El árbol triste

Era una mañana clara y hermosa. Junto al camino que lleva a la escuela se encontraba un árbol triste y seco.

Cada día los niños se acercaban a jugar en sus ramas y escribían en el tronco, dañando al árbol. No lo dejaban desarrollar tranquilo.

¡Pobrecillo, cuánto sufría! No podía decir palabra alguna para defenderse.

ABEL LO  DEFIENDE

De pronto llegó un muchachito bueno. A él le habían enseñado a tener cuidado de las cosas que Dios ha creado. Se llamaba Abel.

–Por favor, no sigan dañando al árbol –dijo Abel a los niños–. No se dan cuenta cómo sufre.

–Ja, ja, ja –rieron los muchachos–. ¡Abel le tiene lástima a un árbol!

Pero como Abel era buena gente y se hacía respetar, los muchachos dejaron en paz al árbol.

Desde aquel día Abel cuidaba del árbol y lo regaba varias veces por semana. Siempre daba gracias a Dios por crear las plantas y las flores. Al árbol le decía:

–Pronto serás fuerte y hermoso. No estés triste.

EL  ÁRBBOL  FLORECE

Los cuidados de Abel obraron milagros y el árbol débil y triste comenzó a florecer. Sus ramas se hicieron frondosas y su tronco desarrolló y se puso fuerte.

El aroma de sus flores convirtió al camino que lleva a la escuela en un lugar alegre y feliz.

Meses más tarde, en lugar de flores, el árbol ofrecía ricos frutos, y los niños se gozaban al comerlos.

–Gracias, Abel, por enseñarnos a cuidar del árbol –dijeron los niños a su amigo.

El árbol no podía hablar, pero a Abel le pareció ver en su tronco una sonrisa. Y, en agradecimiento a su defensor, hizo caer una fruta justo en su mano.

NOS  PARECEMOS  AL  ÁRBOL

Querido/a amiguito/a: tú y yo nos parecemos a ese árbol. Sin Jesús vivimos tristes, con la cara larga. Pero si dejamos que nuestro amigo Jesús nos cuide, pronto empezaremos a florecer y dar fruto.

¿Quieres que Jesús te haga feliz?  ¡Entrégale hoy tu corazón!

Saludos de una amiga,  Mimi

Cuida de la naturaleza. Dios puso al primer hombre, Adán, en el Huerto del Edén para que lo labrara y cuidara. Desde entonces ha sido nuestra responsabilidad cuidar del mundo que Dios nos ha dado. ¿Qué puedes hacer tú para cuidar de la naturaleza? ¿Cómo puedes mostrar que estás agradecido por el mundo que Dios nos ha dado?

Salmo 1:1-3, NVI 

Dichoso el hombre

que no sigue el consejo de los malvados,

ni se detiene en la senda de los pecadores

ni cultiva la amistad de los blasfemos,

2 sino que en la ley del Señor se deleita,

y día y noche medita en ella.

3 Es como el árbol

plantado a la orilla de un río

que, cuando llega su tiempo, da fruto

y sus hojas jamás se marchitan.

¡Todo cuanto hace prospera!

Historia para imprimir: El árbol triste

Hoja para colorear: El árbol

Actividad bíblica: Dios bendice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s