Timoteo, el discípulo fiel

Discípulo. ¿Qué es un discípulo? Busca la palabra en un diccionario y encontrarás esta definición o alguna similar: «persona que aprende una doctrina, ciencia o arte bajo la dirección de un maestro».

Un discípulo es un alumno. Jesús escogió 12 discípulos que estuvieron con Él como sus alumnos especiales. Tuvo muchos otros discípulos; pero estos doce lo acompañaron dondequiera que iba. Aprendieron las enseñanzas de Jesús para luego enseñarlas a otros.

El apóstol Pablo también tuvo discípulos. Al llegar a una ciudad llamada Listra conoció a Timoteo, un joven que llegó a ser su discípulo y como un hijo para él.

La madre de Timoteo era Eunice, una mujer judía creyente; sabemos que su padre era griego, pero no conocemos su nombre.

Su abuela era Loida. La Biblia nos da los nombres de su madre y su abuela, porque ellas hicieron algo muy importante; desde que Timoteo era niño le enseñaron las Escrituras, la Palabra de Dios.

Buena reputación

Timoteo era un buen muchacho; tenía buena reputación. ¿Qué significa «reputación»? Es la opinión o la consideración que se tiene de alguien o algo.

Si tienes buena reputación, quiere decir que tienes buen prestigio o estima. Los hermanos de Listra hablaban bien de Timoteo; lo estimaban. Timoteo tenía buen prestigio.

Tristemente, también es posible tener mala reputación.

¿Quisieras que la gente hable bien de ti? ¿Quisieras que te estimen? Aprende desde niño las Sagradas Escrituras y cumple los mandamientos de Dios. Eso es lo que hacía Timoteo.

Usando los dedos de la mano hemos aprendido lo que debemos hacer con la Biblia:

ATIENDE

ESTUDIA

ATESORA

HABLA

Cada dedo representa una palabra.

Hoy nos toca la del dedo meñique: CUMPLE.

Cumple todos los días de tu vida lo que te enseña Dios en su Palabra, la Santa Biblia.

Compañero de Pablo

Cuando Pablo conoció a Timoteo y supo de la buena reputación que tenía, ¿qué crees que hizo? ¡Pablo lo invitó a acompañarlo en sus viajes misioneros!

Timoteo no solamente llegó a ser el compañero de trabajo de Pablo, sino un verdadero hijo para él. Para Pablo no había otro como Timoteo, que servía al Señor juntamente con él, como si Pablo fuera su padre.

Sabes que hay cartas de Pablo en la Biblia, ¿verdad? Pablo y Timoteo escribieron juntos varias de esas cartas. Búscalas en tu Biblia y fíjate lo que dice el saludo inicial de cada una: 2 Corintios, Filipenses, Colosenses, 1 y 2 Tesalonicenses, y Filemón.

Un buen discípulo

Imagina lo emocionado que debe de haber estado Timoteo cuando Pablo lo invitó a viajar con él y su compañero Silas. A veces también Lucas acompañaba a Pablo. Lucas escribió el libro de Hechos y el Evangelio que lleva su nombre. Lucas era médico. Si Pablo, Silas o Timoteo se enfermaban, los atendía el doctor Lucas.

Timoteo fue un buen discípulo. Aprendió muchas cosas de su maestro Pablo. Cuando la iglesia en Éfeso necesitaba un pastor, Timoteo recibió ese cargo.

Algunos pensaban que Timoteo era muy joven para ser pastor. Pablo le escribió una carta para animarlo. «No dejes que nadie te desprecie por tu juventud», decía la carta. Más bien, Timoteo debía ser ejemplo de los creyentes, en su manera de hablar, en su conducta, en amor…

Esto es lo que Pablo le escribió, en 1 Timoteo 4:12:

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en

  • palabra
  • conducta
  • amor
  • espíritu
  • fe
  • pureza

Desde niño Timoteo fue discípulo. Aprendió la Palabra de Dios de su madre y su abuela; después fue discípulo de Pablo. Luego él mismo fue maestro y tuvo alumnos.

¿Quisieras ser un discípulo que cumple fielmente la Palabra de Dios?

MIS PERLITAS

En Mis Perlitas hay mucho material que acompaña a esta historia.

Anuncios