Pedrito y los tres regalos

3 REGALOS 2

Pedrito estaba feliz. Era Navidad y había recibido tres regalos. ¿Quieres saber qué le regalaron?

El primer regalo que Pedrito recibió era de su mamá. Para que su hijo no tuviera frío ella le regaló un suéter. ¿Qué le dicen al suéter donde tú vives? ¿Chompa, pulóver o jersey?

–Gracias, mamá –dio Pedrito–. Me encantan los colores.

El suéter era de azul claro y plomo.

Otro regalo que recibió Pedrito era de color rojo, con cuatro ruedas; una cosa que les gusta a los muchachos. ¿Qué crees que era?

Pedrito recibió un auto de juguete rojo. A él le gustaba jugar a las carre-ras. Ahora tenía un auto nuevo para hacer carrera con sus amigos.

3 REGALOS 3EL TERCER REGALO

¿Qué más recibió Pedrito? El tercer regalo era pequeño y duro. Pedrito pensó que seguramente era un libro. Sí, al abrirlo vio que era un libro. Pero no cualquier libro.

El libro que recibió Pedrito es una biblioteca completa, que contiene 66 libros. No es como otros libros: es la Palabra de Dios. Dios mismo ha inspirado a los escritores. ¡Pedrito recibió una Biblia!

¡Qué lindos regalos! Con razón estaba feliz. Un auto de juguete para divertirse, un suéter (o chompa) para que se abrigue, y una Biblia para que lea él mismo la Palabra de Dios.

3 REGALOS COUN REGALO DIFERENTE

Eran lindos regalos, pero en el culto de Navidad, Dios le ofreció un regalo diferente. Pedrito oyó la historia más bella del mundo, acerca de Jesucristo el Hijo de Dios, que nació en Belén.

Jesús vino con un solo propósito, el de ser nuestro Salvador. Murió en la cruz para llevar el castigo por nuestros pecados; pero resucitó de la muerte, ¡y vive! Un día volverá a la tierra como el gran Rey.

Pedrito comprendió que Jesús quería ser su mejor Amigo y Salvador, y aceptó el regalo de Dios. Él necesitaba alguien que lo amara y comprendiera; alguien que perdonara sus pecados.

MEJOR QUE JUGUETES

Pasaron los días. Pedrito se aburrió de jugar con su auto. Cuando hacía frío usaba su suéter, pero cuando hacía calor no le servía.

Pero Jesús cada vez fue más precioso para Pedrito. Un día dijo a su papá:

–Papá, el Señor Jesús es más importante que los juguetes y la ropa. Con Él puedo conversar y me comprende.

Pedrito tiene razón. Jesucristo es más precioso que cualquier cosa que podamos tener.

CUATRO COSAS IMPORTANTES

El tercer regalo que recibió Pedrito fue una Biblia. Diariamente leía una porción del precioso libro de Dios. Aprendió cuatro cosas importantes del versículo más conocido de la Biblia: Juan 3:16.

En este versículo está un resumen del contenido de la Biblia, por eso se conoce como la Pequeña Biblia. Pedrito aprendió cuatro cosas importantes.

  1. Porque de tal manera amó Dios al mundo,
  2. que ha dado a su Hijo unigénito,
  3. para que todo aquel que en él cree,
  4. no se pierda, mas tenga vida eterna.

«Dios me ama –dijo Pedrito–. Jesús murió por mí para que yo sea salvo. Creo en Él y lo recibo como mi Salvador. Porque creo en Jesús Dios me da vida eterna.»

¡Jesús es el mejor regalo!

¿Has recibido a Jesús como el regalo de Dios para ti? Jesús quiere ser tu Salvador y tu mejor Amigo.

Juan 3_16

Para imprimir la historia:  Pedrito y el mejor regalo color

Un regalo para todo el año

Tonno1Toño amaba al Señor Jesús de todo corazón. Le gustaba orar, porque cuando lo hacía, era como si conversara con el Señor.

Se acercaba la Navidad y Toño quería regalar algo bonito a sus padres; por eso, pidió al Señor Jesús que le diera una buena idea.

Creo que debo ir a visitar a mi abuela –pensó Toño–. Seguramente, ella me podrá dar una buena sugerencia.

Dicho y hecho. Toño pidió permiso a su mamá y fue a la casa de la abuela María.

La abuela María se alegró mucho al ver a Toño. Él era el mayor de sus nietos y siempre se portaba bien cuando la visitaba. La abuela pensaba que él era un niño extraordinario, que nunca hacía travesuras; pero Toño no era diferente a los demás muchachos. Hacía travesuras como otros niños, pero en casa de su abuela se portaba como un caballero.

EL PROBLEMA DE TOÑO

–Abuelita –dijo Toño–, tengo un problema. Quiero regalar algo lindo a mis padres, pero no tengo dinero. Mamá necesita un vestido nuevo y papá necesita un martillo, y no sé cómo haría para regalarles eso.

–Toñito (ella siempre le decía así) –contestó la abuela–, ellos mismos tendrán que comprarse esas cosas. Regálales algo que muestre tu amor, que muestre que los honras.

–Creo que no me entiendes, abuelita –dijo Toño–. ¿Cómo puedo regalarles algo que muestre amor y honra?

–No necesitas dinero para regalar algo bueno, ni necesitas darles un regalo costoso para mostrar que los quieres –dijo la abuela–. El Señor Jesús te dará una buena idea.

regalo navidad 4UNA BUENA IDEA

Cuando Toño llegó a casa, su papá lo estaba esperando.

–¡Qué bien, hijo! Necesito una bolsa de clavos y quisiera que vayas a comprarlos.

Toño fue silbando a la ferretería. Volvió con los clavos que su papá le había pedido. Al regresar, su mamá lo llamó:

regalo navidad 3–Toño, por favor, pon los platos en la mesa y luego anda a llamar a tu hermanita, que está en casa de la vecina.

Mientras Toño ponía la mesa le vino una idea. ¡Eso era lo que les iba a regalar! Tan pronto como terminaron de comer fue a su cuarto para preparar el regalo.

EL REGALO DE TOÑO

regalo navidad 1coEn el día de la Navidad, muy sonriente, Toño entregó un sobre a su mamá y otro a su papá, y dio a ambos un fuerte abrazo.

Su mamá se alegró mucho por el lindo regalo, y también su papá. Toño les había dado un conjunto de cheques sin fecha, que podían cobrar en cualquier fecha del año. No los podían cobrar en un banco, sino sólo donde Toño.

 Cheques para la mamá:

  • Poner la mesa
  • — Ayudar a servir la comida
  • — Cuidar a mi hermanita
  • — Ir por huevos y leche
  • — Ayudar a hacer las compras
  • — Barrer el patio y la vereda
  • — Hacer lo que mamá me ordene

Tarjetas colorCheques para el papá:

  •   Ir de compras
  • — Comprar el periódico
  • — Regar las plantas
  • — Cortar el césped
  • — Hacer lo que papá me pida

 EL MEJOR REGALO

¿Qué piensas que dijeron los padres de Toño al recibir el regalo?

–Es el mejor regalo que jamás he recibido –dijo la mamá.

–Nunca imaginé recibir algo tan bueno –dijo el papá.

Toño sonrió, y en su corazón dio gracias al Señor por haberle dado una idea tan buena.

Su abuela María tenía razón. No es necesario tener dinero para dar un buen regalo. Sólo se necesita un corazón lleno de amor y querer demostrarlo.

Con su regalo Toño hizo lo que enseña uno de los Diez Mandamientos: ¡honró a sus padres! Lo mejor de todo es que su regalo fue para todo el año.

¿Honras a tus padres? ¡Muéstralo con amor y obediencia!

Efesios 6_2 34

 

Para imprimir la historia: 253 Un regalo para todo el anno color

Nancy y su alcancía

Nancy alcancia co2

Manuel, Perico, Pocha, Ester, Felicia, Nancy, Carlos, Paco y Patricia eran hermanos. ¡Nueve felices niños!

Ahora bien, Manuel y Perico ya no se consideraban niños, pues estudiaban en la escuela secundaria; pero al tratarse de algún juego divertido, ¡allí estaban ellos también!

Cada sábado por la tarde se reunían para realizar la «Hora de la Familia». Cantaban, conversaban y jugaban; en fin, hacían cualquier cosa divertida para todos.

Paco y Patricia eran muy pequeños para comprender bien los juegos, pero se gozaban al estar juntos con todos sus hermanos.

LA BILLETERA DE PAPÁ

Lo más emocionante, era cuando papá sacaba su billetera del bolsillo y les repartía monedas a cada uno. Manuel y Perico recibían un poco más que los otros hermanos, ya que eran los mayores. ¡Ah, se me olvidó contarte que eran gemelos!

Apenas recibía sus monedas, Pocha iba corriendo a la tienda de don Eusebio y gastaba casi todo el dinero en goma de mascar. Compraba varios chicles de globo y los metía todos a la boca de una vez; luego los hacía durar toda la semana para hacer globos.

Ester y Felicia gastaban su dinero en revistas con historietas. Carlos, el más travieso de todos los hermanos, siempre compraba caramelos y chocolates. Ya tenía sus dientes picados por comer tantos dulces.

Nancy alcancia coUN CHANCHITO GORDO

Nancy era la más cariñosa de todos los hermanos y la gente decía que tenía un corazón de oro. Era también la única que sabía ahorrar.

Cuando Nancy recibía sus monedas las ponía en su chanchito, que cada semana se ponía más gordo. Su plan era ahorrar suficiente dinero para comprarse una linda muñeca.

Sus hermanos se burlaban de ella y el chanchito. Pero Nancy no les hacía caso. Ella se sentía feliz al ahorrar su dinero.

MUERTE DEL CHANCHITO

Cuando llegó el tiempo de Navidad, Nancy «mató» a su chanchito. Ya estaba tan gordo que parecía que iba a reventar. Las monedas y los billetes rodaron por el suelo y le llevó un buen rato contar todo el dinero que había ahorrado.

Nancy alcancia co1Lo primero que hizo Nancy fue apartar el diezmo. Dios nos enseña en su Palabra, la Santa Biblia, que apartemos diez por ciento de nuestros ingresos para su obra. Nancy pidió a su mamá que le ayudara a calcular cuánto era el diezmo. Lo puso en un sobre que luego llevaría a la iglesia. ¡Qué felicidad sintió en su corazón!

LA MUÑECA

Nancy tomó prestado el monedero de su mamá y puso allí el resto del dinero; luego pidió permiso para ir la tienda de juguetes. Invitó a Pocha para que la acompañara. Allí compró la muñeca más linda, la que había estado esperando todo el año para comprar.

EL DINERO QUE SOBRÓ

Después de pagar la muñeca, le sobró algo de dinero. ¿Qué crees que hizo? Compró refrescos, galletas y chocolates, pero no para ella misma.

Cuando llegó a su casa guardó la muñeca y fue a visitar a una cieguita que vivía cerca de su escuela. Con ella compartió los refrescos y las galletas. Los chocolates se los dio a Paco y Patricia y a unos amigos que jugaban con ellos.

¿QUIÉN GOZÓ MÁS?

¿Cuál de los hermanos gozó más de las monedas que les daba el papá? ¿Pocha, que mascaba chicles toda la semana? ¿Las niñas que compraban revistas con historietas? ¿Carlos, que compraba caramelos y chocolates?

Creo que fue Nancy. Gracias a sus ahorros pudo comprarse algo bonito en Navidad.

¿SABES AHORRAR?

¿Y tú? ¿Qué haces con las monedas que recibes? ¿Gastas todo en caramelos o has aprendido a ahorrar?

¿Sabías que la Biblia habla de los ahorros? La Biblia dice que quien ahorra, poco a poco se enriquece. ¿Qué te parece si para el año que viene haces un plan de ahorros?

¿Hay algo que te gustaría comprar? Decide que en vez de gastar tu dinero en caramelos lo ahorrarás. No solo vas a poder comprarte algo de valor sino que cuidarás también tus dientes para que no se caríen. Tus padres te van a agradecer eso.

252  Pr 13_11

Para imprimir la historia: 252 Nancy y su alcancia color

Para colorear: 252 Nancy