La reina que visitó a Salomón

En Jerusalén estaban acostumbrados a cosas magníficas. Allí vivía el rey más sabio y rico del mundo. Tanta era la riqueza en el palacio que la vajilla y los vasos para beber eran de oro; la plata no tenía más valor que las piedras.

Un día llegó una espléndida caravana. Era la reina de Sabá que venía acompañada de mucha gente y de camellos cargados con oro y piedras preciosas.

La fama del rey se había extendido por el mundo. Lo que se decía de Salomón era tan extraordinario que la reina tuvo que venir para ver si era verdad.

Todo comenzó con un sueño…

El sueño de Salomón

Una noche Salomón, que recién había heredado el trono de su padre David, tuvo un sueño. En el sueño, Dios le dijo: «Pídeme lo que quisieras que te dé.»

Había muchas cosas que Salomón podía pedir. Por ejemplo, riquezas, ser famoso y conocido por todo el mundo, poder para vencer a sus enemigos, y gozar de larga vida.

Todo eso era bueno, pero había algo que le hacía falta para guiar sabiamente a la nación de Israel. Salomón necesitaba sabiduría; por eso no pidió riquezas, honor, poder y larga vida, sino sabiduría. A Dios le agradó su pedido.

–¿Qué creen que Dios le dijo? –preguntó doña Beatriz.

–Que le iba a dar sabiduría –gritó Pimienta.

–Sí, Salomón sería el rey más sabio del mundo. Porque había pedido sabiduría, Dios le daría también todo lo demás.

Doña Beatriz repartió papeles a algunos de los niños para que lean lo que recibiría Salomón.

–Riquezas –leyó Pepita–. Sería el rey más rico de la tierra.

–Poder –leyó Samuel–. Salomón vencería a sus enemigos.

–Fama –leyó Sal–. Salomón sería tan famoso que vendrían de todas partes del mundo para conocerlo.

–Larga vida –leyó Pimienta–. Si Salomón cumplía los mandamientos, Dios le daría larga vida.

Sabiduría y riquezas

Salomón tuvo mucha sabiduría. Compuso 3.000 proverbios y 1.005 cantos. Enseñó acerca de árboles y plantas, y también enseñó acerca de animales, aves, reptiles y peces.

En la Biblia tenemos tres libros escritos por Salomón: Proverbios, Eclesiastés y Cantar de los Cantares.

Además de sabiduría, Salomón tuvo riquezas. Era el rey más rico y famoso del mundo. Tenía 1.400 carros, 40.000 caballos y 12.000 jinetes. Cada tres años llegaban barcos que traían oro, plata, marfil, monos y pavos reales. También recibía cada año 22.000 kilos de oro.

La reina de Sabá

Fue así que, un día, llegó al palacio la reina de Sabá. Ella le hizo muchas preguntas difíciles a Salomón; y no hubo ni una que el rey no le contestara.

La reina quedó asombrada por la sabiduría de Salomón. Admiró el hermoso palacio que él había construido, la comida de su mesa, y la organización de sus siervos. Le impresionó también el templo y los sacrificos que Salomón ofrecía.

El templo era magnífico, construido con el mejor material y cubierto de oro por dentro. Al inaugurar el templo, Salomón ofreció sacrificios de paz: 22.000 bueyes y 120.000 ovejas.

–¡Todo lo que escuché en mi país acerca de tus triunfos y tu sabiduría es cierto! –dijo la reina–. No podía creerlo; pero ahora lo he visto con mis propios ojos… no me habían contado ni siquiera la mitad. ¡Eres más sabio y rico de lo que yo había escuchado!

Después de ver las riquezas de Salomón y de escuchar su sabiduría, la reina le dio muchos lindos regalos: oro, especias y piedras preciosas. Él le dio a ella todo lo que quería.

¿Larga vida para Salomón?

–Además de fama, riquezas, poder y sabiduría, ¿qué había prometido Dios a Salomón? –preguntó doña Beatriz.

–Larga vida –respondió Sal–. Eso es, si cumplía los mandamientos de Dios.

–¿Tuvo una vida larga? –preguntó Pimienta.

–Salomón recibió muchos lindos regalos de Dios; pero al final de su vida se olvidó de Dios y dejó de cumplir los mandamientos –dijo doña Beatriz–. No tuvo una vida tan larga y fiel a Dios como su padre, el rey David.

Salomón comenzó bien e hizo justicia; pero terminó mal. Es importante seguir fiel a Dios todos los días, hasta el fin.

MIS PERLITAS

En MIS PERLITAS están todas las ayudas para esta historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s