El engaño de Ananías

Doña Beatriz nunca olvidó la historia de Ananías y Safira que escuchó de niña. Quedó muy impresionada por el castigo que recibieron por una mentira. Decidió contarles la historia a los niños del Club.

Ananías y Safira vivían en Jerusalén. Eran parte de la iglesia de Jesucristo, una iglesia grande, con miles de personas. Vivían como una gran familia y tenían todas las cosas en común. Los que eran dueños de terrenos los vendían, y se repartía el dinero entre todos.

Ananías vende una propiedad

Ananías decidió hacer lo mismo que los demás. Él y Safira se pusieron de acuerdo en vender su propiedad.

No sabemos por qué Ananías vendió su propiedad. Es posible que lo hizo por orgullo, para lucirse ante los demás, y no por amor; para que digan que era un hombre bueno.

Después de la venta, cuando Ananías tenía en su mano la bolsa de dinero, el diablo lo tentó.

¿Has escuchado alguna vez la voz que dice que mientas? Hay también otra voz; la buena. Esa voz que te dice que seas honrado y que hables con la verdad.

Ananías oyó esas voces. Una voz le decía: «No seas tonto. ¿Cómo vas a entregar todo ese dinero a Pedro? ¡Quédate con un poco!»

La otra voz le decía que el engaño y la mentira son pecado; pero Ananías no prestó atención a esa voz. Le dijo a Safira que debían quedarse con un poco del dinero.

¿Qué crees que dijo Safira? Ella estuvo de acuerdo.

La mentira de Ananías

Con la cabeza en alto y la bolsa de dinero en la mano Ananías fue en busca del apóstol Pedro. Llevaba buena cantidad de dinero para entregarle; en casa quedaba otro tanto.

Ananías no tenía que dar el dinero a los apóstoles; nadie le obligaba. Por orgullo, quería mostrar a los hermanos que él también podía dar ofrendas.

Cuando Ananías llegó adonde Pedro y los apóstoles, dijo:

–Acabo de vender mi terreno y traigo el dinero para que se pueda repartir entre los pobres.

En ese momento Dios le mostró a Pedro que Ananías estaba mintiendo.

–¿Por qué decidiste engañar a Dios? –le dijo Pedro–. Nadie te obligó a vender tu propiedad. ¿Por qué no dijiste que traías solo parte del dinero? Ananías, no has mentido a los hombres sino a Dios.

Al instante, Ananías cayó al suelo; ¡muerto!

¡Qué miedo sintieron los hermanos que estaban con Pedro! Era un castigo muy duro por una mentira.

Llenos de temor, algunos jóvenes tomaron unas sábanas, envolvieron el cadáver, y lo llevaron a enterrar.

Safira miente y cae muerta

Pasaron las horas. Una, dos, tres… Pasaron tres horas.

¿Crees que Safira se preguntaba dónde estaba Ananías? Como no llegaba, fue a buscarlo.

Cuando Safira llegó adonde Pedro, él le preguntó:

–Safira, ¿trajo Ananías aquí todo el dinero de la venta?

–Sí, por supuesto –contestó Safira.

Entonces Pedro comprendió que Ananías y Safira se habían puesto de acuerdo para mentir.

–¡Qué gran pecado han cometido! –dijo Pedro–. ¿Por qué se pusieron de acuerdo para mentirle a Dios? Se oyen los pasos de los jóvenes que fueron a enterrar a tu marido. Ahora te van a enterrar también a ti.

Al instante, Safira cayó al suelo; ¡muerta ella también!

Cuando llegaron los jóvenes que habían enterrado a Ananías, tuvieron que volver al cementerio para enterrar a Safira.

La mentira es pecado

–Esta es la triste historia de dos hermanos de la iglesia en Jerusalén que se pusieron de acuerdo para mentir –dijo doña Beatriz–. Dios los puso como ejemplo para que los miles de creyentes comprendieran que delante de Dios la mentira es pecado. Ellos no mintieron a Pedro sino a Dios.

–¿Vamos a caer muertos si mentimos? –preguntó Samuel.

–No caerás muerto; pero es un gran pecado contra Dios –respondió la buena vecina–. Desde que de niña escuché esta historia, nunca he olvidado que no debo mentir. Espero que no lo olviden ustedes. ¡Hablen siempre con la verdad!

MIS PERLITAS

En Mis Perlitas está todo el material que tiene que ver con esta historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s