El fuego que lamió el agua

Pimienta no dejaba de hablar del fuego que no quemó a los amigos de Daniel. «No lo puedo creer –repetía una y otra vez–. Parece imposible.»

En la próxima reunión del club Pimienta siguió con sus dudas. Doña Beatriz le explicó que Dios, que ha hecho todas las maravillas de nuestro mundo, puede hacer cualquier cosa. Él controla la naturaleza.

–La semana pasada les conté del horno de fuego que no quemó a los valientes amigos de Daniel –dijo la buena vecina–. Sadrac, Mesac y Abed-nego honraron el mandamiento de no adorar imágenes sino honrar solo a Dios. ¡Jesús mismo estuvo con ellos en el horno!

La historia que doña Beatriz pasó a contarles tuvo la cabecita de Pimienta dando vueltas. El fuego que no quemó a los amigos era una cosa; pero que el fuego lamiera el agua… ¡totalmente imposible! Sigue leyendo y verás.

ELÍAS Y LOS PROFETAS DE BAAL

Elías fue un gran profeta de Dios. Un profeta es alguien que habla en nombre de Dios. Uno de los mandamientos es que no tengamos dioses ajenos, que no nos hagamos imágenes. El rey Acab y su malvada esposa Jezabel adoraban al dios falso Baal y llevaron al pueblo a pecar contra Dios.

Elías estaba muy triste porque el pueblo se había alejado de Dios. Quiso mostrar al pueblo que Jehová es Dios y dijo al rey que reuniera al pueblo de Israel en el monte Carmelo; también a los casi mil falsos profetas de Baal y de Asera.

–¿Por cuánto tiempo van a estar cambiando de dios? –dijo Elías–. Tienen que decidirse por el Dios de Israel o por Baal. Si Baal es el verdadero dios, síganlo a él. Yo les voy a mostrar que ese dios Baal es falso.

Luego Elías dijo que harían dos altares para quemar bueyes como sacrificio. Pero no prenderían fuego a los bueyes.

–Ustedes pidan fuego a su dios –dijo Elías a los profetas de Baal–. Yo pediré a Jehová Dios que mande fuego. Si Baal manda fuego, él es dios. Si mi Dios manda fuego del cielo, sabremos que él es el Dios verdadero y a Él serviremos.

Todo el día los profetas de Baal gritaron a su dios: «¡Fuego, fuego! ¡Mándanos fuego, por favor!»

¡Pero no pasó nada!

Elías se burlaba de ellos, y les decía: «¡Griten más fuerte! A lo mejor su dios está meditando, o salió de viaje. ¡Tal vez está dormido y tienen que despertarlo!»

Los profetas de Baal gritaban fuerte. Se cortaban con cuchillos hasta que les salía sangre; pero no pasó nada.

EL DIOS QUE MANDÓ FUEGO

A la tarde, Elías preparó un altar con piedras y leña. Puso encima el buey y echó agua sobre todo, tres veces. No se puede prender fuego a leña mojada, ¡pero Dios sí puede hacerlo! Elías quería mostrar lo poderoso que es nuestro Dios. Se arrodilló tranquilamente, y oró:

–¡Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob! Te pido que muestres a todos que tú eres el Dios de Israel y que yo soy tu siervo. Contéstame, Señor; contéstame para que este pueblo sepa que tú eres Dios.

¿Qué pasó? De repente, cayó fuego del cielo. El altar de piedras, la leña, el buey y el agua se quemaron. No quedó nada. Solo un inmenso hueco. ¡Ni siquiera quedó agua!

Cuando la gente vio esto, todos gritaron: «¡Jehová es Dios!»

DIOS HACE LO IMPOSIBLE

–¡iMPOSIBLE! No puede ser –gritó Pimienta–. ¿Cómo el fuego puede lamer el agua? ¡Con agua se apaga el fuego!

–Jehová es el Dios de lo imposible –respondió doña Beatriz con mucha paciencia–. Aquí en el club aprenderás todas las cosas admirables que Dios hace.

Tres años antes de este encuentro en el monte Carmelo Elías había dicho que no llovería, sino por su palabra. Era un castigo porque el rey Acab y la reina Jezabel en vez de servir a Dios adoraban a Baal, y toda la gente seguía su mal ejemplo. Acab hizo más maldad que todos los otros reyes.

¿Crees que volvió a llover? Los animales y la gente, todos tenían sed. ¡Lluvia, lluvia! Necesitaban lluvia…

Elías había orado que no lloviera. ¡Ahora oraría por lluvia!

En MIS PERLITAS están todos los lindos materiales que acompañan a esta historia.

Tres amigos en un horno de fuego

Sal y Pimienta y sus amigos del club seguían impresionados por el incendio en la ferretería. Doña Beatriz decidió contarles la emocionante historia bíblica de tres amigos que fueron arrojados a un horno de fuego, ¡calentado siete veces más de lo normal!

–El fuego del horno no los quemó –dijo doña Beatriz–.

Lo asombroso es que alguien los acompañó en el fuego.

–¿Cómo es posible? –dijo Pimienta–. No lo creo. ¡No hay fuego que no queme!

Pimienta era un muchachito que dudaba de todo.

–Miren la pantalla en la pared y escuchen esta emocionante historia –dijo doña Beatriz.

La buena vecina les contó acerca del poderoso rey Nabucodonosor. Primero todos aprendieron a pronunciar ese nombre largo: NA-BU-CO-DO-NO-SOR.

EL DECRETO DEL REY

Nabucodonosor, el gran rey de Babilonia, mandó hacer una inmensa estatua de oro. La puso en un sitio abierto donde podía reunirse mucha gente. Mandó a llamar a todos los funcionarios y gobernadores de su reino para que asistieran a la dedicación de la estatua.

Cuando oyeran tocar la música, todos debían inclinarse para adorar la estatua. El que no lo hiciera, inmediatamente sería arrojado a un horno de fuego.

LOS AMIGOS DE DANIEL

Entre los funcionarios del rey estaban Daniel y sus amigos Sadrac, Mesac y Abed-nego. Ellos eran cautivos de la tierra de Israel, preparados por el rey para que sirvieran en el gobierno.

Cuando el rey dio el decreto de adorar la estatua, Daniel no estaba presente; pero sus amigos estaban allí. Ellos sabían los mandamientos, que Dios ha dicho que no hagamos ídolos y que no los adoremos. Debemos adorar solamente a Dios.

El día de la gran dedicación, cuando había miles de jefes y gobernadores reunidos, se oyó la música de toda clase de instrumentos. Inmediatamente todos se postraron y adoraron la estatua. ¿Dije todos? No todos lo hicieron. Los tres valientes amigos de Daniel quedaron de pie.

¡Sadrac, Mesac y Abed-nego no adoraron la estatua!

SIETE VECES MÁS CALIENTE

El rey Nabucodonosor estaba furioso. ¡Cómo se atrevían a desobedecer sus órdenes! Aunque él era el rey más poderoso de la tierra, los tres amigos de Daniel no podían adorar su estatua, porque ellos servían a Dios. Debían cumplir los mandamientos, de no adorar ídolos o imágenes.

El rey se enfureció tanto que mandó calentar el horno siete veces más.

–Su Majestad, Dios puede librarnos de su mano –dijeron–. Si no lo hace, no importa; pero no adoraremos la estatua.

Sadrac, Mesac y Abed-nego estaban dispuestos a morir antes que deshonrar el nombre de Dios.

Nabucodonosor ordenó que los hombres más fuertes y vigorosos de su reino ataran a los tres amigos y los arrojaran al horno. ¿Qué pasó? Esos hombres cayeron muertos al pie del horno, porque el calor del fuego era tan intenso.

JESÚS ESTABA CON ELLOS

¿Qué pasó con Sadrac, Mesac y Abed-nego? El rey casi se muere de espanto, porque en medio del horno se paseaban estos amigos, ¡y con ellos estaba alguien que parecía ser hijo de los dioses!

¡Jesús estaba con ellos en el horno!

–Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, ¡salgan y vengan! –gritó el rey.

Los tres amigos salieron del horno. El rey y los gobernadores investigaron el sorprendente milagro. No se había quemado la ropa de estos valientes amigos y ni un cabello se había chamuscado.

¡Ni siquiera olían a humo!

El rey Nabucodonosor dio gloria a Dios y decretó que en todo su reino la gente ahora debía adorar a Dios.

Sal, Pimienta y Pepita, y los demás amigos del club, nunca habían oído algo tan emocionante, aunque para Pimienta era difícil creerlo. Él siempre tenía dudas en su corazón.

–Tal vez en algún momento ustedes tengan que ser valientes y defender su fe, como estos amigos –dijo doña Beatriz–. Jesús estará con ustedes. Nunca desobedezcan a Dios ni adoren ídolos e imágenes. ¡Adoren solo a Dios!

En MIS PERLITAS está todo el material que acompaña a esta historia.

Un fuego que no se apaga

¡Fuego! Desde el chico hasta el más grande, todos hablaban del incendio, ese fuego que no se apagaba. Cuando los niños llegaron al club de doña Beatriz, hablaban todos a la vez. Cada uno tenía algo que decir sobre el incendio.

Sal y Pimienta se sentían muy impresionados. Ellos habían jugado con fuego, sin permiso. Sal le había dicho a su amigo que hicieran la prueba para ver si podían sacar chispas con dos piedras. Les dio resultado y prendieron una fogata. Felizmente no les pasó nada, y apagaron el fuego al dejar de jugar.

LAS CHISPAS QUE LLEVÓ EL VIENTO

El incendio que estaba en boca de todos había comenzado con unos muchachos que jugaron con fuego en el patio de su casa. No se percataron que había gasolina cerca de allí. Volaron chispas, hubo una explosión, y el fuego se esparció. Los muchachos escaparon; pero el viento llevó las chispas a la ferretería del vecino.

Los bomberos trabajaron día y noche tratando de apagar el incendio; pero cada vez que pensaban que lo habían apagado, volaron más chispas y hubo más explosiones, por todo el material inflamable que había en la ferretería. Nadie hablaba de otra cosa, sino del fuego que no se apagaba.

–Doña Beatriz –dijo Sal, con voz temblorosa–. ¡Eso pudiera habernos pasado a mí y a Pimienta!

–Felizmente no fueron ustedes los que causaron tanto estrago. ¿Qué saben de los muchachos culpables?

–Uno de ellos se ha escapado –dijo Pimienta–. No lo encuentran. El otro está castigado. Su papá no sabe cómo va a pagar los daños que ha causado su hijo.

EL PEOR DE LOS INCENDIOS

Como el fuego era el tema en labios de todos, la buena vecina decidió usar la oportunidad para hablar del fuego que es peor que el incendio en la ferretería.

–Niños, ¡saquen la lengua! –dijo doña Beatriz.

Todos la miraron sorprendidos; pero obedecieron. Sacaron la lengua; y la buena vecina también sacó la lengua.

–Este pequeño músculo que tenemos en la boca puede causar peor daño que el fuego en la ferretería. Un pequeño fuego puede encender un gran bosque, dice la Biblia.

Doña Beatriz les habló de la lengua y de las palabras que decimos. Un chisme puede volar de boca en boca y causar mucho daño. Una mentira puede propagarse como un fuego que no se apaga.

–Quiero que hablen siempre la verdad. Nunca digan una mentira acerca de alguien. La chispa de esa mentira puede encender un fuego muy dañino. Ese es el peor de los incendios.

Sal seguía pensando en el fuego que prendió con su amigo Pimienta. ¿Qué habría pasado si se hubiera incendiado el bosque? Temblaba al pensar en eso.

EL FUEGO DE LA MENTIRA

–Digamos que Pepita le cuenta algo a María acerca de Rosa –dijo doña Beatriz–. Le dice una mentira. María se lo cuenta a Ana y le agrega unos detalles. Ana se lo cuenta a Ester, agregando una opinión propia. Así empieza a propagarse el fuego de la mentira.

–Yo nunca diría algo malo acerca de Rosa –dijo Pepita.

–Estoy segura de que no lo harías. Esto es sólo un ejemplo –respondió la buena vecina–. Digamos que Pepita se arrepiente de lo que ha dicho; pero ya no se puede borrar. Una mentira que sale de nuestra boca es una chispa de maldad que puede encender un fuego que no se apaga.

CHISPAS DE BONDAD

Luego doña Beatriz les dijo que en lugar de iniciar un fuego de mentiras, hicieran volar chispas de bondad.

–Les voy a enseñar un dicho que nos ayudará a iniciar un fuego de bondad que nunca se apague: «Si no tienes nada bueno que decir, no digas nada.»

–Uno de los tesoros de nuestro club será la bondad. Aquí seremos bondadosos y hablaremos la verdad. Si no tenemos algo bueno que decir de alguien, no diremos nada.

Los niños prometieron iniciar un fuego de bondad mucho más poderoso que el incendio de la ferretería.

Para todos los materiales que acompañan a esta historia, visita MIS PERLITAS.

 

El Club Tesoros del Rey

Pepita estaba triste y desilusionada. En la fiesta del perrito Dino había ganado una Biblia como premio. Pero su papá le había hecho devolver ese tesoro. Y no quería darle permiso para que vaya al club de la vecina.

El día del club, doña Beatriz fue a casa de Pepita para suplicar al papá que la dejara ir al club.

–Mi hija tiene que ayudar a su mamá –dijo don Pepe, el papá de Pepita, con voz dura y mirada seria–. Los sábados son para los quehaceres, no para divertirse.

–Por favor, papito, quiero ir al club –le suplicó Pepita, a la vez que prometió que sería obediente y que antes de ir al club haría los mandados.

–Pepe, no seas tan duro con Pepita –intervino la ma-má–. Cuando yo era niña escuché muchas enseñanzas de la Biblia. Me gustaban las historias de Jesús. Lamento que no he seguido los caminos de Dios.

DON PEPE SE RINDE

La abuela, que hasta ese momento no había dicho nada, también dio su opinión.

–Hijo, no seas tan duro con mi nieta. ¿Qué daño le puede hacer a tu hija ir a casa de la vecina? He visto que ella es una buena mujer.

–¡Mujeres! –gritó don Pepe–. ¡Cuatro mujeres en mi contra! ¿Qué puede hacer un hombre contra tantas mujeres? Está bien, la amabilidad de doña Beatriz me ha convencido.

Con una risa como de hombre vencido miró a Pepita y dijo:

–Hija, ve al club y aprende a ser tan respetuosa y amable como nuestra vecina.

–Gracias, papá –gritó Pepita y le dio un fuerte abrazo–. ¿Me das permiso de tener también la Biblia?

–¡Mujeres! –gritó don Pepe levantando los brazos, en señal de haberse rendido–. ¡Me convencieron! Sí, hija, puedes tener la Biblia, si es que la vecina no se la ha dado a otra niña.

Ese fue el comienzo de muchas cosas buenas que pasaron en la casa de Pepita. Don Pepe dijo a doña Beatriz que era bienvenida a visitarlos cuando ella quisiera.

UN NOMBRE PARA EL CLUB

Esa tarde, la buena vecina Beatriz recibió a los niños en su casa. Los invitó a pasar a la sala, donde había despejado un espacio para que todos se sentaran en círculo en el piso.

–En este club aprenderemos los tesoros de la sabiduría –dijo doña Beatriz–. ¿Han pensado en un nombre para el club?

Los niños se sintieron un poco tímidos y no dieron muchas sugerencias.

–Ya que es un club para descubrir tesoros, ¿por qué no le damos ese nombre? –dijo doña Beatriz–. Club Tesoros.

–¡Sí! –gritaron todos–. ¡Tesoros! ¡Tesoros! ¡Tesoros!

–Tesoros será –afirmó doña Beatriz–. Pero no cualquier clase de tesoros. Vamos a descubrir tesoros del Rey Jesús.

Doña Beatriz tenía Biblias que dio a los niños para que empezaran la búsqueda de tesoros. Les explicó cómo encontrar libros, capítulos y versículos. Luego todos buscaron Colosenses capítulo 2, versículo 3, y leyeron juntos:

En él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento.

–Esto habla de Jesús –explicó doña Beatriz–. Jesús es el Rey de reyes y Señor de señores. Él es el Creador del universo que vino al mundo para ser nuestro Salvador. En Jesús está todo lo que necesitamos. Descubriremos juntos todos los maravillosos tesoros de la sabiduría y el conocimiento.

EL LEMA DEL CLUB

–Tendremos un lema para el club. Busquen Deuteronomio capítulo 10, y los versículos 12 y 13.

¿Qué espera Dios de ustedes? Que lo respeten y obedezcan, que lo amen y adoren con todo su ser, y que obedezcan todos sus mandamientos.

–Aprenderemos el lema usando los dedos de la mano, con cinco palabras: honrar, seguir, amar, servir, cumplir.

Aquí en el club, y en todo momento, vamos a respetar y honrar a Dios, seguir sus caminos, amarlo con todo nuestro ser, servirle con corazón dispuesto, y cumplir sus mandamientos. ¿Todos de acuerdo?

Los niños repitieron el lema y prometieron cumplirlo. «¡Que viva el Club Tesoros del Rey!» gritaron alegres.

En MIS PERLITAS hay mucho lindo material pra esta historia.

El tesoro de Pepita

La fiesta del perrito Dino fue todo un éxito. Los niños se divirtieron tanto que no querían irse; pero, como doña Beatriz sabía que los padres esperaban a sus hijos en casa, despidió a sus nuevos amigos.

«¡Gua, gua! –ladraba Dino–. ¡Gua, gua! No quiero que se vayan.» No obstante, como era un perrito obediente, se despidió de los niños. «¡Gua, gua, gua! Vuelvan pronto.»

Todos recibieron una bolsita con las golosinas que habían sobrado y doña Beatriz los invitó a venir todos los sábados a su casa para descubrir las maravillas de la sabiduría.

–¿Qué les parece si formamos un club? –dijo al despedirse–. Quisiera que piensen en un nombre para el club.

LA GRAN DESILUSIÓN

Pepita salió de la fiesta abrazando su premio, la Santa Biblia. Era la primera vez que tenía una Biblia, porque en su casa no había Biblia.

¿Por qué la Biblia será tan importante? se preguntaba.

–¡Vuelvan pronto! –dijo doña Beatriz–. Pepita, no te olvides de traer la Biblia. «¡Gua, gua!», ladró Dino.

Pepita corrió a su casa, muy emocionada por el premio que había ganado. Quería mostrarlo a sus padres.

–¿Qué libro es el que traes? –le preguntó su papá con voz dura–. ¿Quién te lo ha dado y por qué?

–Me gané el premio por adivinar la palabra secreta –dijo Pepita–. La vecina Beatriz me lo ha dado. La palabra secreta es algo que vale más que todas las riquezas.

–No entiendo los motivos de la vecina; pero lo voy a averiguar. Sospecho que alguna ventaja quiere sacar –dijo don Pepe, el papá de Pepita.

–Es una Biblia. La vecina nos va a ayudar a descubrir los tesoros que hay en este libro.

–Ya ves, hija. ¡Qué engaño! ¿Cómo va a haber tesoros en un libro? Inmediatamente iremos a devolverlo.

Pepita se puso a llorar, muy triste, y suplicó a su papá que la dejara quedarse con el libro; pero el papá estaba decidido.

Pepita tendría que devolver el premio que había ganado.

PEPITA DEVUELVE LA BIBLIA

La vecina se sorprendió al ver a Pepita con su papá. Los recibió con un saludo amable.

–¿Por qué le dado usted la Biblia a mi hija? –preguntó don Pepe, indignado–. ¿Qué ventaja quiere sacar? No tengo dinero para pagarle por la Biblia.

–Don Pepe, su hija es muy inteligente. Ella ganó el concurso y yo le di la Biblia como premio.

–¿Qué espera usted de Pepita? –exigió don Pepe.

–Esta Biblia es un regalo. Quisiera que usted dé permiso a su hija para que venga los sábados a mi casa. He invitado a los niños vecinos a formar un club. Vamos a aprender los secretos de la sabiduría.

Don Pepe siguió duro. No quiso dar permiso a su hija. Además, obligó a que Pepita devolviera la Biblia.

Pepita pasó una semana triste. Ya no tenía el premio y su papá le había prohibido ir al club. Cuando se encontraba con Sal y Pimienta los miraba con ojos tristes. Ellos iban a ir al club; ¡pero ella no! ¿Cómo podría convencer a su papá?

Doña Beatriz había visto los ojos tristes de Pepita y decidió interceder por ella. Lo primero que hizo fue pedir a Dios que tocara el corazón de don Pepe para que diera permiso a su hija de asistir al club. Y también que le permitiera recibir la Biblia. Cada mañana, cuando oraba por sus vecinos, hacía una oración especial por Pepita y su papá.

El sábado en la mañana, antes de preparar el jardín para la hora del club, fue a casa de Pepita.

–Don Pepe, vengo a suplicarle que deje ir a Pepita al club. Le aseguro que no se va a arrepentir. Voy a enseñar cosas buenas a los niños. Quiero que conozcan a Jesús.

–Mi hija tiene que ayudar a su mamá. Los sábados son para los deberes del hogar, no para divertirse.

–Papito –interrumpió Pepita–. Te prometo que voy a ser muy obediente. Antes de ir a la casa de doña Beatriz voy a hacer los mandados. Por favor, déjame ir al club.

¿Qué crees que pasará con Pepita?

En MIS PERLITAS encontrarás el material que acompaña a esta historia.

La fiesta del perrito Dino

Era sábado, un día de sol y cielo despejado. La buena vecina doña Beatriz había invitado a Sal y Pimienta y a los otros niños del vecindario a su casa. Era el cumpleaños de su perrito Dino y quería celebrarlo.

Dino era un perro sabio y obediente. Sabía hacer muchas cosas que los niños admiraban. Saludaba, se sentaba en atención para recibir su comida, ante de comer bajaba su cabecita como para orar, sabía contar hasta diez, y muchas otras cosas. Lo más importante es que Dino era obediente.

Los vecinitos de doña Beatriz llegaron muy contentos a la fiesta. Había globos de colores, una mesa con refrescos, gorritos para todos, y un perrito cumpleañero que estaba de buen humor. Dino dejó que todos lo acariciaran y devolvió el saludo lamiendo con mucha gana a los niños. Era como que Dino comprendía que él era el héroe de la fiesta.

UN PERRITO SABIO

Lo primero que hizo doña Beatriz fue mostrar a los niños lo sabio que era Dino. Ella le había enseñado a contar hasta diez.

Por cada dedo que doña Beatriz levantaba, Dino ladraba. Un dedo: «¡Gua!» Dos dedos: «¡Gua! ¡Gua!» Tres dedos:

«¡Gua! ¡Gua! ¡Gua!» Así siguió Dino hasta que doña Beatriz levantó diez dedos. ¡Ladró diez veces!

–¡Buen perrito, feliz cumpleaños! –dijo la buena vecina y le dio golosinas especiales para perros. Pero primero Dino tuvo que sentarse bonito y esperar la orden de «come».

LA PALABRA SECRETA

Alberto y Felix, los amiguitos conocidos como Sal y Pimienta, habían pasado toda la semana pensado en una palabra secreta; algo que según doña Beatriz vale más que todas las riquezas del mundo. La buena vecina les había dicho que la palabra comienza con SA y que es algo que les ayudaría a cuidar sus palabras.

Sal y Pimienta habían aprendido que las cosas que decimos revelan lo que hay en nuestro corazón. Para hablar cosas buenas necesitamos algo que vale más que las perlas. Nuestros amiguitos querían saber qué es.

Ellos no le habían hablado a nadie acerca de la palabra secreta porque querían adivinar cuál era y ganarse el premio que doña Beatriz les había prometido.

PEPITA GANA EL PREMIO

Después de jugar a ponerle la cola al burro y de tomar el refrigerio, con las ricas galletas y los dulces, doña Beatriz reunió a todos para hablar de la palabra secreta.

«Santa Biblia, salvador, salud, santidad, salvación…» Los niños adivinaban, una palabra tras otra. Sin pensar, alguien dijo «zapatos».

–Zapatos es con zeta –gritó alguien, y todos se rieron.

Siguieron adivinando. Pepita, una niña tímida y callada, preguntó si era la palabra «sabiduría».

–SABIDURÍA… ¡esa es la palabra! –dijo doña Beatriz, muy feliz de que los niños la hubieran adivinado.

Sacó su Biblia y leyó: «La sabiduría vale más que las perlas; vale más que cualquier cosa que se pueda desear.»

–Pepita, ¡te ganaste el premio! –gritó Sal, y empezó a saltar y aplaudir. Los otros niños también aplaudieron. Pepita no estaba acostumbrada a recibir aplausos, y bajó la cabeza un poco avergonzada por toda la atención que recibía.

Doña Beatriz sacó una Biblia, se la dio a Pepita, y dijo:

–Te doy esta Biblia para que en ella descubras lo que vale más que el oro y las perlas: la sabiduría. He puesto un señalador en un lugar especial y he subrayado estas palabras:

«Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.»

–El apóstol Pablo, un hombre escogido por Dios para que anuncie las buenas nuevas de salvación en Cristo Jesús, escribió estas palabras a Timoteo. La madre y la abuela de Timoteo le enseñaron desde niño la palabra de Dios.

«¡Gua! ¡Gua!» Dino se puso impaciente porque la atención ya no estaba en él. Doña Beatriz tenía mucho que quería enseñar a los niños acerca de la sabiduría y los invitó para que volvieran el sábado siguiente. Pero ahora se dedicaron a jugar con el perrito cumpleañero.

En MIS PERLITAS están todos los materiales que acompañan a esta historia.

¿Qué vale más que el oro?

Alberto y Felix, los amiguitos conocidos como Sal y Pimienta, tenían un enigma que resolver. La buena vecina doña Beatriz decía que Alberto hablaba con sal. ¿Qué significaba eso?

–Eres un buen muchacho, que conversas con sal –le había dicho la vecina a Alberto, y lo había invitado a él y a Pimienta a su casa.

–Hablar con sal significa darle buen gusto a las cosas que decimos –les explicó doña Beatriz a los niños–.

A nadie le gusta la comida desabrida. Tampoco es bonito escuchar malas palabras y conversaciones feas.

–A veces digo malas palabras –dijo Felix–. ¿Quiere decir eso que yo hablo con pimienta?

–¿Qué crees? –respondió doña Beatriz–. Así como la pimienta pica, las malas palabras y las conversaciones feas dejan mal gusto en la boca. Veamos lo que la Biblia dice acerca de la sal y luego veremos lo que dice de la pimienta.

PALABRAS SAZONADAS CON SAL

La buena vecina abrió su Biblia y leyó: «Que la palabra de ustedes sea siempre agradable, sazonada con sal.»

–¿Te das cuenta, Alberto, por qué me parece que hablas con sal? Te oigo decir buenas cosas; eso agrada a Dios.

Luego la buena doña Beatriz miró a Felix y dijo:

–La Biblia también habla de las malas palabras. Esas palabras son como pimienta. Te voy a leer una advertencia.

«No digan malas palabras. Al contrario, digan siempre cosas buenas, que ayuden a los demás.»

–Quisiera ayudarles, para que siempre hablen con sal. Les voy a explicar lo que enseña la Biblia.

LA LENGUA Y LA SALUD

–Hablemos de la lengua. ¿Qué pasa cuando vamos al doctor y nos examina? Nos dice que abramos la boca y nos mira la lengua. En la lengua puede ver cosas acerca de la salud.

–No lo creo –dijo Pimienta–. Eso parece raro.

–¡Es cierto! La lengua puede revelar secretos sorprendentes sobre la salud. Si algo nos molesta, y no nos sentimos bien, a veces la lengua puede revelar el problema.

Pimienta no se convenció; no lo creía. Pero a Sal le pareció interesante lo de la lengua. Su vecina le había dicho que él hablaba con sal, y ahora decía que la lengua indica cosas sobre la salud. ¿Qué más les diría la buena doña Beatriz?

La nueva amiga de los niños fue a la cocina y volvió con una cajita de fósforos en la mano.

LA BIBLIA Y LA LENGUA

–Muchachos, espero que ustedes no jueguen con fósforos.
–¡Nooo! –respondieron a una voz Sal y Pimienta.
–La chispa de un fósforo puede causar un gran incendio.
–¡Sííí! –gritaron Sal y Pimienta.

–La Biblia habla de la lengua y nos advierte que cuidemos mucho las cosas que decimos. Así como la chispa de un fósforo puede causar un gran incendio, las cosas que decimos pueden producir mucho daño. Unas palabras descuidadas son como un fuego, que puede quemar todo un bosque.

LO QUE VALE MÁS QUE EL ORO

–Para cuidar nuestras palabras necesitamos algo que vale más que las piedras preciosas –dijo doña Beatriz–. Quisiera ayudarles a encontrarlo.

–¿Más que el oro y la plata? –preguntó Pimienta.

–Sí, hijo, algo que vale mucho más. Comienza con SA. Les voy a dejar que descubran la palabra y me la digan.

Luego doña Beatriz dijo que para el sábado en la tarde invitaría a los otros niños vecinos para una fiesta en su jardín. Tendrían refrescos, harían juegos, y habría un premio para el que adivine la palabra secreta; eso que vale más que todas las riquezas del mundo.

–Avisen a sus amigos. Inviten a sus vecinos. ¡Vengan todos!

–¿Las niñas también? –preguntó Sal.

–Por supuesto –dijo doña Beatriz con una sonrisa–. Quiero que las niñas también aprendan a hablar con sal.

Descubre tú también, así como Sal y Pimienta, lo que vale más que el oro. ¿Qué será?

En MIS PERLITAS hay materiales que acompañan a esta historia.