Cada día es un regalo

Mi padre tuvo muchos «relagos». Dios le concedió 97 años de vida. El martes Dios lo llamó a su presencia. Él aprovechó bien su tiempo y ha dejado un legado de fe. Ese mismo día a mí me atacó la influenza. Mis estimados, estoy muy enferma. Oren por mí.

Les sugiero que lean la historia 211, de enero 2014. Hay una historia ilustrada.

Aquí está: Cada día es un regalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s