Pablo, el misionero más amado

Pablo y su compañero Silas

Hoy quiero que conozcas al misionero más amado de todos los tiempos. ¿Amado por quién? Por todos los que gracias a su trabajo incansable llegaron a conocer el evangelio. Amado por todos los que por más de 2.000 años han leído su historia y sus cartas que tenemos en la Biblia.

Es el misionero más amado; pero también fue el más odiado.

Pablo nos cuenta algunas de las cosas que le pasaron en su vida como predicador del evangelio.

  • He estado preso muchas veces
  • Me han azotado con látigos, 39 azotes cada vez
  • Tres veces me han golpeado con varas
  • Me tiraron piedras hasta dejarme medio muerto
  • He viajado mucho, arriesgando mi vida
  • Tres veces se hundió el barco en que yo viajaba
  • He estado en peligro en muchos lugares
  • He trabajado mucho, y he tenido dificultades
  • Muchas noches las he pasado sin dormir
  • He sufrido hambre y sed, y frío por falta de ropa
  • Muchas veces he estado en peligro de muerte

Saulo el perseguidor

Al principio se conocía a Pablo con el nombre de Saulo. Cuando Saulo era joven tenía muchos deseos de servir a Dios. Él pensaba que si castigaba a los seguidores de Cristo y los hacía poner en la cárcel le hacía un gran servicio a Dios.

Una vez, cuando iba con un permiso especial a Damasco, para llevar presos a Jerusalén a los discípulos de Jesús, una luz como rayo lo rodeó en el camino.

–¡Saulo! ¡Saulo! ¿Por qué me persigues? –le dijo una voz.

–¿Quién eres, Señor? –preguntó Saulo.

–Yo soy Jesús, a quien tu persigues –respondió la voz.

Perseguir significa molestar a alguien, hacerle sufrir el mayor daño posible. Eso es lo que hacía Saulo. Al perseguir a los que amaban a Jesús era como hacerle daño a Él mismo.

Saulo se arrepintió, y en vez de perseguir a los discípulos de Jesús en Damasco, empezó a predicar. Al poco tiempo Saulo tuvo que escapar, porque las autoridades de los judíos lo buscaban para matarlo.

Los jefes religiosos odiaban a Jesús y a todos los que hablaban de Él. Saulo iba a la sinagoga a enseñar que Jesús es el Hijo de Dios; por eso decidieron matarlo.

Para salvarlo de los judíos, los discípulos lo bajaron en una canasta por una ventana en el muro de la ciudad. Así escapó Saulo… ¡y empezaron las aventuras de la vida misionera de Pablo!

El misionero Pablo

Damasco, Jerusalén, Tarso, Antioquía, Iconio, Derbe, Troas, Corinto, Filipos, Éfeso, Cesarea… estos son algunos de los lugares donde Pablo predicó. El Saulo de antes, que buscaba matar a los seguidores de Cristo, ahora era el apóstol Pablo, que quería que todos lleguen a conocer a Jesús.

En los barcos en alta mar, en las ciudades que visitaba, en los hogares donde se hospedaba, a orillas de los ríos, en las cárceles cuando lo perseguían, en las sinagogas, en presencia de reyes… ¡No había lugar donde Pablo no predicara!

Cuando Pablo le habló al rey Agripa, el rey dijo: «Por poco me convences a hacerme cristiano.»

Era como decir «casi me hago cristiano». Pero no se puede «casi» seguir a Cristo. Hay que aceptar al Señor de todo corazón; hay que servirle con todas las fuerzas; hay que dedicarle la vida cien por cien. Eso es lo que hizo Saulo en el camino a Damasco, cuando resplandeció una luz y Jesús le dijo: «¿Por qué me persigues?»

Lee Hechos 9, de cómo fue el encuentro de Saulo con Jesús.

El Señor dijo a su siervo Ananías que le iba a mostrar a Saulo cuánto tendría que sufrir por el nombre de Jesús. Hemos visto algunos de los sufrimientos de este gran hombre.

Para Pablo, seguir a Jesús y predicar el evangelio llegó a ser lo más importante; era como el aire que respiraba. Antes de recibir a Cristo en su vida, él respiraba amenazas de muerte contra los discípulos; después, su corazón estaba lleno de amor y de la fragancia de Jesús.

En una de sus cartas Pablo escribió: «no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación…»

¿Estás dispuesto a ser un valiente misionero como Pablo?

MIS PERLITAS

Encuentra en Mis Perlitas muchas ayudas para esta historia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s