La mentira de Marta

la mentira 4Marta y María eran gemelas. Se parecían como dos gotas de agua. Medían igual, pesaban igual, hablaban igual, lloraban igual, en fin… todo era igual en ellas. Solamente los padres de las niñas las podían distinguir.

Vivían en un pueblo pequeño y tranquilo. La vida les iba bien, y eran muy felices. Pero un día sucedió algo que cambió por completo el ritmo de la vida de la familia.

La mamá de las niñas cayó gravemente enferma. Ya no podía cuidar de su familia.

LA INVITACIÓN DE LA TÍA MARÍA

En la ciudad vivía la tía María. Cuando ella supo de la enfermedad de su hermana invitó a una de las niñas a la ciudad. Como María era su tocaya, ella fue la invitada.

–Ay, Marta –dijo María–. Yo no quiero ir a la ciudad. Me gusta este pueblito.

–A mi me encantaría ir –dijo Marta–. Ya me cansé de la vida tan tranquila de este pueblo. Quiero la aventura.

–¡Ojalá te hubieran invitado a ti! –suspiró María.

–¡Ya sé lo que podemos hacer! –exclamó Marta–. Yo podría ir a la ciudad en lugar tuyo. Me llamaría María. Nuestra tía no se daría cuenta de que no soy tú ya que somos tan iguales. ¿Te parece buena mi idea?

–Pero eso sería una mentira, y es pecado mentir.

–¡Qué importa! –respondió Marta–. Sería una “pequeña” mentira. A mí no me preocupa eso. Yo sé que todo va a salir bien.

la mentira 2MARTA NO PODÍA ORAR

Las niñas hicieron lo que Marta sugirió. Haciéndose pasar por María, Marta viajó a la ciudad. Su tía le brindó una alegre bienvenida y Marta quedó encantada con la nueva vida que empezó a llevar. Pensó que la mentira no tenía importancia.

Pero cada vez que Marta iba a orar, la mentira se levantaba como un gran muro entre ella y Dios. Y cada vez que alguien la llamaba María, sentía gran dolor en el fondo de su corazón.

Conforme iban pasando los días se sentía más y más triste. Ya no tenía ni ganas de comer.

¡MENTIROSA! ¡MENTIROSA!

Por cada latido de su corazón era como que una voz le decía: «¡Mentirosa! ¡Mentirosa!»

Una noche, cuando toda la familia se había reunido para leer la Biblia, las palabras que leyó el tío, de Apocalipsis 21, llegaron como flechas al corazón de Marta:

«El que salga vencedor heredará todo esto, y yo seré su Dios y él será mi hijo. Pero los cobardes, los incrédulos… los que practican artes mágicas, los idólatras y todos los mentirosos…»

Los mentirosos –pensó Marta–, mentirosos… ¡como yo!

El tío de Marta siguió leyendo:

«…recibirán como herencia el lago de fuego y azufre. Ésta es la segunda muerte.»

LA CONFESIÓN DE MARTA

Marta no pudo aguantar más la carga de pecado.

–¡Soy mentirosa! –gritó, llorando amargamente.

Sus tíos y sus primos la miraron muy asombrados. No comprendían nada.

–¡Soy mentirosa! No soy María. ¡Soy Marta!

la mentira 1Poco a poco, entre llantos y sollozos, les contó la historia de su gran mentira. ¡Qué avergonzada estaba!

Sintió gran alivio al contarles toda la verdad a sus tíos. Pero le faltaba hacer lo más importante: pedir perdón a Dios. Con la ayuda de su tío Marta pidió perdón al Señor Jesús. No hay cosa mejor que confesar los pecados y recibir el perdón de Jesucristo.

Al día siguiente Marta viajó de regreso a su pueblo. No quería irse de la ciudad, pero como castigo por su mentira tuvo que hacerlo. Ahora le tocaba a María visitar a sus tíos.

NO MIENTAS

A las duras, Marta aprendió que tarde o temprano las mentiras se descubren. No se puede engañar a Dios. Él conoce todo. Pero recuerda que Dios es amor, y si pecamos, nos perdona.

«Guarda tus labios de hablar engaño», leemos en los Salmos. El apóstol Pablo escribió en una de sus cartas: «Dejen de mentirse unos a otros».

¡Siempre di la verdad!

Salmo 34_13

La Perlita 320 La mentira de Marta    Historia en color: 320 La mentira de Marta

Hoja para colorear: 320 La mentira  Póster: Salmo 34  Actividad: 320 La verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s