Cuando las ratas desaparecieron

brita-en-traiguen

Mi madre fue una mujer valiente. A los seis años de edad le preguntaron qué quería ser cuando sea grande. «Quiero ser estrella de cine o misionera», dijo ella.

Cuando tenía ocho años, murió su papá por un problema del corazón. Ella tenía un hermano mayor y una hermana menor. Para mi abuela fue muy difícil mantener a la familia, así que cuando Mamá cumplió doce años tuvo que dejar sus estudios para trabajar y ayudar a su madre con el mantenimiento de la familia.

NO FUE ESTRELLA DE CINE

Mamá no llegó a ser estrella de cine, porque el plan de Dios para su vida era que sea misionera.

Misionero es alguien que viaja a otro lugar o país para predicar el evangelio. Dios llamó a mis padres para que vayan a Chile, ese país largo y angosto de Sudamérica. Otro día te voy a contar cómo mis padres se conocieron y se casaron.

Para Mamá fue un gran sacrificio viajar a Chile porque tuvo que dejar a su madre. Para mi abuela también fue muy difícil. Mi madre era su gran apoyo, y ninguna de las dos sabía si alguna vez más volverían a verse.

UN VIAJE MUY LARGO

Suecia, donde vivía mi mamá, queda en el norte de Europa y Chile está en el sur de las Américas. El viaje iba a ser de un mes en barco hasta Buenos Aires, Argentina, y de allí tendrían que viajar en tren a Chile. ¡Qué viaje largo y pesado!

Photos 01.qxdCuando viajé con mis padres a Chile en 1948

Yo era una niñita de dos años y mi abuela no iba a verme crecer. Tampoco iba a ver a mi hermanita que pronto nacería. ¿Sabes qué? Ningún sacrificio que hagamos se compara con el sacrificio de amor que hizo Jesús al venir a la tierra para ser nuestro Salvador. Él dejó la gloria del cielo y vino a vivir entre los hombres, para morir en la cruz. Gracias al amor de Jesús por nosotros podemos recibir el perdón de pecados, si se lo pedimos.

COMPAÑÍA EN EL PRIMER HOGAR

Ahora te voy a contar lo que pasó en su primer hogar en el sur de Chile, en Traiguén. Mis padres alquilaron dos habitaciones en un caserón donde vivían muchas familias. ¿Adivina quiénes más vivían allí? ¡Ratas!

Mamá se fue acostumbrando bastante bien a todas las cosas que eran nuevas y extrañas para ella; pero ¿acostumbrarse a las ratas? ¡No, eso era imposible! La compañía que tenían en su casa no eran ratoncitos sino ratas grandes y gordas.

El caserón donde vivían era de madera, con tablas por dentro y por fuera. En las noches las ratas subían y bajaban dentro de las paredes y encima del cielo raso. Debajo de la casa se juntaba agua en la época de lluvia y allí se zambullían las ratas.

ingrid

Mamá estaba muy preocupada por mí y mi hermanita. Casi no dormía en las noches porque tenía miedo de que las ratas nos mordieran. A un amigo misionero le habían mordido el labio.

GRANDES RATAS LADRONAS

Un día, cuando Mamá estaba sentada escribiendo una carta a mi abuela, ¿quién crees que la estaba observando? ¡Una rata la miraba por un hueco en la pared!

brita

Las ratas eran ladronas. Mamá me había regalado un reloj de pulsera que se le había malogrado; pero un día desapareció. ¿Quiénes lo habían robado? ¡Las ratas!

Después de un terremoto, cuando tuvieron que arreglar las tejas del techo, uno de los obreros encontró el reloj. Estaba envuelto en unos papeles. Las ratas lo habían llevado allí.

El problema se hacía peor cada día. Una noche, cuando las ratas estaban de fiesta y Mamá no podía dormir, recordó lo que un hermano de su iglesia en Suecia le había contado. Él y su esposa tenían invasión de cucarachas en su casa, a veces hasta en la tetera. En ese tiempo no había insecticidas para rociar contra los bichos y ellos estaban desesperados por la situación. Entonces oraron a Dios, ¡y las cucarachas desaparecieron!

DIOS OYE LA ORACIÓN

Así como Dios quitó las cucarachas podría hacer desaparecer las ratas, pensó Mamá. Inmediatamente despertó a Papá y le dijo que le ayudara a orar. Era medianoche y él estaba soñoliento. «Si tienes fe, ora tú», le dijo, y siguió durmiendo.

La fe de Mamá había crecido, y entre lágrimas clamó a Dios, pidiendo su ayuda. Cuando terminó de orar había silencio profundo. ¡Dios había hecho desaparecer a las ratas! ¡Nunca más les molestaron! Y desde esa noche Mamá durmió tranquila.

¿Adónde se fueron? Los vecinos después se quejaron de que tenían el doble de ratas. Eso era porque una joven misionera tuvo fe en su grande y poderoso Dios, que respondió a su oración.

¿Tienes algo que te preocupa? ¡ORA! Nunca dudes del poder de Dios para responder a tu oración y hacer milagros.

lucas-11_9

Para imprimir la historia y tener más materiales, visita Mis Perlitas.

Un pensamiento en “Cuando las ratas desaparecieron

  1. muy lindo testimonio, es maravilloso ver como nuestro amado Dios se preocupada por sus hijos. Me hicieron recordar que una vez en Llanquihue en un viaje misionero estabamos plagados de Moscas, tambien orabamos y reprendiamos las moscas en el nombre de Jesús. Es la Fe activa. Dios le bendiga.
    Georgina de Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s