Nehemías, el copero noble

Nehemías era copero en el palacio del rey Artajerjes, en Susa, lejos de su amada tierra de Israel. Un día llegaron mensajeros de Jerusalén y le informaron que la ciudad y sus muros estaban en ruina. Ese informe entristeció a Nehemías. La ciudad necesitaba sus muros para estar protegida.

Nehemías hizo lo mejor que podemos hacer en cualquier situación, sea buena o mala. Nehemías oró a Dios por ayuda.

Tristeza en el rostro

El rey y la reina estaban acostumbrados a ver a Nehemías con cara feliz. Él cumplía sus deberes con corazón y rostro alegre, porque así se comporta una persona noble.

Pero por más que Nehemías trataba de sonreír, había tristeza en su rostro. No podía ocultar sus sentimientos.

–¿Qué te pasa Nehemías? –le preguntó el rey–. ¿Por qué traes esa cara larga?

–Su Majestad, ¿cómo no voy a estar triste? –respondió Nehemías–. Me ha llegado la noticia de que mi amada Jerusalén está en ruinas, con sus muros derribados.

–¿Qué cosa pides? –le dijo el rey.

En su corazón, Nehemías clamó a Dios por ayuda.

–Si le place al rey –dijo Nehemías–, quisiera ir a Jerusalén para reconstruir la ciudad.

¡Qué pedido! Imagina la osadía de este copero, de pedirle al rey que le diera permiso para ir a Jerusalén.

La nobleza de Nehemías le había ganado la confianza del rey. Pero más que nada Nehemías tenía la confianza del Rey de reyes y Señor de señores. ¡Dios estaba con él!

La aprobación del rey

El rey Artajerjes autorizó a Nehemías, para que vaya a Jerusalén a reconstruir la muralla que protegía la ciudad. Además, el rey mandó cartas de recomendación para que los gobernadores le dieran paso libre en el viaje.

¿Crees que Nehemías hizo solo el largo viaje? ¡No! El rey mandó con él capitanes del ejército y gente de a caballo.

La reconstrucción del muro

¡Qué sorpresa para el pueblo de Dios en Jerusalén cuando llegó Nehemías! ¿Por qué había venido una delegación del rey Artajerjes?

Nehemías no dijo nada; primero hizo una inspección. ¡Y la hizo de noche!

Después de inspeccionar la ciudad, reunió al pueblo, avisó el motivo de su llegada, y animó a todos a que participen en la reconstrucción.

Nehemías puso manos a la obra y el pueblo participó con entusiasmo. Organizó a todos por familias; de modo que cada familia reconstruía una parte. Chicos y grandes, hombres y mujeres, todos trabajaban en la construcción.

Lee Nehemías 3:12. ¿Con quién trabajó Salum?

Todos estaban entusiasmados. ¡No! No todos tenían el entusiasmo de Nehemías. Hubo enemigos que no querían ver la reparación del muro. De distintas formas trataron de desanimar a los que trabajaban y así impedir el progreso.

Pero Nehemías no dio cabida al enemigo. Puso a trabajar al pueblo con estrategia. En una mano tenían los materiales de construcción y en la otra una espada para defenderse de cualquier ataque. ¡En 52 días el muro quedó terminado!

De copero a gobernador

Nehemías y el pueblo dedicaron el muro con una gran fiesta de alabanza y adoración. Cantaron y tocaron instrumentos para alegrar el corazón de Dios y agradecerle por su ayuda.

Al acabar la reconstrucción del muro Nehemías volvió rápidamente a Susa para seguir cumpliendo su deber de copero. ¡No! El rey mandó mensajeros a decir que quería que Nehemías se quede en Jerusalén para ser su gobernador.

Dios premió así al copero noble. Del tesoro de su corazón sacaba buenas cosas. Había paz en Jerusalén bajo la dirección de un gobernador noble, que obedecía la ley de Dios.

Nehemías, que representa la fragancia de nobleza, era una persona espléndida, de cualidades honrosas y estimables.

¿Quisieras ser una persona noble, que honra a Jesucristo?

MIS PERLITAS

En Mis Perlitas hay ayudas para esta historia.

4 pensamientos en “Nehemías, el copero noble

  1. Gracias x compartir loa materiales m es d gran ayuda Dios la siga bendiciendo y añadiendo sabiduria saluditos desd chincha peru

  2. Muchas gracias por compartir este bello material, es de mucha bendición para los que somos maestros de niños, que el Señor les recompense su labor, exelente material, bendiciones!😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s