Pepito y las mentiras

Pepito tenía una mala costumbre. Mentía por aquí y mentía por allá; era el mentiroso más conocido del barrio donde vivía.

El papá de Pepito se preocupaba mucho de que su hijo fuera tan mentiroso. Castigaba a Pepito; pero el muchacho lo mismo seguía mintiendo. Un día tuvo una idea de cómo enseñarle una lección a su hijo, con la esperanza de que dejara de mentir.

pepito1color

MADERA, CLAVOS, Y UN MARTILLO

–Pepito, no sé qué hacer contigo –le dijo su papá–. Tienes la muy mala costumbre de mentir. Te he dicho muchas veces que la mentira es pecado. Te voy a enseñar una lección.

El papá le dio un trozo de madera, unos clavos y un martillo, y le dijo:

–Quiero que coloques un clavo en la madera por cada mentira que has dicho esta semana.

A Pepito no le gustó la idea; pero tenía que obedecer a su papá. Se puso a recordar todas las mentiras que había dicho en los últimos días y empezó a clavar.

pepito3color

UN CLAVO POR CADA MENTIRA

Un clavo por mentir a su maestro; dos clavos por las mentiras que había dicho a su hermana; un clavo por mentir a su papá; otro clavo por mentir a su mamá…

¡Clavó y clavó! Al fin, la madera se llenó de clavos. Por primera vez Pepito se dio cuenta de cuánto mentía. ¡Qué fea estaba la madera!

–¿Puedo sacar los clavos? –le preguntó a su papá–. No me gusta verlos.

–Sí, hijo, saca los clavos.

pepito4color

HUECOS PARA SIEMPRE

Pepito sacó los clavos, uno por uno.

¿Cómo quedó la madera al sacar los clavos? Sí, llena de huecos.

–Pepito, puedes sacar los clavos pero no puedes borrar los huecos –le dijo su papá–. Puedes mentir y luego pedir perdón, pero no puedes borrar las cosas que has dicho. Por eso, cuida lo que dices, hijo.

Pepito tuvo mucho en qué pensar ese día. Cada vez que miraba la madera y veía los huecos, recordaba las mentiras que había dicho. Desde ese día tuvo mucho cuidado de no mentir.

EL PADRE DE LA MENTIRA

Adán y Eva, nuestros primeros padres, cometieron el primer pecado porque escucharon una mentira del diablo. ¡Él es el padre de la mentira!

La Biblia enseña que no hay lugar en el cielo para los que aman y practican la mentira. Léelo en Apocalipsis 21:27 y 22:15.

Pepito aprendió a las duras que la mentira trae consecuencias. El sabio rey Salomón escribió en uno de sus proverbios que Dios detesta los labios mentirosos pero que se deleita en los que dicen la verdad.

¿Quisieras deleitar a Dios y a tus padres?  Habla siempre la verdad.

El Señor detesta los labios mentirosos,
pero se deleita en los que dicen la verdad.

Proverbios 12:22, NTV

Para imprimir este material, lo encontrarás en Mis Perlitas

Anuncios