El lugar más seguro

Para explicarnos su gran amor y cuidado por nosotros, Jesús usó el ejemplo de un  pastor y sus ovejas. Jesús es el pastor y los que le amamos somos sus ovejas.

VdeJ 09 A«Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen», dijo Jesús. Él nos da vida eterna, y nadie podrá arrebatarnos de su mano.

Al escribir esta «Perlita» estoy muy feliz. He recibido la visita de Jeanet, una amiga muy querida del Perú. Hace años fue mi alumna en la escuela dominical.

MI AMIGA JEANET

A Jeanet muy pocas veces le habían hablado de Dios. Sus padres se dedicaban a dar lujos y comodidades a sus hijos pero no les enseñaban la Palabra de Dios.

Un día Jeanet estaba sentada en la puerta de su casa, triste. Sus padres habían anunciado su divorcio y ella se sentía muy desprotegida. Pasó un carro rojo, una «combi», que se detuvo junto a su casa. Un «gringo» bajó la ventanilla y le habló. La invitó a subir para ir a la escuela dominical.

–¿Escuela dominical? ¿Qué es eso? –preguntó Jeanet.

–Es un lugar donde vas a aprender de Dios –le dijo el hombre de la «combi» roja–. Allí te van a contar historias de la Biblia para que no estés triste ni te sientas sola.

Eso era justamente lo que Jeanet necesitaba: ¡un lugar donde no hubiera soledad! Jeanet se subió a la «combi». Había muchos niños allí. Ella se preguntaba si había hecho bien o mal. ¿Cómo es que se había subido al carro de un desconocido, a la «combi» de un «gringo»?

Llegaron a la escuela dominical y el hombre que la había invitado, que era mi padre, el hermano Pedro, le preguntó su edad. Cuando le dijo que tenía nueve años, la llevó a la clase que correspondía a los niños de esa edad.

ELÍAS Y EL CARRO DE FUEGO

En la puerta del salón Jeanet vio a la maestra, que le pareció como un ángel. Tenía el cuerpo bañado en luz, con una sonrisa agradable. Eso le dio confianza para entrar.

La primera historia que escuchó fue de Elías y el carro de fuego. Jeanet quedó maravillada. Le impresionó las figuras que mostraba la maestra y la pasión con que relataba la historia. Jeanet se sintió feliz; encontró paz y esperanza.

«Este es mi sitio –pensó Jeanet–. Acá no se habla de divorcios; no hay peleas ni pugnas entre papá y mamá.»

¡Jeanet había encontrado un lugar seguro! En la escuela dominical  aprendió a conocer lo más maravilloso: el amor de Dios.

TODA LA FAMILIA

Jeanet llevó a sus hermanos a la iglesia. A su padre no le agradó que sus hijos habían ido sin permiso; pero se alegró cuando le dijeron que era un lugar feliz.

Después Jeanet invitó a sus padres a la iglesia. Cuando conocieron el amor de Dios dejaron los trámites del divorcio y no se separaron.

Estoy muy agradecida a Dios de haber sido la maestra que Él usó para sembrar la primera semilla de su amor en el corazón de Jeanet, una semilla que ha dado mucho fruto.

JEANET NUNCA OLVIDÓ EL SALMO 23

Después de un tiempo la familia de Jeanet se mudó a la capital, a Lima, y ella perdió el contacto conmigo; pero nunca olvidó las lecciones del amor de Dios que había aprendido.

Jeanet estaba muy triste cuando tuvo que mudarse. Yo le dije que nunca se olvide del Salmo 23. Allí habla de Dios como nuestro pastor y protector, y que nada nos faltará.

En los peores momentos de su vida Jeanet repasaba el Salmo 23. Al recordarlo regresaban a su mente los hermosos recuerdos de la escuela dominical; lo cerca de Dios que se había sentido cuando de niña conoció al Buen Pastor.

Por un tiempo Jeanet se alejó de Dios, pero Jesús el Buen Pastor no la abandonó. Ella estuvo cerca de la muerte cuatro veces. En sus peores momentos se acordaba del Salmo 23 y oraba las hermosas palabras de este salmo.

Manos de Dios niña circulo coEN LAS MANOS DE DIOS

He vuelto a ver a Jeanet después de 40 años. Nos encontramos por medio de la maravilla de internet. Dios nos ha tenido a ambas en sus manos todos estos años. Dios puede cuidarte a ti igualmente. Sus manos son el lugar más seguro.

¿Sabes algo maravilloso? Cuando decides ser una ovejita de Jesús y dejas que Él te tome en sus brazos, nadie jamás te arrebatará de sus manos. Te digo lo mismo que dije a Jeanet cuando era niña. ¡Nunca te olvides del Salmo 23!

Juan 10 2728

Para imprimir:

La Perlita: 321 El lugar mas seguro

Historia en color: 321 El lugar mas seguro color

Hoja de colorear niño: 321 Seguro niño

Hoja de colorear niña: 321 Segura niña

Póster: 321 Poster Juan 10

Actividad: 321 Un lugar seguro

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s