El árbol más favorecido

arboles-co

En una colina del bosque crecían tres árboles. De vez en cuando conversaban acerca del futuro y lo que querían ser.  Uno de los árboles dijo: «Quisiera ser la camita de un bebé. Ellos son lo más precioso que jamás he visto.»

El segundo árbol dijo: «Yo quisiera ser algo importante. Quiero convertirme en un barco grande y majestuoso.»

El tercer árbol dijo: «Quisiera quedarme en esta colina y señalarles a los hombres el camino a Dios. Me parece que es lo mejor que pudiera hacer un árbol.»

pesebreEL ÁRBOL Y EL PESEBRE

Pasaron los años y los árboles fueron creciendo altos y majestuosos. Un día llegaron al bosque unos leñadores y cortaron el primer árbol. «¿Llegaré a ser una camita de bebé?», se preguntó al árbol.

Pero el árbol no llegó a ser una cama de bebé. Un carpintero lo cortó en pedazos desiguales y ásperos y el árbol se convirtió en un pesebre para un establo en el pueblito de Belén. Muy triste, el árbol dijo: «Esto no es lo que soñé. No quería ser un cajón de donde comieran los animales.»

Dios, que ama a los árboles, le susurró: «Ten paciencia, te mostraré algo hermoso.»

Una noche fría y de luna, María y José llegaron al establo. Allí nació Jesús, el Hijo de Dios, y María lo acostó en el pesebre.

«¡Qué maravilloso! –susurró el árbol–. Nunca soñé que podría llegar a ser la camita de un bebé tan importante. ¡Esto es mejor que todo lo que he imaginado!»

la-barcaEL ÁRBOL Y EL BOTE PESQUERO

Pasó el tiempo y nuevamente llegaron los leñadores al bosque. Cortaron el segundo árbol. «¿Harán de mí un barco para que navegue por los mares?», pensó el árbol.

Pero el árbol llegó a ser un pequeño bote pesquero. Su dueño fue un sencillo pescador de Galilea llamado Pedro. El árbol estaba muy descontento. «¡Qué tristeza, soy sólo un viejo barco pesquero!», se quejó el árbol.

Entonces Dios, que ama a los árboles, le dijo: «Ten paciencia, tengo un hermoso plan para ti.»

Un día, Jesús se sentó en el bote para enseñar a la gente que se había reunido. Luego dijo a Pedro que echara la red de pescar. La red se llenó con tantos peces que las redes empezaron a romperse.

El pequeño bote pesquero se estremeció, no tanto del peso de los peces como de la maravilla en su corazón. Muy emocionado, dijo: «Nunca pensé que podría llevar una carga como ésta. ¡Esto es mucho mejor que mis sueños!»

la-cruzEL ÁRBOL Y LA CRUZ

Pasó el tiempo y un día los leñadores llegaron al bosque y cortaron el tercer árbol. Ese era el árbol que quería indicar a los hombres el camino a Dios. Estaba muy triste cuando el hacha se hundió en su corteza.

«No quiero ir al valle –gritó el árbol–. ¿Por qué no me dejan en paz?» Pero los leñadores lo cortaron en pedazos, y de esoz pedazos formaron una cruz.

«¡Qué terrible! –gimió el árbol–. Me van a usar para dar muerte a alguien. Mi único deseo es señalar a los hombres el camino a Dios.»

Entonces Dios, que ama a los árboles, dijo: «Ten paciencia, te mostraré la gran misión que tengo para ti.»

Días después, se reunió en las afueras de Jerusalén una gran multitud. Jesús encabezaba la procesión, cargando una cruz. Cuando llegaron al Calvario, lo clavaron en la cruz. La cruz se estremeció bajo el peso de la agonía y la vergüenza. Pero entonces sucedió un milagro.

Cuando Jesús clamó en alta voz y expiró, la tierra se sacudió y las rocas temblaron. Un centurión romano al ver esto, exclamó: «Verdaderamente éste era el Hijo de Dios.»

Entonces el árbol que había sido transformado en una cruz comprendió el gran milagro y dijo: «Nunca pensé que podría indicar el camino a Dios de esta manera. ¡Esto es mejor que todos mis sueños!»

Cientos de árboles han crecido al pie de la colina, pero sólo uno se convirtió en la cruz en que Jesús murió para salvarnos del pecado. Ése fue el árbol más favorecido. –Adaptado

Para ti también
Dios tiene una misión especial.

1-tim-2_4

Todos los materiales para esta historia en MIS PERLITAS.

 

Anuncios

Un árbol lleno de juguetes

arbol navidad juguetes¿Te gustaría tener un árbol de Navidad lleno de juguetes? Eso es lo que recuerdo de la Navidad cuando tenía 7 años de edad. El arbolito y los juguetes no eran para mí y mis hermanas; eran para los niños de la iglesia donde mi papá era pastor.

Había sido un año difícil. La iglesia había perdido su local de cultos. Mi familia había perdido su vivienda. El auto Ford, que parecía una caja cuadrada, también había desaparecido. ¿Qué había pasado?

¡Hubo un incendio!

Vivíamos en Osorno, una hermosa ciudad al sur de Chile. Las casas eran de madera y bastaba una chispa para encenderlas.

No sabemos de dónde salió la chispa.

TRES CASAS SE INCENDIARON

Era Semana Santa. Mis padres habían viajado a la capital, Santiago. Yo estaba en el campo, en Rauquemó, con una familia que tenía un hijo de mi edad. No recuerdo su nombre. Creo que era Julio.

Julio y yo fuimos al lago que había cerca de su casa. Estábamos jugando a la orilla cuando vimos grandes llamas de fuego a la distancia. Fue algo impresionante.

Yo no sabía que era mi casa que se estaba incendiando.

El fuego arrasó con tres casas. Las tres casas eran del mismo dueño, un hermano de la iglesia. Fue así que perdimos nuestro hogar y el lugar donde hacíamos los cultos.

Yo estudiaba en una escuela alemana. Me sentí muy avergonzada cuando tuve que volver a la escuela después de las vacaciones de Semana Santa. Mi uniforme se había quemado en el incendio y sólo tenía un vestidito viejo. Me parecía que todos me miraban.

Mi papá volvió urgentemente de Santiago y tuvo que comprarme un nuevo uniforme. También buscó una nueva vivienda para nosotros, y la iglesia tuvo que encontrar un nuevo lugar para reunirse.

LA BUENA NOTICIA DEL AÑO

No todo fue triste ese año. Un día tuvimos una gran noticia mis dos hermanas y yo. Papá nos anunció que teníamos un hermano, nuestro amado Pepito.

Me imagino que piensas que su nombre era José, porque a los que se llaman José se les dice Pepe. No, mi hermano recibió el nombre de mi papá, que es Per. Pero por cariño se quedó con el nombre de Pepito. Ahora le decimos Pepe. A mi papá Per le decimos Pedro.

margaritaME GANÓ LA CURIOSIDAD

Para Navidad la iglesia había encontrado un nuevo local y para la fiesta de Nochebuena hubo un árbol lleno de juguetes. Cada uno de los niños escogió un juguete.

¿Te cuento un secreto? En mi casa había un arbolito, y debajo del árbol había algunos paquetes de regalo. Una tarde, cuando nadie estaba cerca, fui a mirar los nombres en los paquetes. Encontré uno que tenía mi nombre. Con mucho cuidado lo abrí para mirar. ¡Era una muñeca!

Mi curiosidad me había ganado. Después de la fiesta con el árbol lleno de juguetes fuimos a casa. No recuerdo qué hice para mostrar sorpresa cuando recibí la muñeca. Como sabes, no fue sorpresa para mí.

Han pasado muchas navidades desde que hubo un árbol lleno de juguetes en una iglesia en el sur de Chile. Yo he tenido la oportunidad de sorprender a muchos niños con un regalito. Eso es lo que más alegría me trae.

LAS MÁS BUENAS NOTICIAS

Hace más de dos mil años un coro de ángeles sorprendió a los pastores de Belén con la noticia más alegre de todos los tiempos, de que había nacido Jesús el Salvador.

La venida de Jesús el Salvador es el regalo más grande que Dios nos ha dado. Son bonitos el arbolito y los regalos; pero lo que más vale son las buenas noticias de mucha alegría que trajeron los ángeles.

Lucas 2

Jesús vino al mundo para ser nuestro Salvador. ¿Lo has recibido en tu corazón como tu Salvador?

Las buenas noticias del nacimiento de Jesús son para todo el año. Cada día Él puede llenar de alegría tu corazón.

Te quiere, Tía Margarita

 

Para imprimir: Un arbol lleno de juguetes color  Un arbol lleno de juguetes

Para colorear:  El mejor regalo   Póster: Lucas 2    Actividad: Buenas noticias

 

Pedrito y los tres regalos

3 REGALOS 2

Pedrito estaba feliz. Era Navidad y había recibido tres regalos. ¿Quieres saber qué le regalaron?

El primer regalo que Pedrito recibió era de su mamá. Para que su hijo no tuviera frío ella le regaló un suéter. ¿Qué le dicen al suéter donde tú vives? ¿Chompa, pulóver o jersey?

–Gracias, mamá –dio Pedrito–. Me encantan los colores.

El suéter era de azul claro y plomo.

Otro regalo que recibió Pedrito era de color rojo, con cuatro ruedas; una cosa que les gusta a los muchachos. ¿Qué crees que era?

Pedrito recibió un auto de juguete rojo. A él le gustaba jugar a las carre-ras. Ahora tenía un auto nuevo para hacer carrera con sus amigos.

3 REGALOS 3EL TERCER REGALO

¿Qué más recibió Pedrito? El tercer regalo era pequeño y duro. Pedrito pensó que seguramente era un libro. Sí, al abrirlo vio que era un libro. Pero no cualquier libro.

El libro que recibió Pedrito es una biblioteca completa, que contiene 66 libros. No es como otros libros: es la Palabra de Dios. Dios mismo ha inspirado a los escritores. ¡Pedrito recibió una Biblia!

¡Qué lindos regalos! Con razón estaba feliz. Un auto de juguete para divertirse, un suéter (o chompa) para que se abrigue, y una Biblia para que lea él mismo la Palabra de Dios.

3 REGALOS COUN REGALO DIFERENTE

Eran lindos regalos, pero en el culto de Navidad, Dios le ofreció un regalo diferente. Pedrito oyó la historia más bella del mundo, acerca de Jesucristo el Hijo de Dios, que nació en Belén.

Jesús vino con un solo propósito, el de ser nuestro Salvador. Murió en la cruz para llevar el castigo por nuestros pecados; pero resucitó de la muerte, ¡y vive! Un día volverá a la tierra como el gran Rey.

Pedrito comprendió que Jesús quería ser su mejor Amigo y Salvador, y aceptó el regalo de Dios. Él necesitaba alguien que lo amara y comprendiera; alguien que perdonara sus pecados.

MEJOR QUE JUGUETES

Pasaron los días. Pedrito se aburrió de jugar con su auto. Cuando hacía frío usaba su suéter, pero cuando hacía calor no le servía.

Pero Jesús cada vez fue más precioso para Pedrito. Un día dijo a su papá:

–Papá, el Señor Jesús es más importante que los juguetes y la ropa. Con Él puedo conversar y me comprende.

Pedrito tiene razón. Jesucristo es más precioso que cualquier cosa que podamos tener.

CUATRO COSAS IMPORTANTES

El tercer regalo que recibió Pedrito fue una Biblia. Diariamente leía una porción del precioso libro de Dios. Aprendió cuatro cosas importantes del versículo más conocido de la Biblia: Juan 3:16.

En este versículo está un resumen del contenido de la Biblia, por eso se conoce como la Pequeña Biblia. Pedrito aprendió cuatro cosas importantes.

  1. Porque de tal manera amó Dios al mundo,
  2. que ha dado a su Hijo unigénito,
  3. para que todo aquel que en él cree,
  4. no se pierda, mas tenga vida eterna.

«Dios me ama –dijo Pedrito–. Jesús murió por mí para que yo sea salvo. Creo en Él y lo recibo como mi Salvador. Porque creo en Jesús Dios me da vida eterna.»

¡Jesús es el mejor regalo!

¿Has recibido a Jesús como el regalo de Dios para ti? Jesús quiere ser tu Salvador y tu mejor Amigo.

Juan 3_16

Para imprimir la historia:  Pedrito y el mejor regalo color

Un regalo para todo el año

Tonno1Toño amaba al Señor Jesús de todo corazón. Le gustaba orar, porque cuando lo hacía, era como si conversara con el Señor.

Se acercaba la Navidad y Toño quería regalar algo bonito a sus padres; por eso, pidió al Señor Jesús que le diera una buena idea.

Creo que debo ir a visitar a mi abuela –pensó Toño–. Seguramente, ella me podrá dar una buena sugerencia.

Dicho y hecho. Toño pidió permiso a su mamá y fue a la casa de la abuela María.

La abuela María se alegró mucho al ver a Toño. Él era el mayor de sus nietos y siempre se portaba bien cuando la visitaba. La abuela pensaba que él era un niño extraordinario, que nunca hacía travesuras; pero Toño no era diferente a los demás muchachos. Hacía travesuras como otros niños, pero en casa de su abuela se portaba como un caballero.

EL PROBLEMA DE TOÑO

–Abuelita –dijo Toño–, tengo un problema. Quiero regalar algo lindo a mis padres, pero no tengo dinero. Mamá necesita un vestido nuevo y papá necesita un martillo, y no sé cómo haría para regalarles eso.

–Toñito (ella siempre le decía así) –contestó la abuela–, ellos mismos tendrán que comprarse esas cosas. Regálales algo que muestre tu amor, que muestre que los honras.

–Creo que no me entiendes, abuelita –dijo Toño–. ¿Cómo puedo regalarles algo que muestre amor y honra?

–No necesitas dinero para regalar algo bueno, ni necesitas darles un regalo costoso para mostrar que los quieres –dijo la abuela–. El Señor Jesús te dará una buena idea.

regalo navidad 4UNA BUENA IDEA

Cuando Toño llegó a casa, su papá lo estaba esperando.

–¡Qué bien, hijo! Necesito una bolsa de clavos y quisiera que vayas a comprarlos.

Toño fue silbando a la ferretería. Volvió con los clavos que su papá le había pedido. Al regresar, su mamá lo llamó:

regalo navidad 3–Toño, por favor, pon los platos en la mesa y luego anda a llamar a tu hermanita, que está en casa de la vecina.

Mientras Toño ponía la mesa le vino una idea. ¡Eso era lo que les iba a regalar! Tan pronto como terminaron de comer fue a su cuarto para preparar el regalo.

EL REGALO DE TOÑO

regalo navidad 1coEn el día de la Navidad, muy sonriente, Toño entregó un sobre a su mamá y otro a su papá, y dio a ambos un fuerte abrazo.

Su mamá se alegró mucho por el lindo regalo, y también su papá. Toño les había dado un conjunto de cheques sin fecha, que podían cobrar en cualquier fecha del año. No los podían cobrar en un banco, sino sólo donde Toño.

 Cheques para la mamá:

  • Poner la mesa
  • — Ayudar a servir la comida
  • — Cuidar a mi hermanita
  • — Ir por huevos y leche
  • — Ayudar a hacer las compras
  • — Barrer el patio y la vereda
  • — Hacer lo que mamá me ordene

Tarjetas colorCheques para el papá:

  •   Ir de compras
  • — Comprar el periódico
  • — Regar las plantas
  • — Cortar el césped
  • — Hacer lo que papá me pida

 EL MEJOR REGALO

¿Qué piensas que dijeron los padres de Toño al recibir el regalo?

–Es el mejor regalo que jamás he recibido –dijo la mamá.

–Nunca imaginé recibir algo tan bueno –dijo el papá.

Toño sonrió, y en su corazón dio gracias al Señor por haberle dado una idea tan buena.

Su abuela María tenía razón. No es necesario tener dinero para dar un buen regalo. Sólo se necesita un corazón lleno de amor y querer demostrarlo.

Con su regalo Toño hizo lo que enseña uno de los Diez Mandamientos: ¡honró a sus padres! Lo mejor de todo es que su regalo fue para todo el año.

¿Honras a tus padres? ¡Muéstralo con amor y obediencia!

Efesios 6_2 34

 

Para imprimir la historia: 253 Un regalo para todo el anno color

Eva y el ratoncito Pipo

Pipo estaba sentado detrás de la cocina limpiándose la boca. Se sentía tranquilo porque cerca de allí había un huequito por donde podía meterse rápidamente y llegar adonde estaba su mamá. ¡Cuántos peligros había para un ratoncito!

GATOS Y QUESO

Pipo temblaba al pensar en todas las historias que le habían contado acerca de los gatos, chicos y grandes, a quienes les gustaba comer ratones.

Debajo de la mesa había un pedacito de queso y Pipo lo vio. Se le hizo agua la boca al verlo. Pero tenía que cuidarse al ir a tomar ese queso. Primero miró a la derecha y después a la izquierda. Como no había ningún «gigante» por allí corrió hacia el queso y comenzó a comerlo. ¡Qué rico estaba!

eva y el ratonv1 color

UNA NIÑA Y MUÑECOS

Sin pensarlo, después de un rato Pipo se metió en la sala; pero se asustó cuando vio allí a una niña. Como la niña no se movía, Pipo decidió quedarse.

La niña era Eva, que estaba de rodillas junto a una mesa con muchos muñequitos. A Pipo le parecieron muy raros. Como él era curioso, se acercó a la mesa para ver lo que hacía la niña.

–Pobre niñito Jesús –decía Eva–. Todo el año te tienen metido en una caja y sólo te sacan para la Navidad. Le diré a mamá que te deje estar con nosotros siempre.

Pipo se olvidó de la niña y empezó a corretear por la sala. De pronto, Eva gritó:

–¡Un ratón! Mamá, ¡ayúdame!

PIPO SE SALVÓ

El pobre Pipo echó a correr todo lo que podía. Antes de que la mamá de Eva llegara con la escoba, Pipo ya se había metido en el hueco. ¡Qué aventura! Felizmente se salvó; pero su mamá le dio una paliza por ser tan descuidado.

–¡Qué bueno que el ratoncito se escapó! –dijo Eva.

Después le dijo a su mamá que quería que el niño Jesús estuviera con ellos todos los días.

nacimiento color

JESÚS TODO EL AÑO

–¿Por qué sólo tenemos al niño Jesús en Navidad? –preguntó Eva.

–Hijita linda –contestó su mamá–. El nacimiento que armamos cada año es sólo un adorno. El muñequito no es el niño Jesús. Jesús ya no es niño. Sabes eso, ¿no es cierto?

–Sí, pero quiero tener a Jesús todos los días.

–Evita, el Señor Jesús quiere estar contigo todos los días. Puedes invitarlo a vivir en tu corazón. Así estará contigo siempre.

LA ORACIÓN DE EVA

El mismo día que Pipo se salvó de caer muerto bajo el palo de la escoba, Eva invitó a Jesús a entrar en su vida para que estuviera siempre con ella. No fue difícil. Se lo pidió en oración, hablándole como a un amigo:

«Señor Jesús, yo no quiero tenerte sólo como un muñeco en nuestros adornos de Navidad. Quiero que vivas en mi corazón todos los días.»

No sabemos qué pasó con Pipo. Como era travieso, seguramente tuvo otras aventuras. ¿Quién sabe? Tal vez se lo comió el gato. Lo que sí sabemos es que Eva está muy contenta. Aunque después de la Navidad guardaron al muñequito Jesús en una caja, el verdadero Jesús, Cristo el Señor y Rey, siempre está con ella, porque vive en su corazón.

¿Quieres tú tener a Jesús siempre contigo? Invítalo a entrar en tu vida, tal como hizo Eva.

«Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador,
que es Cristo el Señor.»
–Lucas 2:1

Para imprimir la historia: 209 Eva y el ratoncito color

Hoja para colorear: 209 Jesus nuestro Salvador

Póster: 209 Poster Nuestro Salvador

Hoja de actividad bíblica: 209 Nuestro Salvador

209 Poster Nuestro Salvador