Un nuevo don Evaristo

Don Evaristo estaba de muy buen humor. Era domingo por la mañana y él había dormido muy bien. Generalmente dormía todos los domingos. Llegaba a la casa en la madrugada, cansado y borracho.

No era que don Evaristo quería emborracharse. La verdad es que años atrás él había decidido que ya no volvería a beber. Pero nunca podía cumplir su promesa.

perlita borracho co 1bUN HOGAR SIN PAZ

No había paz en el hogar de don Evaristo. Su esposa y sus hijos vivían muy mal. La ropa de sus hijos eran trapos viejos. La comida era la más sencilla.

Los muebles, ya no eran muebles, sino trozos de madera. Muchísimas veces él había tirado las sillas de un lado para otro. No había nada en casa que no estuviera roto.

Las riñas, los gritos, y los pleitos eran cosas de cada día. Sus hijos le tenían mucho miedo. Cada vez que llegaba a casa embriagado se escondían.

UN DOMINGO DIFERENTE

Este día don Evaristo había despertado de buen humor. Los niños habían salido a jugar y su esposa estaba preparando una sopita para el almuerzo.

Si don Evaristo no hubiera sido borracho, la familia habría podido vivir muy bien. Él ganaba buen dinero vendiendo frutas, pero el vicio les robaba todo a su buena esposa y a sus hijos.

–No sé por qué me siento tan bien hoy –dijo don Evaristo–. Algo bueno me va a suceder.

–Ojalá sea así –respondió su esposa. Ella estaba muy cansada de la triste vida que llevaban.

UNA INVITACIÓN ESPECIAL

Para la hora del almuerzo los niños volvieron a casa. Al ver a don Evaristo sentado en la única silla de la casa, se llenaron de miedo. ¿Qué le había pasado a su papá?

–¿Dónde han estado, niños? –preguntó don Evaristo.

Temblando de pies a cabeza, el hijo mayor contestó:

–Una señora nos invitó a la escuela dominical.

–¿Escuela dominical? ¿Qué es eso? No he oído decir que los domingos haya escuela.

–Es en el templo de los evangélicos, papá. No te molestes. La señora mandó una invitación especial para ti.

Felizmente don Evaristo estaba de buen humor. De lo contrario hubiera golpeado a sus hijos con la silla. Él era muy católico, y no quería tener nada que ver con los evangélicos.

FUERON JUNTOS AL CULTO

Don Evaristo aceptó la invitación para ir al culto de la noche. Llevó a toda la familia.

Él había pensado ir solamente esa única vez. Si era algo malo, les prohibiría a sus niños a asistir a la escuela dominical, y si era algo bueno…

¡Y fue algo muy bueno! El mensaje de la Palabra de Dios era para don Evaristo. Nunca antes alguien le había hablado directamente al corazón.

perlita borracho co 2UN NUEVO DON EVARISTO

Esa noche don Evaristo entregó su corazón al Señor Jesús. Junto con toda la familia se arrodilló para pedir perdón por todos sus pecados. Un nuevo don Evaristo salió del templo evangélico esa noche; un don Evaristo con el poder de Dios en su corazón.

A la mañana siguiente salió cantando de su casa, con dos grandes canastas colgando de los brazos. Como de costumbre, iba a vender frutas.

PAZ EN EL HOGAR

Esa tarde, al terminar de vender la fruta, don Evaristo fue directamente a la casa. Ya no tenía ganas de ir a la cantina para emborracharse. Todo el dinero que había ganado vendiendo frutas se lo dio a su esposa, y esa noche la familia pudo comer algo bueno.

Jesús trajo la paz al hogar de don Evaristo. En lugar de riñas y peleas los vecinos podían escuchar hermosas canciones. Los niños ya no andaban vestidos de trapos sino que toda la familia pudo comprarse ropa nueva.

Don Evaristo cambió las sillas y las mesas rotas por nuevas sillas y mesas.

Poco a poco los niños fueron engordando. Sus caritas ya no se veían pálidas y raquíticas. Un hermoso color rosado pintaba sus mejillas.

Jesús había hecho un hermoso milagro en la vida de don Evaristo y toda su familia.

Han pasado muchos años desde que Dios cambió la vida de don Evaristo. Él y su esposa ahora están en el cielo. Allí están esperando a sus hijos y a sus nietos. Un día, todos van a estar juntos alabando al Señor, que amó y transformó a un pobre borracho que parecía no tener esperanza.

PARA TI TAMBIÉN

La salvación es para ti también. Tal vez tus pecados no son tan grandes como los de don Evaristo, pero eres pecador. TODOS somos pecadores.

Si no lo has hecho, pide al Señor Jesús que perdone tus pecados, que limpie tu corazón, y que te dé su paz.

2 Cor 5_17

Para imprimir la historia: Un nuevo don Evaristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s