La nube protectora

El papá de Eleazar estaba decidido a luchar hasta la última gota para defender su libertad. No quería que su hijo sea esclavo.

–¡Voy a luchar para que mi hijo sea un hombre libre! –dijo con voz decidida.

La mamá de Eleazar apretó fuertemente la mano de su esposo. Ella se sentía orgullosa de haberse casado con un hombre tan valiente. Juntos iban a luchar contra el faraón.

¡Qué lindo hubiera sido para Eleazar escuchar lo que dijo su papá! Pero él dormía tranquilo, soñando con las aventuras que vendrían.

A algunos les gustó lo que dijo Simón, el papá de Eleazar. A otros, no, y se enojaron con él.

–¡Tratemos de escapar! –decían.

–Pero, ¿a dónde podemos ir?

–Prefiero ahogarme en el mar y no caer en manos del ejército del faraón –dijo un anciano.

«¡No tengan miedo!», dijo Moisés

–To… –comenzó a decir otro, pero fue interrumpido por la fuerte voz de Moisés: «¡No tengan miedo! Dios nos va a ayudar. Tenemos que confiar en Él. Nunca más volveremos a ver a los egipcios. Dios me lo ha dicho.»

Moisés se veía grande y fuerte, parado sobre la colina. Todos podían verlo. Parecía una estatua con la vara estirada hacia el mar. La gente apenas se atrevía a respirar.

Eleazar se despertó de golpe. Una luz fuerte le hacía arder los ojos. Se sentó sobre su frazada y empezó a hacerse sombra con la mano.

Una gran luz brillante

La luz que vio Eleazar era tan brillante que parecía como si fueran las doce del día. Miró hacia el gran campamento israelita. Por todos lados había grupos de gente. Su mamá y su papá se habían tomado fuertemente de la mano.

Parecía que la gente tenía miedo. Todos hablaban agitadamente. ¿Qué estará pasando? pensó Eleazar.
Más le interesó la luz que la gente. Cada vez parecía más fuerte. ¡Ah, ya vio lo que era! ¡La inmensa nube de fuego!

La luz venía de la nube que los guiaba por el camino. Desde su salida de Egipto, la nube los había acompañado. Cuando la nube se movía, todos caminaban. Si la nube se detenía, dejaban de avanzar y armaban su campamento.

Era una nube muy rara. De noche alumbraba como un gran fuego. Eleazar pensó en lo que Moisés había dicho.

«¡El Señor, el Dios de Israel, vive en la nube!»

La nube se movía. Lentamente avanzaba a través del campamento. Venía más cerca del lugar donde estaba Eleazar. La luz era tan brillante que él cerró los ojos. Para más seguridad se tapó con la frazada. ¡Qué rara se veía la nube!

Después de un buen rato Eleazar se animó a sacar la cabeza por debajo de la frazada. Primero miró con un ojo y luego con el otro. Ya no era tan fuerte la luz. La nube estaba al otro extremo del campamento.

Nube de separación

Por un lado, la nube era como una luz brillante y por el otro lado era negra como la noche. Por el lado de los israelitas la nube brillaba como el sol; pero por donde estaban los egipcios era todo oscuridad.

¡Qué emocionante era ver la nube que separaba a los dos campamentos! Los egipcios no podían tocar a los israelitas porque la nube les impedía alcanzarlos.

De repente empezó a soplar un viento fuerte. Parecía que se estaba armando una tormenta. ¡Ya estaba sobre el campamento! El viento quería llevarse la frazada de Eleazar. Tuvo que agarrarla con todas sus fuerzas.

La mamá se inclinó sobre Eleazar y le dio un fuerte abrazo.

–Hijito, estás despierto –dijo–. Pensé que aún dormías.

–No, mamá, no puedo dormir. Estaba mirando la nube de fuego. ¿Te diste cuenta que se movió? Pensé que tal vez… Mamá, pensé que tal vez la nube se iba a ir.

–No, hijito, no creo que nos va a dejar la nube. Dios vive en la nube y Él no nos va a abandonar.

 

En MIS PERLITAS hay lindo material que acompaña a esta historia.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s