LISTO AHORA MISMO

Una mañana lluviosa, el capitán de un barco que iba a zarpar se dirigió hacia el puerto. Frente a la vitrina de un restaurante vio a un niño mal vestido, que tiritaba de frío. Con dulzura le puso la mano en el hombro y le dijo:

–¿Qué haces aquí, hijo?

El niño, con mirada triste, le contestó:

–Estoy viendo todas las buenas cosas que hay aquí para comer.

LA INVITACIÓN DEL CAPITÁN

–Tengo apenas media hora antes que zarpe mi barco –le dijo el capitán–.  Arréglate un poco, lávate le cara y las manos, y te llevaré a comer en este restaurante.

El muchacho, con lágrimas en los ojos, corrió a lavarse en una fuente pública cercana, se alisó el cabello, y luego dijo:

–Ya estoy listo, capitán.

El capitán entonces lo llevó a comer. Mientras el niño comía, le preguntó:

–¿Dónde está tu mamá, hijo?

–Mi mamá murió cuando yo tenía cuatro años.

–Y tu papá, ¿dónde está?

–No le he visto más desde la muerte de mamá.

«JESÚS ME CUIDA»

–Niño, ¿quién te cuida? –preguntó al capitán.

El muchacho respondió con un aire de tranquila resignación:

–Cuando mamá estuvo enferma, me dijo que Jesús me cuidaría. Me enseñó a orar y amar a Jesús.

AYUDANTE DEL CAPITÁN

Entonces el capitán le dijo:

–Si estás de acuerdo, te llevaré a mi barco, y podrás trabajar conmigo.

–Capitán, estoy listo ahora mismo –dijo el niño.

El capitán llevó al muchacho al barco y cuando llegaron lo presentó a los marineros.

–Este muchacho será mi ayudante –dijo–. Se llama «Listo ahora mismo».

El niño recibió un uniforme azul marino y comenzó a trabajar. El capitán llegó a quererlo mucho. Poco después, el niño cayó enfermo y el médico le dijo al capitán:

–He hecho todo lo posible por este muchacho, pero está gravemente enfermo. No va a sanar.

El capitán, afligido, esperaba que el pequeño marinero sanara, pero el niño empeoró. Un día, cuando ya no tenía muchas fuerzas, envió a llamar al capitán. Con voz débil le dijo:

–Capitán, a usted lo quiero mucho. Ha sido tan bueno conmigo. Estoy muy enfermo y voy a morir; pero iré a estar con Jesús.  ¿No quisiera usted entregarle su corazón y así nos veremos en el cielo? Capitán, Jesús lo ama.

«¿CUÁNDO ESTARÁ LISTO?»

El capitán, muy emocionado, respondió:

–Sí, lo he pensado, hijo. Más adelante me voy a ocupar del asunto.

Pero el niño insistió:

–¿Cuándo le va a entregar su corazón a Jesús? ¿Cuándo estará listo?

Con lágrimas en su rostro, el capitán respondió:

–Estoy listo ahora, ¡ahora mismo!

Allí, junto al camarote del pequeño marinero enfermo, el capitán recibió a Jesús en su vida.

¿ESTÁS LISTO AHORA MISMO?

¿Y tú? ¿Has recibido a Jesús en tu vida? ¿Es Él tu Salvador y Señor? Si no, hazlo ahora mismo. Entrega tu corazón a Cristo.

El «momento preciso» es ahora. Hoy es el día de salvación.

2 Corintios 6:2, NTV

Para imprimir: Listo ahora mismo

Para colorear: Listo ahora

Actividad: ABC de la salvación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s