Los tres amigos

Juan y José eran muy buenos amigos. Iban juntos a la escuela. Hacían juntos sus tareas. Asistían a la iglesia juntos. Hasta jugaban en el mismo equipo de fútbol.

Pedrito se sentía triste porque no tenía amigos. A veces lloraba y su mamá hacía lo posible por consolarlo.

–Mamá, creo que los niños no me quieren porque soy negro –decía él.

–No lo creo, hijito –le decía su mamá–. Tu piel es negra pero tienes un corazón tierno.

PEDRITO ESTABA SOLO

Un día Juan se fijó en Pedrito, que estaba sentado solo debajo de uno de los árboles en el jardín de la escuela.

–Mira qué triste está Pedrito –le dijo Juan a su amigo José.

José miró a Pedrito y asintió con la cabeza. Luego le preguntó a su amigo:

–¿Qué crees que podríamos hacer para alegrarlo?

DEBEMOS SER AMIGABLES

–La Biblia dice que seamos amigables –dijo Juan–. Una vez el discípulo Pedro invitó a Jesús a su casa.

–Ah, sí. Eso fue cuando su suegra estaba enferma con fiebre y Jesús la sanó.

–Creo que voy a invitar a Pedrito a mi casa  –dijo Juan, pensativo.

–Buena idea –respondió José.

Los dos amigos se acercaron a Pedrito. No sabían si él iba a aceptar la invitación.

–Hola, Pedrito –dijo Juan–. Quisiera invitarte a mi casa a jugar fútbol. ¿Puedes venir?

El rostro de Pedrito se iluminó de felicidad.

–¡Me encantaría!

Pero Pedrito titubeó un poco y luego les preguntó:

–¿No les importa que yo sea negro?

DIOS AMA A TODOS

Juan y José se miraron asombrados. Ellos nunca habían pensado en que el color de la piel fuera un problema.

–¿Crees que nadie te quiere porque eres negro? La Biblia dice que debemos ser amigables. Dios nos ama a todos por igual. A Él no le importa el color de la piel.

–Lo que Dios mira es nuestro corazón –dijo José.

Pedrito pensó en lo que le había dicho su mamá, de que él tenía un corazón tierno. ¿Qué significaba eso?

–Queremos ser tus amigos –dijo José–. ¿Te importa a ti que somos blancos?

NUEVOS AMIGOS

Los muchachos se rieron y Pedrito abrazó a sus nuevos amigos. A él no le importaba la raza ni el color. ¡Qué feliz se sentía!

Desde ese día los tres muchachos siempre anduvieron juntos y Pedrito ya no se sintió solo. Y nunca más volvió a pensar que nadie lo quería porque era negro.

UN CORAZÓN TIERNO

La mamá de Pedrito dijo que él tenía un corazón tierno. Él se preguntaba el significado de eso. Quiere decir que uno es compasivo, sensible, piadoso, caritativo. Busca esas palabras en un diccionario para mayor explicación.

Lo que a Dios le importa es cómo está tu corazón, y no el color de tu piel. Busca ser amable y compasivo, así como Juan y José, que se preocuparon por un niño que estaba solo y triste. Nuestro mundo necesita más niños y niñas amables y generosos.

La gente juzga por las apariencias,
pero el Señor mira el corazón.

1 Samuel 16:7, NTV

Para imprimir la historia: Tres buenos amigos

Hojas para colorear:

Pedrito

Dos buenos amigos

Hoja de actividad: ¿Qué mira Dios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s