Humillados en la pandemia

El COVID-19 que ha invadido nuestro mundo. Un virus pequeño e invisible ha atacado al planeta, infundiendo angustia y temor. ¡Pero hay esperanza!

La promesa dada por Dios a Salomón en aquellos tiempos antiguos sigue vigente.

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:14

Samuel Cueva, hermano de mi amiga Anita de la juventud, ha compuesto una hermosa canción, cantada por distintas personas del mundo en hermosa armonía. Te invito a escucharla en YouTube.

Aquí: Humillados ante Ti

Te invito también a leer el mensaje de esperanza que escribí ayer en mi página hermanamargarita.com.

Aquí: Esperanza en la pandemia 

Alma mía, en Dios solamente reposa,
porque de él es mi esperanza.
Salmo 62:5

El mensaje de esperanza en Dios que necesitamos en estos tiempos de la pandemia es de «reposo» en el Señor. Eso no significa sentarnos con los brazos cruzados y descansar; ¡no! El reposo está en humillarnos ante Dios, y orar y buscar su rostro en arrepentimiento.

Hay una hermosa promesa en el Salmo 139:5.

Detrás y delante me rodeaste, y sobre mí pusiste tu mano.

Cualquier angustia o incertidumbre que sientas ante lo que está ocurriendo, puede cambiar en paz y tranquilidad porque la protección del Señor te envuelve por completo. ¡Dios te cubre con la palma de su mano! ¡Qué maravilla!

En este tiempo de inseguridad mundial por el coronavirus, acércate más al Señor, humíllate profundamente en su presencia. Bajo su protección puedes vivir tranquilo, puedes reposar, pues su mano protectora nunca te abandona.

¿Qué pasa con La Perlita?

Perlita está recluida. Cuando pase la pandemia espero que salga con alegría e inspiración para contagiar con muchas sonrisas a los niños que a través de los años han llegado a amarla.

Así asoma de vez en cuando su cabecita:

Para todos va un saludo cordial. Humillémonos ante nuestro Dios. Oremos por nuestros países y por tantas personas que aún no han aceptado a Cristo como su Señor y Salvador.

Reposa en Dios, porque de él es tu esperanza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s