Nicodemo nace de nuevo

Hoy les voy a contar acerca del nuevo nacimiento de Nicodemo –dijo doña Beatriz cuando los niños se reunieron para el Club.

–Nuevo nacimiento, ¿qué es eso? –preguntó Pimienta–. No creo que alguien pueda nacer dos veces.

–Lo mismo pensaba Nicodemo –respondió la buena vecina–. Ahora verán que hay dos nacimientos.

–No lo creo –dijo Pimienta.

–No seas tan terco –le dijo Sal a su amigo–. ¿Por qué siempre dudas de las cosas que dice doña Beatriz?

–Es que ella habla de cosas imposibles.

–Doña Beatriz nos habla de Dios –dijo Pepita–. Dios hace cosas imposibles. Cada vez que vengo al club me siento emocionada por aprender algo nuevo.

Los niños siguieron discutiendo un rato, hasta que doña Beatriz les contó la historia. Todos escucharon atentos, especialmente Pimienta, porque él quería saber qué cosa rara era eso de nacer de nuevo.

UNA VISITA NOCTURNA

Nicodemo era fariseo y miembro de la corte suprema de los judíos. Para él era muy importante observar la ley. Muchas veces había escuchado hablar acerca de Jesús. Tal vez lo había visto hacer milagros y había escuchado alguna de sus enseñanzas. Ahora quería hablar con Jesús y hacerle preguntas.

Una noche Nicodemo fue a ver a Jesús. No sabemos por qué fue de noche. Quizá no quería que sus compañeros fariseos lo vieran. Los fariseos despreciaban a Jesús.

Jesús seguramente estaba cansado después de un día de mucho trabajo; pero recibió a Nicodemo, porque Jesús nunca rechazaba a nadie.

LA PREGUNTA DE NICODEMO

¿Qué quería Nicodemo preguntarle a Jesús? Él quería averiguar quién era Jesucristo realmente. Quería estar seguro de que Él era el Hijo de Dios.

Entre la gente de aquellos días habían muchas diferentes opiniones acerca de Jesús. Unos decían que Él era un profeta, otros decían que era un simple maestro que reunía alumnos alrededor suyo; pero nadie sabía exactamente quién era Jesús.

–Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro –le dijo Nicodemo–. Sin la ayuda de Dios nadie podría hacer los milagros que tú haces.

La respuesta de Jesús sorprendió Nicodemo.

–Te aseguro que si no naces de nuevo no puedes ver el reino de Dios.

¿Qué? ¿Hacerme pequeño y entrar otra vez en el vientre de mi madre y volver a nacer? pensó Nicodemo.

–¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? –preguntó.

Jesús hablaba de otra clase de nacimiento. Él quería enseñarle a Nicodemo cómo llegar a ser miembro de la familia de Dios.

–Nacer de nuevo significa llegar a ser hijo de Dios –dijo Jesús–. Cuando creas que yo soy el Hijo de Dios, el Salvador, puedes pertenecer a la familia de Dios.

LA SERPIENTE EN EL DESIERTO

Luego Jesús le puso un ejemplo de algo que pasó cuando Moisés guió al pueblo de Dios a la Tierra Prometida.

Cuando el pueblo murmuró contra Dios y Moisés, Dios mandó serpientes venenosas. Para que se salvaran de las mordeduras, Dios dijo a Moisés que hiciera una serpiente de metal y la pusiera en un palo. Cualquiera que miraba a la serpiente se sanaba de las mordeduras.

–La serpiente que Moisés levantó en el desierto era un ejemplo. Un día yo tengo que ser levantado –dijo Jesús–. Así como ellos miraron a la serpiente y se sanaron, todo el que cree en mí será salvo. Yo les doy vida eterna. Ese es el nuevo nacimiento.

Jesús hablaba del día en que Él iba a morir en la cruz.

JUAN 3:16

Para explicarle a Nicodemo sobre la salvación, Jesús dijo las palabras que son las más conocidas en todo el mundo.

«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.»

–¡Yo lo sé! –dijo Pepita–. Es Juan 3:16. Lo he marcado en mi Biblia y lo he aprendiendo de memoria.

–Todos aprenderemos este versículo –dijo doña Beatriz.

A una voz, todos repitieron juntamente con Pepita Juan 3:16.

Pimienta estaba pensativo. Quería saber más sobre lo que Jesús dijo a Nicodemo. ¡Era cierto que hay dos nacimientos!

¿Por qué siempre tengo dudas? –se dijo nuestro amiguito–. Quiero creer en Jesús; quiero ser hijo de Dios; quiero nacer de nuevo. Es importante que nacer de nuevo. Pero, ¿cómo?

Pimienta decidió pedir a doña Beatriz que le explicara más…

¡No te pierdas el próximo número!

En MIS PERLITAS hay mucho lindo material para esta historia.

Anuncios

Rescate en el fondo del mar

¡Sucedió lo que nadie había esperado! El rey de Egipto se arrepintió de haber dejado ir al pueblo de Israel.

«No puedo perder tantos buenos trabajadores –dijo el faraón–. ¿Cómo he sido tan loco? Tengo que hacerlos volver.»

¡Movilizó su ejército! Se fue con todos sus carros, caballos y jinetes para perseguir al pueblo de Dios.

ESCLAVOS EN EGIPTO

Los israelitas, el pueblo de Dios, habían pasado una vida muy penosa en Egipto. Eran esclavos del poderoso faraón, que los obligaba a hacer ladrillos para la construcción de sus ciudades. Ellos clamaron a Dios por ayuda y Él les mandó a Moisés como libertador.

El faraón no quiso soltar al pueblo. Dios había endurecido su corazón. El Señor hizo poderosas señales, llamadas plagas. Cada vez el faraón prometía que iba a dejar ir al pueblo; pero luego se arrepentía.

El río se convirtió en sangre, aparecieron ranas por todas partes, hubo invasión de moscas, aparecieron saltamontes, hubo oscuridad de día y de noche… la peor plaga fue la noche en que murieron todos los hijos mayores. Cuando el faraón perdió a su hijo mayor, recién dejó ir al pueblo.

UN PUEBLO NUMEROSO

¿Cuántas personas crees que salieron de Egipto con el gran libertador Moisés? ¿Mil? ¿Diez mil? ¿Cien mil? No,
era un pueblo de por lo menos tres millones de personas.
Y ahora el faraón se había arrepentido y los perseguía.

Dios lo hizo saber a Moisés para que estuviese preparado. «No tengas miedo de los egipcios –le dijo–. Yo les voy a mostrar mi gran poder. Solamente tienen que confiar en mí.»

LOS ISRAELITAS TENÍAN MIEDO

¿Has tenido miedo alguna vez? Ahora los israelitas tenían mucho miedo. Habían descubierto que el ejército del faraón los perseguía. «Mejor nos hubiéramos muerto en Egipto. ¿Por qué Moisés nos ha sacado al desierto?», se quejaban.

Delante estaba el mar Rojo y detrás tenían a los egipcios.

«No tengan miedo –les dijo Moisés–. Sean valientes y verán lo que Dios va a hacer para salvarnos. Nunca más volveremos a ver a los egipcios.»

«SIGAN ADELANTE»

Dios dijo a Moisés que sigan adelante. ¿Seguir adelante? ¿Cómo harían eso? Estaban a la orilla de un inmenso mar y no había ni un solo barco a la vista.

«Levanta tu vara –dijo Dios a Moisés–. Extiende tu brazo y parte el mar en dos, para que mi pueblo cruce en seco.»

¿Qué? ¿Se abriría el mar? ¿Cómo sería posible? Sí, eso es lo que sucedió.

moises mar rojo co

SE ABRIÓ EL MAR

Dios mandó un fuerte viento que sopló toda la noche. Cuando los israelitas despertaron a la mañana siguiente había un camino en medio del mar. Las aguas estaban a los costados como dos grandes muros.

¿Y los egipcios? ¿Dónde estaba el ejército de los egipcios? Dios había puesto una columna que los separaba. De día la columna era de nube y de noche la columna era de fuego.

¿Puedes imaginar a los millones de israelitas que cruzaban el mar? Imagina a los niños que correteaban felices al lado de sus padres, y a los ancianos que avanzaban a paso lento. ¿Crees que los músicos tocaban sus melodías de victoria? ¡Era una marcha alegre en el fondo del mar!

Cuando el ejército egipcio vio a los israelitas que cruzaban el mar ellos intentaron hacer lo mismo. Entonces Dios dijo a Moisés que extendiera su vara otra vez sobre el mar. Moisés obedeció, y el mar volvió a su lugar. El ejército egipcio se ahogó. ¡Así salvó Dios a su pueblo de la esclavitud!

CONFÍA EN EL SEÑOR

¿Qué haces cuando tienes miedo? Moisés guió a los israelitas para que confiaran en el poder del Señor.

Todos pasamos por días difíciles. Muchas veces tenemos miedo. No sabemos quién nos va a defender del peligro. Confiemos en el Señor. No hay nada imposible para Él.

¿Qué dijo Moisés al pueblo? Les dijo que se queden quietos, que no se preocupen, porque el Señor iba a pelear por ellos. ¡Y Dios hizo un gran milagro para salvarlos!

Sean cosas pequeñas o algo grande que te llenan de miedo, siempre confía en la ayuda del Señor.

Nuestro amoroso Dios tiene todo poder para ayudarte.

Exodo 14_14Para imprimir la historia: 279 Rescate en el fondo del mar color

 

 

 

El altar de Andy

Andy iba silbando calle abajo, mirando de un lado a otro, buscando piedras, piedras lisas. Iba a construir un altar, como hicieron en los tiempos del Antiguo Testamento. Él había aprendido cosas nuevas en la iglesia. El altar le pareció tan interesante que quería hacer una réplica. Hacer una réplica es reproducir una obra artística tal como el original.

El maestro les había dado una lección de cómo Dios ha preservado su Palabra a través de los tiempos. Andy se sabía los Diez Mandamientos pero nunca antes había oído que Dios escribió los mandamientos en tablas de piedra.

LAS TABLAS CON LOS MANDAMIENTOS

Moisés, el siervo de Dios que sacó al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto, estuvo en el monte Sinaí cuarenta días cuando Dios le dio esas tablas con los mandamientos. Como demoró mucho tiempo, el pueblo pensó que él ya no volvería y se hicieron un dios para adorar, un becerro de oro.

Cuando Moisés bajó del monte y vio a la gente adorando a ese becerro, se enojó tanto que arrojó las tablas y las quebró. ¡Las tablas escritas por el dedo de Dios!

Para Dios era tan importante que el pueblo tuviera los mandamientos que ordenó a Moisés que hiciera nuevas tablas.

ROSTRO RESPLANDECIENTE

Nuevamente Moisés subió al monte y estuvo allí otros cuarenta días en la presencia de Dios, sin comer ni beber. Andy no podía imaginar cómo sería eso. Él apenas aguantaba del desayuno al almuerzo sin comer algo. Siempre tenía hambre. ¡Moisés pasó más de un mes sin comer!

Cuando Moisés bajó del monte con las nuevas tablas de la ley, que Dios le había ordenado escribir, su rostro brillaba. Tuvo que ponerse un velo porque el resplandor de su rostro era tan fuerte que la gente no podía mirarlo.

EL ALTAR CON LA LEY

Andy no buscaba piedras para hacer dos tablas sino un altar. Josué, el sucesor de Moisés, que guió al pueblo a conquistar la Tierra Prometida, edificó un altar y escribió la ley de Dios en las piedras. Ésa es la réplica que quería hacer Andy.

Andy tenía su propia Biblia; pero no la cuidaba. Él la dejaba tirada por cualquier lado. Su mamá le llamaba la atención y le decía que cuidara su Biblia. Después de oír la enseñanza de su maestro compendió por qué es importante cuidar la Biblia.

Después que la ley fuera escrita en piedras, la escribieron en pergaminos. Éstos eran rollos de pieles de animales, curtidas. Por miles de años la Palabra de Dios fue escrita a mano en estos pergaminos, y después en libros. Con la llegada de la imprenta se empezó a traducir la Biblia en muchos idiomas.

ENTONCES Y AHORA

Ahora podemos tener la Biblia en computadora y hasta en teléfonos celulares. El papá de Andy tiene la Biblia en su celular. Cuando Andy tenga su propio teléfono celular piensa hacer lo mismo. ¡Qué maravilla! Lo que hace miles de años Moisés escribió en tablas de piedra y Josué escribió en un altar de piedras, ahora se puede tener en un teléfono celular.

AYUDA PARA ANDY

Para hacer una réplica Andy iba a necesitar ayuda. Les contó acerca de su plan a sus amigos Roberto y Antonio. Ahora los tres muchachos iban calle abajo buscando piedras…

Cuando Andy y sus amigos habían reunido más de cien piedras lisas, escribieron los mandamientos en las piedras más grandes. El papá de Andy les ayudó a unirlas con cemento para formar el altar. ¡Qué feliz se sintió Andy al tener su propio altar con los Diez Mandamientos!

NIÑOS ALTAR color2T

LA BIBLIA EN EL CORAZÓN

«Podemos tener cientos de Biblias –dijo el maestro–. Pero eso nada vale si no cumplimos lo escrito en las Sagradas Escrituras. La Biblia dice que no debemos solo oír la Palabra de Dios sino también hacer lo que dice. Dios quiere escribir sus mandamientos en las tablas de nuestro corazón.»

«Pues este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos.» El altar de Andy sería un recordatorio de la importancia de cumplir los mandamientos y de tenerlos en su corazón. ¿Estás tú dispuestos a tener los mandamientos de Dios en tu corazón y de cumplirlos, así como Andy?

La Biblia a traves de los tiempos11

Busca material sobre La Biblia através de los tiempos en:

hermanamargarita.com/Día de la Biblia

La Biblia a traves tiempos