La levadura de bondad

Historia escrita por Ximena Soliz de Piérola, La Paz, Bolivia

 

Alina y Ever eran hijos ejemplares de la familia Gómez. Sus padres no tenían que andar regañándolos, porque ellos cumplían sus deberes con agrado.

Una tarde, los dos hermanos fueron al cumpleaños de un primo, a quien le gustaba invitar a mucha gente para ser homenajeado.

Alina y Ever se divertían jugando una y otra cosa con los otros niños; pero Alan, un niño cojo, no quería jugar. Uno de los muchachos le grito:
­

–Alan, ven a jugar. ¿Qué te parece si jugamos a remedar cómo caminas?

Y comenzó a remedar la forma en que Alan cojeaba. Todos los niños soltaron una gran carcajada, mientras Alan, avergonzado, agachaba la cabeza. Casi todos los niños comenzaron a caminar cojeando por el patio.

–Mira cómo cojeo –decía una niña.

–Yo cojeo mucho más –decía otra, mientras otros reían y se burlaban.

Burlarse no es un juego

Alina y Ever se habían quedado callados observando la escena, mientras sus amigos los llamaban para que jugaran.

–Vamos –le dijo Alina a su hermano Ever.

–¡No! –exclamó Ever–. Burlarse de otros no es un juego.

–No pretendo burlarme, sólo divertirme –contestó Alina.

Ever se dio la vuelta para dirigirse a donde estaba Alan, que trataba de disimular las lágrimas que le caían. Se acercó suavemente, y poco a poco logró entablar una conversación con él.

Después de unos minutos, ambos estaban conversando amigablemente, y luego se pusieron a jugar lanzando una pelota.

Por la noche, cuando ya Ever y Alina habían vuelto a casa, Alina casi no quería hablar.

–¿Por qué estás así hija? ¿Qué pasó en el cumpleaños? –le preguntó la mamá.

Alina no pudo aguantar más y se echó a llorar.

–Hoy hice algo muy feo, mamá –dijo Alina–. Los niños comenzaron a burlarse de la forma en que cojea Alan.
Remedaban su forma de caminar, y yo también lo hice.

Alina lloraba desconsolada, y entre suspiros dijo:

–No entiendo qué pasó. ¿Por qué me porté tan feo?

Su mamá le alcanzó un pañuelo y luego le explicó:

–Nuestro corazón es engañoso, Alina, por eso debemos tener mucho cuidado. La maldad crece, así como la masa de pan cuando la preparo con levadura.

Efectos de la levadura

La levadura es un hongo de una sola célula, que se junta a muchos otros hongos iguales, y se reproduce rápidamente. Sólo un grano contiene cerca de 25 mil millones de células. Por eso, cuando el pan se prepara con levadura, y la masa se deja reposar, crece al doble o triple de su tamaño.

Hay levadura de malicia y de maldad. El apóstol Pablo nos exhorta a que no dejemos que obren en nosotros. La malicia es como un mal pensamiento que te dice: «no harás nada malo jugando al cojito; sólo te divertirás un poco con tus amigos». Pero a los malos pensamientos no les gusta obrar solos. Se reproducen rápidamente si les damos el medio apropiado para eso, así como la levadura.

Practica la bondad

La mamá les siguió explicando a Alina y Ever los efectos negativos de la levadura de malicia y de maldad.

–Es verdad, mamá –dijo Ever–. Yo también tuve la idea de seguir a mis amigos en su burla; pero luego me pregunté: ¿qué haría Jesús en mi lugar? Y decidí no hacerlo.

Al alejarse del engañoso pensamiento de malicia, Ever no dejó que se reproduzca. Prefirió pensar en lo que haría Jesús.

–Mamá, ¿qué puedo hacer para reparar el mal que hice? –preguntó Alina.

–Primero, hija, debes pedirle perdón al Señor Jesús. Luego debes pedirle un sincero perdón a Alan. Él debe estar sufriendo mucho por lo que pasó en la fiesta de cumpleaños.

Alina se puso de rodillas y oró pidiendo perdón a Dios. Después le pidió a su mamá que la llevara a casa de Alan para que le pidiera perdón por haberse burlado de él.

Esa noche Alina durmió feliz. Dios le había perdonado por su mal comportamiento y Alan se había alegrado cuando le pidió perdón, y le aseguró que la perdonaba.

En vez de levadura de malicia, Alina practicaría la bondad.

MIS PERLITAS

En Mis Perlitas hay muchas ayudas para esta historia.

Anuncios

Una gran sorpresa para Sal

Pepita estaba emocionada. Era su cumpleaños y doña Beatriz había organizado una fiesta en su jardín. Los invitados eran todos los niños del Club Tesoros.

Como cuando celebraron el cumpleaños del perrito Dino, el jardín estaba decorado con globos y había una mesa con refrescos. Lo que más llamó la atención de los niños era un círculo grande de madera lleno de globos. Con supervisión de doña Beatriz hicieron tiro al blanco con un dardo. En los globos habían preguntas.

En una de las preguntas doña Beatriz había dibujado una Biblia. El que recibiera esa pregunta y la contestara, iba a ganar una Biblia. Pero había premios para todos.

–Yo quiero ganarme la Biblia –decía Sal y se daba vueltas, saltando y aplaudiendo–. ¡Quiero tener mi propia Biblia!

Cuando le tocó tirar su dardo, cerró los ojos antes de lanzarlo, y oró en silencio: «Jesús, ayúdame a ganar.»

UNA BIBLIA PARA SAL

Para Sal, ese momento fue el más feliz, porque su dardo fue a dar en el globo con la pregunta que tenía el dibujo de una Biblia. «¿Qué hizo Naamán después de zambullirse en el Jordán y ser sanado?» era la pregunta.

–Naamán hizo lo que debemos hacer todos cuando recibimos algo –dijo Sal–. Él fue a dar las gracias a Eliseo.

–Eliseo no quiso recibir los regalos de Naamán –agregó Pepita.

–Naamán decidió que ahora iba a servir a Dios –dijo Pimienta.

Sal estaba un poco impaciente y movía en alto el papelito que tenía el dibujo de una Biblia. Doña Beatriz entonces felicitó a Sal y le dio una Biblia, tal como la que había recibido Pepita.

Como Sal era un niño respetuoso, hizo una venia al agradecer a la buena vecina. Mirando a su amiga Pepita, dijo:

–Gracias, Pepita, por cumplir años. Así, hicimos fiesta, ¡y me gané la Biblia! La próxima vez espero que le toque a Pimienta.

LOS 20 MILAGROS DE ELISEO

Siguieron tirando dardos, reventando globos, y respondiendo a preguntas. Cada uno esperaba que le tocara una pregunta fácil, aunque cualquier pregunta es fácil si uno sabe la respuesta.

Después de los juegos todos se reunieron para escuchar la historia, una historia de un milagro sorprendente.

En la Biblia tenemos escritos 20 milagros de la vida de Eliseo; seguramente hubo más.

Nuestro amiguito Sal nunca iba a olvidar que Eliseo echó sal en las aguas de Jericó, ¡y se sanaron las aguas!

Lo más emocionante para Pepita era recordar que el aceite de una viuda no se acababa. El aceite en su vasija seguía fluyendo y fluyendo. ¡Cómo le hubiera gusta estar allí! La viuda vendió el aceite y pagó todas sus deudas.

Para Pimienta lo más interesante era el hacha que flotó. Cuando oyó la historia no podía creer que era cierto; pero ahora sí lo creía. Con tantos milagros que Dios había hecho por medio de Eliseo, comprendió que Dios también podía hacer que flotara un hacha.

Pimienta había hecho la prueba con un martillo en la cisterna de su casa; pero el martillo se hundió.

Dios no es un hada madrina y no hace milagros a nuestro antojo y sin propósito. Los milagros que Dios hace son para que su nombre sea glorificado. Así también era con Eliseo.

Los otros niños del club también dijeron el milagro que les había impresionado. A una niña le llamó mucho la atención el cuarto de huéspedes que le hicieron a Eliseo en Sunem. Ella quería animar a su mamá para que hicieran un cuarto así en su casa; pero no había espacio disponible.

EL MILAGRO MÁS SORPRENDENTE

Uno por uno doña Beatriz repasó los milagros. Luego llegó al más sorprendente, especialmente para los muchachos. Cuando algunas de las niñas oyeron cuál era el milagro les dio asco.

¿Qué pasó? Eliseo ya anciano, enfermó y murió. Como se hace con los muertos, lo sepultaron. Al año, hubo una invasión de unas bandas de los moabitas. Unas personas que iban a sepultar a un muerto, se asustaron al ver a los moabitas y arrojaron el cadáver en el sepulcro de Eliseo.

Entonces pasó lo sorprendente. Cuando el cadáver tocó los huesos de Eliseo, revivió, y el hombre se levantó. Tanto poder había en este siervo de Dios, que aun después de su muerte hubo milagros.

¡A Sal le pareció una maravilla!

FIEL HASTA EL FIN

–En la Biblia de Sal he marcado el Salmo 119:33. Quisiera que todos lo recordemos –dijo doña Beatriz–. Nuestro amigo Sal lo va a leer. Cumplamos siempre la Palabra de Dios.

¿Quieres leer los milagros de Eliseo? Lee 2 Reyes 2 al 7. Eliseo fue fiel a Dios hasta el fin. Cumplió todo lo que Dios le mandó a hacer. ¿Quisieras tú también ser fiel a Dios?

En MIS PERLITAS hay lindo material que acompaña a esta historia.

La silla de cumpleaños

Katia

En casa de Katia tenían una costumbre muy hermosa. En los cumpleaños la mamá vestía una silla con flores y la adornaba con cintas.

El cumpleañero se sentaba en la silla adornada y toda la familia le cantaba: «¡Feliz cumpleaños!» Todo el día era de fiesta y alegría. No porque se daban grandes y costosos regalos.

Al contrario, a veces no había dinero para comprar regalos. Pero cada uno demostraba su amor con algo pequeño. Tal vez un fuerte abrazo, una sonrisa amorosa, o un regalo hecho con las propias manos.

¡Pronto le tocaba a Katia cumplir años! Estaba muy emocionada y pensaba en qué regalo le daría su mamá. Tal vez recibiría un vestido nuevo confeccionado por ella.

¿Cómo mamá adornará mi silla este año? se preguntaba Katia. Ella quería que la adornara con flores rosadas.

SE ENFERMÓ LA MAMÁ     

Pero nada fue como Katia lo había deseado. Unos días antes del cumpleaños, su mamá enfermó gravemente. Tuvieron que llevarla con urgencia al hospital.

–Mamita, vuelve pronto –le pidió Katia–. Quiero que adornes la silla para mi cumpleaños.

–Sí, hijita –contestó su mamá con voz débil–. Trataré de volver pronto.

Pero la mamá no volvió pronto del hospital.

Amaneció con lluvia el día del cumpleaños de Katia. Ella pensaba que iba a ser un día muy triste; pero se llevó una gran sorpresa. Cuando fue a tomar el desayuno… en el comedor estaba la silla de cumpleaños, adornada tal y como ella se lo había imaginado: ¡con flores rosadas!

El papá y la hermana de Katia habían tratado de arreglar todo tan lindo como lo hubiera hecho la mamá; pero aun así ella les hacía mucha falta. Como hacían todos los días, oraron que la mamá sanara pronto.

–Cuando vuelvan de la escuela esta tarde iremos al hospital –dijo el papá–. He pedido permiso de mi trabajo.

–¡Qué lindo! Vamos a ver a mamá –gritó Katia, alegre.

UNA GRAN SORPRESA

Esa tarde, cuando las niñas volvieron de la escuela, hubo una gran sorpresa. Dios había escuchado sus oraciones. La mamá había mejorado y ahora estaba en casa.

–¡Mamá! –exclamó Katia, entusiasmada–. ¡Qué lindo que estás aquí para mi cumpleaños!

–Hijita, Dios ha hecho un milagro. El médico dijo que nunca ha visto a alguien sanarse tan rápidamente.

–Hemos orado por ti todos los días –dijo Katia–. Dios ha contestado nuestras oraciones.

EL MEJOR CUMPLEAÑOS

A la hora de la cena a Katia le tocaba sentarse en la silla de cumpleaños, que estaba adornada con hermosas flores; pero ella quiso que su mamá se sentara allí.

–Mamita, siéntate en la silla –dijo–. Eres mi gran regalo de cumpleaños. Nada es igual cuando tú no estás aquí.

Todos conversaron alegremente. La mamá contó sus experiencias de los días en el hospital y los niños le dijeron cuánto la habían echado de menos. Nunca antes habían estado sin la mamá.

–Éste ha sido mi mejor cumpleaños –dijo Katia–. Tener aquí a mamá es mejor que todos los regalos del mundo.

–Gracias, hijita –dijo la mamá–. Pero ahora nos toca festejarte a ti.

Y todo juntos le cantaron: «¡Feliz cumpleaños!»

LA VIDA ES CORTA

Cuando eres niño te parece que el tiempo pasa lentamente entre cada cumpleaños. Pero la vida es corta. Antes de que te des cuenta pasarán los años y tendrás que asumir las responsabilidades de una persona adulta.

El siervo de Dios Moisés oró que podamos entender que la vida es corta, para así vivir con sabiduría.

Cuando sea tu cumpleaños, recuerda que los años pasan rápidamente. Pide a Dios que te dé sabiduría para vivir bien.

Salmo 9012

Para imprimir:

 314 La silla de cumpleaños     314 La silla de cumpleaños color

Hoja para colorear:  314 Cumpleaños

Póster:  314 Salmo 9012 poster

Actividad:  314 La vida es corta

 

Celebrando 70

Agradezco a Dios por 70 años de vida.