Atrapados junto al mar

Esta es una historia imaginaria de Eleazar, un niño que cruzó el mar Rojo. Millones de israelitas –niños, jóvenes, padres y abuelos– escaparon de Egipto. Veamos lo que le pasó a Eleazar.

Por más de 400 años los israelitas vivieron lejos de su tierra. Por mucho tiempo habían servido al faraón, el rey de Egipto, como esclavos.

Dios les había prometido que un día volverían a su tierra. ¡Había llegado el momento!

El anciano Moisés era el libertador. Dios lo había escogido para que saque al pueblo de Israel de Egipto. Moisés fue al palacio del rey y le dijo que los israelitas querían ir al desierto para adorar a Dios.

–No –respondió el rey–. ¡Nunca les dejaré ir!

–Entonces Dios te va a castigar –le dijo Moisés.

¡Que me castigue! –pensó el faraón–. No creo que sea gran cosa.

Pero los castigos de Dios fueron horribles.

Una mañana, cuando el rey se levantó para tomar agua, ¡el agua se había convertido en sangre!

Otro día, el palacio se llenó de ranas. En las camas, en las ollas, en la masa para pan, y en todo lugar había ranas. ¡Qué horrible era!

Dios castigó a todo Egipto con moscas, piojos, úlceras y langostas. También les mandó granizo y oscuridad.

Por cada castigo, el rey se puso más duro de corazón. No quería dejar salir a sus esclavos.

Al fin, Dios lo castigó con la muerte de los hijos primogénitos. Primogénito es el hijo mayor, el que ha nacido primero. Desde el palacio del rey hasta los que estaban en la cárcel, murieron todos los primogénitos; también de los animales.

Salvado por un milagro

Eleazar se salvó por un milagro. Él era el hijo primogénito. Pero su papá había obedecido las órdenes de Dios. Moisés les había dicho que tenían que matar a un corderito y pintar con la sangre los postes de la puerta de su casa.

¡Qué contento estaba Eleazar porque su papá había obedecido! Si no, Eleazar hubiera muerto.

La historia que vas a leer en los siguientes capítulos comienza cuando el pueblo de Israel ha escapado de Egipto y llega al mar Rojo.

Eleazar nunca había visto tal cantidad de agua. No se podía ver la otra orilla. El agua parecía interminable. Pero la gran pregunta era: ¿cómo cruzarían el mar?

En ese momento los israelitas descubren que el ejército de Egipto los viene persiguiendo. ¡Estaban atrapados!

–Moisés nos ha engañado –decía la gente.

–¡Nos trajo al desierto para matarnos! ¡Estamos perdidos!

–Dios nos va a salvar –decían otros.

El papá de Eleazar confiaba en que Dios los salvaría.

¿Qué pensaba Eleazar? ¡Ya lo verás! Cada semana habrá una nueva aventura con Eleazar. Después conocerás a Raquel, una niña que ha perdido a su papá. Verás lo que hace Eleazar cuando se encuentra con ella.

Una noche a la orilla del mar

Eleazar no podía dormir. Se daba vueltas de un lado para otro, como si tuviera la espalda llena de pulgas.

Él conocía muy bien eso de las pulgas. Saltaban tan rápido que era imposible capturarlas. Pero ahora no se trataba de pulgas. ¡No! Era algo mucho peor.

Nadie había tenido tiempo de armar las carpas esa noche. Los millones de isrelitas durmieron sobre la arena, a la orilla del mar. Eleazar tiritaba de frío.

Los adultos estaban muy preocupados. Eso afectaba también a los niños. Eleazar comprendía que iba a pasar algo peligroso.

En su cabecita de niño rondaban muchos pensamientos. Nunca en sus nueve años de vida había tenido tanta emoción como en los últimos días.

Eleazar había nacido en Egipto. Sus padres eran esclavos del faraón. No obstante, ahora las cosas estaban cambiando. Los esclavos israelitas habían escapado de Egipto; pero estaban atrapados frente al mar.

Sobre el campamento de los israelitas brillaban miles de estrellas; pero la gente tenía miedo. Nada sabían del futuro. Acaban de descubrir que los perseguía el ejército egipcio. ¿Qué podían hacer?


En MIS PERLITAS hay material de ayuda para esta historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s