Nicodemo nace de nuevo

Hoy les voy a contar acerca del nuevo nacimiento de Nicodemo –dijo doña Beatriz cuando los niños se reunieron para el Club.

–Nuevo nacimiento, ¿qué es eso? –preguntó Pimienta–. No creo que alguien pueda nacer dos veces.

–Lo mismo pensaba Nicodemo –respondió la buena vecina–. Ahora verán que hay dos nacimientos.

–No lo creo –dijo Pimienta.

–No seas tan terco –le dijo Sal a su amigo–. ¿Por qué siempre dudas de las cosas que dice doña Beatriz?

–Es que ella habla de cosas imposibles.

–Doña Beatriz nos habla de Dios –dijo Pepita–. Dios hace cosas imposibles. Cada vez que vengo al club me siento emocionada por aprender algo nuevo.

Los niños siguieron discutiendo un rato, hasta que doña Beatriz les contó la historia. Todos escucharon atentos, especialmente Pimienta, porque él quería saber qué cosa rara era eso de nacer de nuevo.

UNA VISITA NOCTURNA

Nicodemo era fariseo y miembro de la corte suprema de los judíos. Para él era muy importante observar la ley. Muchas veces había escuchado hablar acerca de Jesús. Tal vez lo había visto hacer milagros y había escuchado alguna de sus enseñanzas. Ahora quería hablar con Jesús y hacerle preguntas.

Una noche Nicodemo fue a ver a Jesús. No sabemos por qué fue de noche. Quizá no quería que sus compañeros fariseos lo vieran. Los fariseos despreciaban a Jesús.

Jesús seguramente estaba cansado después de un día de mucho trabajo; pero recibió a Nicodemo, porque Jesús nunca rechazaba a nadie.

LA PREGUNTA DE NICODEMO

¿Qué quería Nicodemo preguntarle a Jesús? Él quería averiguar quién era Jesucristo realmente. Quería estar seguro de que Él era el Hijo de Dios.

Entre la gente de aquellos días habían muchas diferentes opiniones acerca de Jesús. Unos decían que Él era un profeta, otros decían que era un simple maestro que reunía alumnos alrededor suyo; pero nadie sabía exactamente quién era Jesús.

–Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro –le dijo Nicodemo–. Sin la ayuda de Dios nadie podría hacer los milagros que tú haces.

La respuesta de Jesús sorprendió Nicodemo.

–Te aseguro que si no naces de nuevo no puedes ver el reino de Dios.

¿Qué? ¿Hacerme pequeño y entrar otra vez en el vientre de mi madre y volver a nacer? pensó Nicodemo.

–¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? –preguntó.

Jesús hablaba de otra clase de nacimiento. Él quería enseñarle a Nicodemo cómo llegar a ser miembro de la familia de Dios.

–Nacer de nuevo significa llegar a ser hijo de Dios –dijo Jesús–. Cuando creas que yo soy el Hijo de Dios, el Salvador, puedes pertenecer a la familia de Dios.

LA SERPIENTE EN EL DESIERTO

Luego Jesús le puso un ejemplo de algo que pasó cuando Moisés guió al pueblo de Dios a la Tierra Prometida.

Cuando el pueblo murmuró contra Dios y Moisés, Dios mandó serpientes venenosas. Para que se salvaran de las mordeduras, Dios dijo a Moisés que hiciera una serpiente de metal y la pusiera en un palo. Cualquiera que miraba a la serpiente se sanaba de las mordeduras.

–La serpiente que Moisés levantó en el desierto era un ejemplo. Un día yo tengo que ser levantado –dijo Jesús–. Así como ellos miraron a la serpiente y se sanaron, todo el que cree en mí será salvo. Yo les doy vida eterna. Ese es el nuevo nacimiento.

Jesús hablaba del día en que Él iba a morir en la cruz.

JUAN 3:16

Para explicarle a Nicodemo sobre la salvación, Jesús dijo las palabras que son las más conocidas en todo el mundo.

«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.»

–¡Yo lo sé! –dijo Pepita–. Es Juan 3:16. Lo he marcado en mi Biblia y lo he aprendiendo de memoria.

–Todos aprenderemos este versículo –dijo doña Beatriz.

A una voz, todos repitieron juntamente con Pepita Juan 3:16.

Pimienta estaba pensativo. Quería saber más sobre lo que Jesús dijo a Nicodemo. ¡Era cierto que hay dos nacimientos!

¿Por qué siempre tengo dudas? –se dijo nuestro amiguito–. Quiero creer en Jesús; quiero ser hijo de Dios; quiero nacer de nuevo. Es importante que nacer de nuevo. Pero, ¿cómo?

Pimienta decidió pedir a doña Beatriz que le explicara más…

¡No te pierdas el próximo número!

En MIS PERLITAS hay mucho lindo material para esta historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s