WORD PDF: Instrucciones PDF

Actividad 2 por hoja:   Naamán    A4:  Naamán A4

Actividad 1 por hoja: Naamán Grande

Respuestas:

Hospitalidad de la sunamita

Tengo un hermoso recuerdo de hospitalidad de mi primer viaje misionero. A los 13 años acompañé a mi padre en un viaje al interior de la selva peruana, a la parte que queda al pie de la cordillera y que le dicen montaña. El viaje nos llevó por senderos serpenteantes, con mucho lodo debido a lluvias.

Recuerdo de mi viaje a Cedruyo en Junín, Perú

Era tarde cuando al fin llegamos al pueblito donde mi padre iba a dar enseñanza. Estábamos cansados y pedimos un poco de agua caliente para lavarnos el lodo de los pies. La hermanita que nos trajo el agua con todo amor se ofreció a lavarnos los pies. Para mí no fue difícil aceptar su oferta pero mi padre sintió vergüenza de que alguien le lavara los pies. A mí me quedó muy grabada esa muestra de hospitalidad.

Lo cual me recuerda una muestra de hospitalidad que tuvo mi padre en uno de sus viajes misioneros en Suecia. Cuando le pidió a la anciana que lo hospedó un poco de agua tibia para cepillarse los dientes, con todo amor ella le ofreció su cepillo. «Si usted no tiene cepillo –le dijo–, con mucho gusto le presto el mío».

Si mi padre estuviera aquí pudiera contarnos muchas anécdotas de su larga vida misionera y las personas que lo hospedaron en sus viajes. Pero ya acabó su carrera.

La historia de hoy es de un «misionero» de épocas remotas, que viajaba por los polvorientos caminos de Israel, aquel profeta que de vez en cuando llegaba a Sunem y recibía hospedaje en casa de una mujer bondadosa. Tal fue la hospitalidad de esta mujer que le construyó una habitación.

Hospitalidad de la sunamita



La generosidad de la mujer trajo beneficios inesperados.
Lee la historia de Eliseo y la sunamita en 2 Reyes 4:8-37.

El escritor de Hebreos nos exhorta a no olvidarnos de la hospitalidad. Algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles.

OREMOS POR CRISTINA

Les pido que oremos por Cristina, que tiene una infección respiratoria. Cristina es mi mano derecha. Ella hace las actividades en cada Perlita y me ayuda con los multimedia. Si no fuera por ella no tendríamos las manualidades en Caja de Ideas.

Agradezco de todo corazón a Dios por tan fiel colaboradora.

Seamos hospitalarios. Mostremos amor y preocupación por nuestro prójimo.

La Perlita 541

Historia: 541 Milagros en Sunem

Historia en color: 541 Milagros en Sunem

Para colorear 2 por hoja: Hospitalidad      A4: Hospitalidad A4

Para colorear 1 por hoja: Hospitalidad Grande

Poster: Poster Hebreos 13:2

Tarjetas bíblicas: Hebreos 13:2       A4: Hebreos 13:2 A4

Láminas:  COLOR         GR: GRISES           B/N: B/NEGRO

Multimedia PPT:  Milagros en Sunem     PDF:  Milagros en Sunem

Instrucciones WORD: 541 Multimedia Instrucciones PDF: Instrucciones PDF

Actividad 2 por hoja: Hospitalidad       A4: Hospitalidad A4

Actividad 1 por hoja: Hospitalidad Grande

Respuesta:

La viuda y el milagro del aceite

Imagina que eres una madre que acaba de enviudar. Tu finado esposo ha dejado deudas y el acreedor viene con una horrible amenaza. Si no pagas lo que le debes se llevará a tus hijos como esclavos.

Eso le pasó a una mujer en tiempos del profeta Eliseo. ¡Qué situación desesperante! No tiene con qué pagar la deuda y ni por nada quiere que se llevan a sus hijos.

¿Qué hizo esta mujer? Hizo lo mejor que podemos hacer en cualquier situación: buscar la ayuda de Dios. Para ella significó clamar al profeta por ayuda.

«¿Qué tienes en casa?», le preguntó al profeta. Con lo poco que ella tenía Dios hizo un gran milagro. Pero ella y sus hijos tuvieron que ejercitar su fe y reunir vasijas; «no pocas», le dijo el profeta. De la cantidad de vasijas que ella pidió prestadas dependió el tamaño del milagro. Cuantas más vasijas reuniera, tanto más aceite recibiría. Pienso que cuando dejó de fluir el aceite porque ya no había vasijas, se dio cuenta de que si se hubiera esforzado un poco más habría más aceite.

«¿Qué hago con el aceite?», le preguntó el profeta. La solución era que se hiciera comerciante. Le tocó vender el aceite. Con las ganancias pagó la deuda que había dejado su esposo y de lo que sobró vivirían ella y sus hijos.

 Semilla de amor

Me inspira esta historia. Con nuestro esfuerzo y la bendición de Dios no hay límite a lo que podemos experimentar. Me ha servido de ejemplo en el ministerio de «Semilla de amor», de cómo Dios puede multiplicar el más pequeño acto de amor. Te invito a leer mi testimonio.

Padre de huérfanos y defensor de viudas… eso fue Dios para esa mujer y sus hijos. Hace 13 años desde que quedé viuda. Yo me aferro a esta promesa de que Dios es «defensor de viudas». Confío plenamente en su cuidado y protección.

El Padre celestial cuida también de ti.

La Perlita 540

Historia: El milagro del aceite

Historia en color: El milagro del aceite color

Para colorear 2 por hoja: El milagro      A4: El milagro A4

Para colorear 1 por hoja: El milagro Grande

Poster: Poster Salmo 68:5

Tarjetas bíblicas: Salmo 68:5     A4: Salmo 68:5 A4

Láminas:  COLOR         GR: GRISES           B/N: B/NEGRO

Multimedia PPT: El milagro del aceite     PDF: El milagro del aceite

Instrucciones WORD: Multimedia Instrucciones    PDF: Multimedia Instrucciones

Actividad 2 por hoja: El milagro     A4: El milagro A4

Actividad 1 por hoja: El milagro

Respuesta:

Una herencia espiritual

Elías estaba triste y cansado. Después de la gran victoria en el monte Carmelo, en que cayó fuego del cielo, había caminado muchos días para escapar de la reina que amenazaba con matarlo. Estaba sentado en una cueva meditando en los pecados del pueblo de Israel. Pensaba que era el único que servía a Dios en Israel, y que ahora la reina lo buscaba para matarlo.

Pero no era el único. Había siete mil personas que no habían adorado al falso dios Baal. ¡Qué sorpresa para Elías cuando el Señor se lo reveló! Ya no tenía que sentirse solo y abandonado. ¡Había bastante gente que servía a Dios!

«Regresa de donde viniste –le dijo Dios–, porque tengo un trabajo importante para ti.»

¿Qué trabajo importante? Elías debía ir a  Abel-mehola. Allí estaba el hombre que Dios había elegido para que lo sucediera como profeta.

Seis semanas caminó para volver a la tierra de Israel. Allí encontró a Eliseo que araba con doce yuntas de bueyes. Elías se acercó y le echó su manto encima, como señal de que éste debía seguirlo y servir al Señor como profeta.

Siempre hay un «manto» para la siguiente generación. Cuando las fuerzas de los mayores menguan, Dios tiene jóvenes fuerte y vigorosos para que levanten el manto y lleven adelante la obra de Dios.

Al subir al cielo Elías dejó caer su manto. Eliseo lo alzó y fue a pararse junto al río Jordán. «¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías?», gritó con toda su fuerza; y golpeó las aguas con el manto.

En ese momento, las aguas del río se partieron en dos, y Eliseo cruzó al otro lado en seco.

Los jóvenes profetas que habían estudiado en la escuela de Elías vieron lo que pasó. Asombrados dijeron: «El espíritu de Elías se ha posado sobre Eliseo».

Lee acerca de la partida de Elías en 2 Reyes capítulo 2.

Como sierva del Señor de la tercera edad es mi gran deseo dejar una herencia espiritual a la siguiente generación. El espíritu de Elías se posó sobre Eliseo, es decir que Eliseo siguió en los pasos de su mentor y maestro. Los jóvenes profetas lo reconocieron. El poder que ejercía Elías se había posado en Eliseo.

Queridos maestros, dejemos una herencia espiritual a nuestros alumnos. Quizá Dios nos guíe a tener lo que solemos llamar un «Timoteo», alguien a quien entrenemos de forma especial para que siga en nuestros pasos.

Eliseo pidió que Elías le diera una doble porción de su espíritu. Así fue. Hubo 10 milagros en la vida de Elías y 20 milagros en la vida de Eliseo. En las siguientes semanas veremos 5 de esos milagros.

Lee y medita en 2 Reyes 2 al 8 en preparación para estas lecciones. Es extraordinario ver el poder de Dios que obró en la vida de Eliseo. Nosotros también podemos pedir esa «doble porción». Dios es el mismo y puede obrar maravillas también en nuestra vida.

La Perlita 539

Historia: Eliseo y el manto de Elías

Historia en color: Eliseo y el manto de Elías color

Para colorear 2 por hoja:  Eliseo   A4:  Eliseo   A4

Para colorear 1 por hoja:  Eliseo   Grande

Poster: Poster 2 Reyes 2:15

Tarjetas bíblicas: 2 Reyes 2:15       A4:  2 Reyes 2:15  A4

Láminas:  COLOR         GR: GRISES           B/N: B/NEGRO

Multimedia PPT:  Eliseo y el manto de Elías   PDF:  Eliseo y el manto de Elías

Instrucciones WORD:  Instrucciones           PDF:  Instrucciones

Actividad 2 por hoja:  Eliseo       A4:  Eliseo  A4

Actividad 1 por hoja:  Eliseo  Grande

Respuesta:

Elías ora por lluvia

¿Has orado que llueva o que no llueva? Tal vez para un paseo al campo pediste que no llueva. Esa no fue una situación catastróficas; pero la oración por lluvia de la historia de hoy era de vida o muerte. ¡No había llovido por tres años y medio!

El profeta Elías subió la monte Carmelo y se postró en tierra con su rostro entre las rodillas. Años antes había orado que no llueva; ahora Elías oraría por lluvia. Seis veces mandó a su criado a que mirara hacia el mar, sin que éste viera nada. La séptima vez vio una pequeña nube como la palma de una mano. Esa era la señal de que había sido respondida su oración y vendría lluvia.

¡Y llovió! «Hubo una gran lluvia», dice la Palabra.

El Señor grande y poderoso responde a nuestras oraciones. ¡Qué gran privilegio es poder dirigirnos al Dueño y Señor del universo como nuestro Padre. Y al acercarnos a su presencia podemos sentir como si «Él y yo» somos los únicos en el mundo. Así lo siento yo y sin duda tú sientes lo mismo. Es un contacto tan personal e íntimo, y pensar que miles y millones a la vez tienen ese mismo contacto. Es increíble y maravilloso.

Elías oró, y no llovió.
Elías oró, ¡y llovió!

No era un súper hombre, tenía debilidades como las nuestras; pero sabía orar.

Oró fervientemente que no lloviera, y no llovió por tres años y medio.
Volvió a orar, ¡y llovió a torrentes!

Que Dios nos ayude a tener esa fe sincera. Sea lo que sea que necesites, confía en nuestro amado y poderoso Dios.

Lee Juan 16:24. Hay un motivo de que Dios quiere responder a nuestras oraciones; quiere que nuestro gozo sea completo. Así como nosotros, como padres terrenales, queremos la felicidad de nuestros hijos, nuestro Padre celestial quiere que sus hijos sean felices.

Para mí la felicidad más grande es entregar mi amor, mi tiempo, y mis talentos al servicio de mi Salvador. ¿Qué te hace feliz?

«El gozo del Señor es nuestra fortaleza.» (Nehemías 8:10)

Siento mucho que la semana pasada no subí una Perlita. Tuve cirugía en mi ojo izquierdo; luego me toca en el otro ojo. Motivo: cataratas. Parece que después no tendré que usar lentes, algo que he hecho por más de 60 años. Me parece extraño. Gracias a Dios por la tecnología.

En 2 Reyes capítulo 2 está la historia de hoy.

La Perlita 538

Historia:  Elías ora por lluvia

Historia en color:  Elías ora por lluvia color

Para colorear 2 por hoja:  Elías pide lluvia     A4:  Elías pide lluvia A4

Para colorear 1 por hoja:  Elías pide lluvia

Poster: Poster Santiago 5:17,18

Tarjetas bíblicas:  Santiago 5:17,18     A4:  Santiago 5:17,18 A4

Láminas:  COLOR         GR: GRISES           B/N: B/NEGRO

Multimedia PPT:  Elías ora por lluvia      PDF:  Elías ora por lluvia PDF

Instrucciones WORD: 538 Multimedia Instrucciones PDF: 538 Instrucciones

Actividad 2 por hoja:  Elías pide lluvia        A4:   Elías pide lluvia A4

Actividad 1 por hoja:  Elías pide lluvia Grande

Respuesta:

Dios manda fuego del cielo

He pasado los últimos días con un clamor en mi corazón de que Dios mande fuego del cielo, como hizo en el encuentro que Elías tuvo con los profetas de Baal. Por supuesto, no en forma literal sino en sentido espiritual, como en el día de Pentecostés cuando vino el Espíritu Santo.

 Veamos algunos pasajes relacionados con el Espíritu Santo:

Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego… Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

Lucas 3:16; Hechos 1:5

 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? 38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.

Hechos 2:37-39

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Hechos 2:1-4

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Hechos 4:41

Hablar con denuedo significa hacerlo abiertamente, con valentía, sin temor, con confianza.

Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo… Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.

Hechos 9:31; 13:52

Desde que empecé a trabajar con la historia para esta Perlita, acerca del desafío que lanzó Elías a los profetas de Baal para pedir que Dios mande fuego para el sacrificio, he estado pidiendo: «Manda fuego, Señor».

1 Reyes 18: 18-40. Fue algo muy dramático. Los falsos profetas clamaron a su dios —gritaron frenéticamente y se sajaron con cuchillos hasta que chorreaba la sangre— sin resultado. Elías hizo una sencilla oración de fe y cayó fuego del cielo.

Mi oración es que caiga sobre nosotros el fuego del Espíritu Santo. Chicos y grandes necesitamos el fuego purificador del Espíritu en nuestras vidas.

Cuando el Espíritu Santo vino sobre los discípulos en Jerusalén fueron llenos de poder y hablaron en nuevas lenguas. Además, hablaban con valentía la palabra de Dios. Se extendió el evangelio y la iglesia crecía por millares.

La descripción que nos da Lucas, el escritor del libro de Hechos, es que «los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo». Creo que eso es lo que Jesucristo desea para su Iglesia también hoy.

El don del Espíritu Santo no era solamente para aquellos primeros discípulos, como lo explicó el apóstol Pedro: «Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare» (Hechos 2:39). ¡Es para nosotros también!

Con toda confianza pido a Dios que mande fuego. Que sea esta nuestra oración, para nosotros y los niños. Abre tu corazón y tu vida para recibir todo lo que el Espíritu Santo quiere darte. Su bautismo, su poder, es para fortalecer tu vida y para que proclames con valentía la palabra del Señor.

Seguiré orando para que el Señor mande fuego, para que tu vida sea renovada y fortalecida.

En Caja de Ideas tenemos sugerencias para hacer tarjetas para el Dia del Padre.

La Perlita 537

Historia: Dios responde con fuego

Historia en color:  Dios responde con fuego

Para colorear 2 por hoja:  Fuego del cielo   A4:  Fuego del cielo  A4

Para colorear 1 por hoja:  Fuego del cielo  Grande

Poster: Poster 1 Reyes 18:39

Tarjetas bíblicas:  1 Reyes 18:39   A4:  1 Reyes 18:39 A4

Lección bíblica: Fuego del cielo

Láminas:  COLOR         GR: GRISES         B/N: B/NEGRO

Multimedia PPT:  Fuego del cielo      PDF:  Fuego del cielo

Actividad 2 por hoja:  Fuego del cielo   A4:  Fuego del cielo A4

Actividad 1 por hoja:  Fuego del cielo

Respuesta: las palabras que no se usan son: agua y otro.

Milagros en Sarepta

Servimos a un Dios de milagros. Grandes y extraordinarios milagros tenemos registrados en la Biblia; pero allí no acabaron. ¡Dios sigue haciendo milagros!

El milagro más grande es la preciosa salvación en Cristo. En realidad, cada día es un milagro de protección y provisión.

El primer milagro que recuerdo en mi vida fue cuando Dios me sanó de un problema de alergias que cubrían mi cuerpo. Mi madre tenía que envolverme con vendas para que no me rascara las ronchas. ¡Qué alivio cuando mi piel quedó limpia!

Otro milagro de sanidad también tuvo que ver con alergias; esa vez eran alimentos que mi cuerpo rechazaba. No olvido la alegría que sentí cuando pude comer todos los alimentos sin problemas.

No he visto un milagro de multiplicación como la viuda de Sarepta ni he visto un muerto resucitado. Los que siguieron a Jesús vieron esos milagros. ¿Qué milagros has visto en tu vida?

¿Necesitas un milagro? Dios es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Podemos confiar en su amor y poder lo mismo hoy que ayer, y mañana no será diferente. ¡Alabado sea su nombre!

Lee 1 Reyes 17 y alimenta tu alma con fe.

Al momento de escribir esto acabo de recibir un gran milagro. Esta semana me engañaron feamente y me dejaron con una deuda grandísima. Acabo de llamar a mi tarjeta de crédito y van a perdonar esa deuda a la vez que me darán otra tarjeta. ¡Un gran milagro!

Si piensas que es poca cosa, pregúntale a Cristina. Yo ya le había dicho que no podríamos trabajar porque no tendría dinero para pagarle su sueldo. Con razón quiso llorar cuando le dije que el problema estaba solucionado.

Con mayor confianza te digo: confía en el Señor. Dios multiplicó la harina y el aceite en casa de la viuda para que durante el tiempo de hambruna su siervo estuviera bien alimentado, y a la vez la viuda y su casa.

Dios te bendiga sobremanera. Saludos a los niños.

La Perlita 536

Historia: 536 Milagros en Sarepta

Historia en color: 536 Milagros en Sarepta color

Para colorear 2 por hoja: La viuda     A4: La viuda A4

Para colorear 1 por hoja: La viuda Grande

Poster: Poster 1 Reyes 17:15

Tarjetas bíblicas: 1 Reyes 17:15     A4: 1 Reyes 17:15 A4

Láminas:  COLOR         GR: GRISES           B/N: B/NEGRO

Multimedia PPT: Milagros en Sarepta      PDF: Milagros en Sarepta PDF

Actividad 2 por hoja: La viuda     A4: La viuda A4

Actividad 1 por hoja: La viuda Grande

Respuesta: SIEMPRE QUE OBEDECEMOS AL SEÑOR
PODEMOS CONTAR CON SU BENDICIÓN

Samuel, siervo fiel

Hermosa respuesta la de Samuel cuando Dios lo llamó: «Habla, Señor, que tu siervo escucha». Esa debiera ser siempre nuestra actitud.

Samuel fue siervo fiel toda su vida. «Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová» (1 Samuel 3:20). ¡Qué hermoso testimonio!

A través de los tiempos ha habido muchos siervos fieles, desde Moisés y Caleb, mencionados en la Biblia: «No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa» (Números 12:7); «Caleb hijo de Jefone… ha seguido fielmente a Jehová» (Deuteronomio 1:36), hasta los miles de mártires que conocemos a través de la historia de la Iglesia.

En su carta a los colosenses Pablo menciona tres siervos fieles: «Epafras, nuestro consiervo amado, que es un fiel ministro de Cristo para vosotros» (1:7); «Tíquico, amado hermano y fiel ministro y consiervo en el Señor» (4:7); y «Onésimo, amado y fiel hermano» (4:9).

El Señor busca seguidores fieles:

Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo; el que ande en el camino de la perfección, éste me servirá… Amad a Jehová, todos vosotros sus santos; a los fieles guarda Jehová, y paga abundantemente al que procede con soberbia.

Salmos 101:6, 31:23

Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

1 Corintios 4:2

Tenemos la hermosa promesa si somos fieles: «Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida» (Apocalipsis 2:10).

Esta promesa siempre me ha llamado la atención: «Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo» (2 Timoteo 2:13).

Es un hermoso consuelo saber que aunque somos infieles, Dios permaneces fiel. Cuando caemos, nos levanta; cuando fallamos, nos restaura; cuando lloramos, nos consuela; sea cual sea nuestra circunstancia; Él es nuestro amado y fiel Redentor.

Enseñemos a los niños sobre la importancia de ser fieles. Como Samuel respondió al llamado de Dios: «Habla, Señor, que tu siervo escucha», hay una forma de abrir nuestro corazón a Él al leer su Palabra: «Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley» (Salmo 119:18). Dios nos habla a través del mensaje de la Biblia.

Llega tarde esta Perlita pero es algo fuera de mi control. A veces hay problemas con la Internet y eso es lo que pasó. Gracias a Dios que nunca hay interrupción en la comunicación con Dios, a no ser que nosotros dejemos de comunicarnos.

Dios bendiga a cada uno. Saludos y abrazos para los niños.

La Perlita 535

Historia: Un mensaje a medianoche

Historia en color:  Un mensaje a medianoche color

Para colorear 2 por hoja:  Samuel Hoja    A4:  Samuel Hoja A4

Para colorear 1 por hoja:  Samuel Hoja grande

Poster: Poster 1 Samuel 3:10

Tarjetas bíblicas:  1 Samuel 3:10     A4:  1 Samuel 3:10 A4

Láminas:  COLOR         GR: GRISES           B/N: B/NEGRO

Multimedia PPT:  Dios llama a Samuel       PDF:  Dios llama a Samuel PDF

Instrucciones: INS WORD Multimedia Ins PDF: INS PDF

Actividad 2 por hoja:  Samuel Actividad     A4:  Samuel Actividad A4 

Actividad 1 por hoja:  Samuel Actividad grande

Respuesta: al igual que Samuel también sirve a Dios desde niño

El Samuelito de Ana

La historia de hoy tiene un significado especial para mí. Ana de la Biblia y el hijo que recibió como respuesta a su oración me trae recuerdos de mi niñez cuando yo pedí a Dios un «Samuelito».

Ana estaba triste. Ella lloraba porque no tenía hijos. Su esposo Elcana hacía lo posible por consolarla; pero no se dejaba consolar.

«¿No valgo yo más que diez hijos para ti?», le preguntó. No obstante su amor, Ana deseaba tener hijos. Entonces hizo algo bueno, en realidad, lo mejor. Decidió pedirle a Dios que le diera un hijo. Ya se había cansado de llorar y decidió que era mejor orar.

Yo no estaba triste ni lloraba. Tenía dos hermanas y un hermano; pero tenía un profundo deseo de tener otro hermanito. Hice como Ana; decidí orar. Cada noche le pedí a Dios un hermanito. Cuando mis padres nos avisaron que un hermano o hermana venía en camino, grité de alegría. ¡Dios había contestado mi oración!

El hermano que le pedí al Señor

«Jehová de los ejércitos, si me dieras lo que más deseo en la vida, un hijo varón, yo lo dedicaré para que te sirva todos los días de su vida». Así oró Ana.

Pasaron unos meses y algo empezó a suceder en el cuerpo de Ana. La respuesta a su oración estaba creciendo en su interior.

¿Verdad que es una maravilla cómo un bebé se desarrolla en el vientre de la madre? ¡Por cierto es un milagro!

Pasaron unos meses más y Ana dio a luz a un hermoso niño. «Se va a llamar Samuel –dijo Ana–, porque lo he pedido a Dios». Ella ya no lloraba; no había tiempo para eso. Estaba ocupada cuidando a su hijito.

Ana no olvidó su promesa. Cuando Samuel estaba tan grande que podía estar sin su mamá, ella lo llevó al templo en Silo. Allí vivió con el sacerdote Elí. Cada año iba a visitarlo llevándole ropa nueva.

En mi vida he visto muchas respuestas a mis oraciones. Dios responderá también cuando le pidas con fe lo que deseas.

La Perlita 534

Historia: 534 Ana pide a Dios un hijo

Historia en color: 534 Ana pide a Dios un hijo

Para colorear 2 por hoja: Ana y Samuel  A4: Ana y Samuel  A4

Para colorear 1 por hoja: Ana y Samuel 

Poster: Poster 1 Samuel 1:27

Tarjetas bíblicas:  1 Samuel 1:27        A4: 1 Samuel 1:27 A4

Láminas:  COLOR         GRyBN: GRISES y B/NEGRO

Multimedia PPT:   Ana pide a Dios un hijo    PDF:  Ana pide a Dios un hijo

Actividad 2 por hoja:  Ana y Samuel     A4:  Ana y Samuel 

Actividad 1 por hoja:  Ana y Samuel 

Respuesta:

Rut, la nuera cariñosa

«Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios.» Qué hermosa expresión de una nuera hacia su suegra. Noemí había perdido su esposo y sus dos hijos en una tierra extraña. Y allí estaba una de sus nueras asegurándole que la acompañaría de regreso a su tierra. Pero lo mejor de todo era que iba a seguir al Dios de Noemí.

Cuando llegaron de regreso a Belén Rut se puso a trabajar para mantener a ambas. La gente reconoció a Noemí y vio el cariño con que Rut la trataba. Después de haberse casado con Booz, Rut dio a luz a Obed. Con estas bellas palabras felicitaron a Noemí: «¡Qué feliz eres por tener una nuera tan cariñosa como Rut! Para ti, ella vale más que siete hijos.»

Rut es un hermoso ejemplo de cómo tratar con amor y respeto a las personas mayores. Anima a los niños a siempre ser respetuosos y a tratar con amor a sus mayores. En realidad, a todos.

En muchos países se celebra este domingo el Día de las Madres. Quiero mandar un fuerte abrazo a todas las madres y abuelas. Dios les bendiga y rodee con sus brazos de amor y misericordia.

La Perlita 533

Historia: Rut, una nuera cariñosa

Historia en color:  Rut, una nuera cariñosa A4

Para colorear 2 por hoja:  Rut y Noemí     A4:  Rut y Noemí A4

Para colorear 1 por hoja:  Rut y Noemí grande

Poster: Poster Rut 1:16

Tarjetas bíblicas: Rut 1:16       A4:  Rut 1:16 A4

Láminas:  COLOR      GR: GRISES        B/N:  B/NEGRO

Multimedia PPT:  El cariño de Rut    PDF:  El cariño de Rut

Instrucciones:  533 Multimedia WORD     PDF: 533 Multimedia PDF         

Actividad 2 por hoja: Rut y Noemí ACT    A4:  Rut y Noemí ACT A4

Actividad 1 por hoja: Rut y Noemí ACT grande

Respuesta: RESPETA A TUS MAYORES.